Sabías que

¿Sabes cuándo empiezan las posadas?

No son otra cosa que la novena de Navidad; es decir, nueve celebraciones que tienen como objetivo preparar nuestro corazón para la llegada de Jesús.
Una actividad que seguro viene a tu mente en la víspera de Navidad son las famosas posadas, pero ¿sabemos lo que realmente significan?
Una actividad que seguro viene a tu mente en la víspera de Navidad son las famosas posadas, pero ¿sabemos lo que realmente significan?

Con el inicio de diciembre, comienzan a surgir invitaciones de amigos y familiares para celebrar reuniones de fin de año. Pero ¿sabes en realidad qué son y cuándo empiezan las posadas?

Aunque comúnmente muchos las llaman “posadas”, en realidad no lo son, pues estas celebraciones católicas no sólo son festivas, sino que tienen un sentido de oración y recogimiento.

Las posadas no son otra cosa que la novena de Navidad; es decir, nueve celebraciones que tienen como objetivo preparar nuestro corazón para la llegada de Jesús.

Leer: ¿Cuál es el verdadero sentido de la Navidad? 

Por esta razón, comienzan el 16 de diciembre y concluyen el 24 de diciembre, en Noche Buena.

La celebración consiste básicamente en realizar una procesión– por lo general en el exterior de las iglesias o de las casas particulares–donde se lleva en andas a los santos Peregrinos, o sea, las imágenes de María y José–algunas veces acompañadas de un burrito o guiados por un ángel–, rememorando así su peregrinar de Nazaret a Belén para cumplir con el deber de empadronar se por orden del emperador romano César Augusto.

Al término de la procesión, comienza un diálogo cantado a través del cual se solicita “posada”, una y otra vez, hasta que se abre la puerta de una casa para dar entrada a los santos Peregrinos.

Leer: ¿Cómo dar el mejor regalo esta Navidad?

Posteriormente, en los atrios o en los patios, se cuelgan y se rompen piñatas, se reparten los aguinaldos–bolsitas o canastas con dulces y galletas–y se realiza un convivio entre los participantes.

Las reuniones con nuestros seres queridos para celebrar el fin de un año y el inicio de otro son grandes momentos para cultivar el don de la amistad; además, puedes aprovecharlas para convertir estos encuentros en una verdadera posada.