Posadas navideñas: guía para celebrarlas en familia

Las posadas son una novena que nos prepara para la llegada de Jesús.
Las posadas no son más que una novena a la Navidad.
Las posadas no son más que una novena a la Navidad.

Las Posadas navideñas son un novenario que nos prepara espiritualmente para el Nacimiento de Jesús, el hijo De Dios.

En Desde la fe queremos proponer que se recupere la hermosa tradición de las Posadas, comenzando por el núcleo familiar para que, a partir de ahí, poco a poco se vaya involucrando a más personas.

Esto tiene como finalidad la integración, en un primer momento, de la familia. Para ello, las nueve Posadas se deberán repartir entre los miembros de la misma y algunos amigos o vecinos de confianza.


Te puede interesar: Posadas: ¿qué son?, ¿quién las inventó? y ¿desde cuándo se realizan?

Las Posadas deberán organizarse con lo más elemental: una piñata, velitas, manuales, y en la convivencia se pueden servir ponche, refresco y algún bocadillo.

Es fundamental evitar excesos en los gastos. También deben evitar sentirse presionados porque “Fulano” o “Mengano” dieron más y mejores cosas en las Posadas anterior.

No olvidemos que lo más importante es la convivencia humana-cristiana.

Como sugerencia para esta pequeña reunión familiar o de grupo proponemos lo siguiente:

  1. El anfitrión lee en voz alta el Texto Bíblico correspondiente a cada Posada y plantea una pregunta. Más adelante puedes encontrar los textos correspondientes a cada día.
  2. Los asistentes reflexionan en silencio el Texto Bíblico y lo pueden comentar.
  3. Se reza el Santo Rosario o por lo menos los misterios que corresponden a ese día de la Posada.
  4. Se canta la Letanía en procesión con los Peregrinos y el Canto para pedir Posada.
  5. Posteriormente viene la convivencia. Se comparte algo de comer (de “traje”; cada familia lleva algo y lo comparte)
  6. Al final se rompe la piñata.
Las posadas no son más que una novena a la Navidad.

Las posadas son una novena a la Navidad.

A continuación publicamos una guía para el Texto Bíblico que corresponde a cada uno de los nueve días.

Diciembre 16: La Anunciación

Lectura de Lucas 1, 26-38

En aquel tiempo, el ángel Gabriel fue enviado por Dios a una ciudad de Galilea, llamada Nazaret, a una virgen desposada con un varón de la estirpe de David, llamado José. La virgen se llamaba María.
Entró el ángel a donde ella estaba y le dijo: “Alégrate, llena de gracia, el Señor está contigo”. Al oír estas palabras, ella se preocupó mucho y se preguntaba qué querría decir semejante saludo.

El ángel le dijo: “No temas, María, porque has hallado gracia ante Dios. Vas a concebir y a dar a luz un hijo y le pondrás por nombre Jesús. Él será grande y será llamado Hijo del Altísimo; el Señor Dios le dará el trono de David, su padre, y él reinará sobre la casa de Jacob por los siglos y su reinado no tendrá fin”.

María le dijo entonces al ángel: “¿Cómo podrá ser esto, puesto que yo permanezco virgen?”. El ángel le contestó: “El Espíritu Santo descenderá sobre ti y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra. Por eso, el Santo, que va a nacer de ti, será llamado Hijo de Dios. Ahí tienes a tu parienta Isabel, que a pesar de su vejez, ha concebido un hijo y ya va en el sexto mes la que llamaban estéril, porque no hay nada imposible para Dios”. María contestó: “Yo soy la esclava del Señor; cúmplase en mí lo que me has dicho”. Y el ángel se retiró de su presencia.

Pregunta para reflexionar: ¿De qué manera expresas tu alegría porque “el Señor está contigo?

Diciembre 17: Visita de María a su prima Isabel

Lectura: Lucas 1, 39-45.

En aquellos días, se levantó María y se fue con prontitud a la región montañosa, a una ciudad de Judá; entró en casa de Zacarías y saludó a Isabel

Y sucedió que, en cuanto oyó Isabel el saludo de María, saltó de gozo el niño en su seno, e Isabel quedó llena de Espíritu Santo; y exclamando con gran voz, dijo: “Bendita tú entre las mujeres y bendito el fruto de tu seno; y ¿de dónde a mí que la madre de mi Señor venga a mí? Porque, apenas llegó a mis oídos la voz de tu saludo, saltó de gozo el niño en mi seno.

¡Feliz la que ha creído que se cumplirían las cosas que le fueron dichas de parte del Señor!” 

Pregunta para reflexionar: ¿De qué manera llevamos a Cristo en nuestro interior, como María, para que ante nuestra presencia los demás se llenen de gozo como Isabel?

Diciembre 18: El Magnificat

Lectura: Lucas 1, 46-55

Y dijo María: “Engrandece mi alma al Señor y mi espíritu se alegra en Dios mi salvador porque ha puesto los ojos en la humildad de su esclava, por eso desde ahora todas las generaciones me llamarán bienaventurada, porque ha hecho en mi favor maravillas el Poderoso, Santo es su nombre y su misericordia alcanza de generación en generación a los que le temen.

Desplegó la fuerza de su brazo, dispersó a los que son soberbios en su propio corazón. Derribó a los potentados de sus tronos y exaltó a los humildes. A los hambrientos colmó de bienes y despidió a los ricos sin nada.

Acogió a Israel, su siervo, acordándose de la misericordia como había anunciado a nuestros padres en favor de Abraham y de su linaje por los siglos.”

Pregunta para reflexionar: ¿Con qué te identificas de lo que dice María en esta oración?, ¿qué frase o frases describen la manera como ves a Dios y como te relacionas con Él?

Diciembre 19: El Benedictus

Lectura Lucas 1, 78-79

Por las entrañas de misericordia de nuestro Dios, que harán que nos visite una Luz de la altura, a fin de iluminar a los que habitan en tinieblas y sombras de muerte y guiar nuestros pasos por el  camino de la paz.

Pregunta para reflexionar: ¿Qué significa en tu vida que Jesús sea Luz que alumbra las tinieblas?

Diciembre 20: Viaje de José y María 

Lectura: Lucas 2, 1-7

Sucedió que por aquellos días salió un edicto de César Augusto ordenando que se empadronase todo el mundo.

Este primer empadronamiento tuvo lugar siendo gobernador de Siria Cirino. Iban todos a empadronarse, cada uno a su ciudad. Subió también José desde Galilea, de la ciudad de Nazaret, a Judea, a la ciudad de David, que se llama Belén, por ser él de la casa y familia de David, para empadronarse con María, su esposa, que estaba encinta.

Y sucedió que, mientras ellos estaban allí, se le cumplieron los días del alumbramiento, y dio a luz a su hijo primogénito, le envolvió en pañales y le acostó en un pesebre, porque no tenían sitio en el alojamiento.

Pregunta para reflexionar: ¿Quiénes son las personas o grupos de personas que no encuentran posada en nuestra casa, en nuestro corazón?

Diciembre 21: Los Reyes Magos 

Lectura: Mateo 2, 1-12

Cuando nació Jesús, en Belén de Judea, bajo el reinado de Herodes, unos magos de Oriente se presentaron en Jerusalén y preguntaron: “¿Dónde está el rey de los judíos que acaba de nacer? Porque vimos su estrella en Oriente y hemos venido a adorarlo”.

Al enterarse, el rey Herodes quedó desconcertado y con él toda Jerusalén. Entonces reunió a todos los sumos sacerdotes y a los escribas del pueblo, para preguntarles en qué lugar debía nacer el Mesías.

“En Belén de Judea, le respondieron, porque así está escrito por el Profeta: Y tú, Belén, tierra de Judá, ciertamente no eres la menor entre las principales ciudades de Judá, porque de ti surgirá un jefe que será el Pastor de mi pueblo, Israel”.

Herodes mandó llamar secretamente a los magos y después de averiguar con precisión la fecha en que había aparecido la estrella, los envió a Belén, diciéndoles: “Vayan e infórmense cuidadosamente acerca del niño, y cuando lo hayan encontrado, avísenme para que yo también vaya a rendirle homenaje”.

Después de oír al rey, ellos partieron. La estrella que habían visto en Oriente los precedía, hasta que se detuvo en el lugar donde estaba el niño.

Cuando vieron la estrella se llenaron de alegría, y al entrar en la casa, encontraron al niño con María, su madre, y postrándose, le rindieron homenaje. Luego, abriendo sus cofres, le ofrecieron dones: oro, incienso y mirra.

Y como recibieron en sueños la advertencia de no regresar al palacio de Herodes, volvieron a su tierra por otro camino.

Debemos entender a la Estrella de Belén como un mensajero de Dios, un Ángel que se va manifestando según los Sabios lo van requiriendo.

Los Reyes Magos.

Pregunta para reflexionar: ¿Cuál es la estrella que seguimos nosotros?, ¿qué es lo que nos mueve, la luz de Dios u otras luces (la de discotecas, tiendas, centros comerciales, televisión, etc.)?

Diciembre 22: Herodes

Lectura: Mateo 2, 13-16.

Después de la partida de los magos, el Ángel del Señor se apareció en sueños a José y le dijo: “Levántate, toma al niño y a su madre, huye a Egipto y permanece allí hasta que yo te avise, porque Herodes va a buscar al niño para matarlo”.

José se levantó, tomó de noche al niño y a su madre, y se fue a Egipto. Allí permaneció hasta la muerte de Herodes, para que se cumpliera lo que el Señor había anunciado por medio del Profeta: Desde Egipto llamé a mi hijo.

Al verse engañado por los magos, Herodes se enfureció y mandó matar, en Belén y sus alrededores, a todos los niños menores de dos años, de acuerdo con la fecha que los magos le habían indicado.

Pregunta para reflexionar: ¿Por qué Herodes quería matar al Niño?, ¿Cómo reaccionamos ante quienes nos cuestionan o incomodan, especialmente cuando son más débiles o pobres que nosotros?

Diciembre 23: Los pastores

Lectura: Lucas 2, 8-20.

Había en la misma comarca unos pastores, que dormían al raso y vigilaban por turno durante la noche su rebaño. Se les presentó el Ángel del Señor, y la gloria del Señor los envolvió en su luz; y se llenaron de temor.

El ángel les dijo: “No temáis, pues os anuncio una gran alegría, que lo será para todo el pueblo: os ha nacido hoy, en la ciudad de David, un salvador, que es el Cristo Señor; y esto os servirá de señal: encontraréis un niño envuelto en pañales y acostado en un pesebre.”

Y de pronto se juntó con el ángel una multitud del ejército celestial, que alababa a Dios, diciendo: “Gloria a Dios en las alturas y en la tierra paz a los hombres en quienes él se complace.”

Y sucedió que cuando los ángeles, dejándoles, se fueron al cielo, los pastores se decían unos a otros: “Vayamos, pues, hasta Belén y veamos lo que ha sucedido y el Señor nos ha manifestado.”

Y fueron a toda prisa, y encontraron a María y a José, y al niño acostado en el pesebre. Al verlo, dieron a conocer lo que les habían dicho acerca de aquel niño; y todos los que lo oyeron se maravillaban de lo que los pastores les decían.

María, por su parte, guardaba todas estas cosas, y las meditaba en su corazón. Los pastores se volvieron glorificando y alabando a Dios por todo lo que habían oído y visto, conforme a lo que se les había dicho.

Pregunta para reflexionar: ¿Por qué crees que los ángeles les dieron el anuncio primero que a nadie a los pastores? ¿Quiénes son los favoritos de Dios y por qué?

Diciembre 24: Navidad 

Lectura: Primera Epístola de San Juan 4, 7-11

Queridos, amémonos unos a otros, ya que el amor es de Dios, y todo el que ama ha nacido de Dios y conoce a Dios.

Quien no ama no ha conocido a Dios, porque Dios es Amor.

En esto se manifestó el amor que Dios nos tiene; en que Dios envió al mundo a su Hijo único para que vivamos por medio de él.

En esto consiste el amor: no en que nosotros hayamos amado a Dios, sino en que él nos amó y nos envió a su Hijo como propiciación por nuestros pecados.

Queridos, si Dios nos amó de esta manera, también nosotros debemos amarnos unos a otros.

El Nacimiento. Foto: Cathopic

El Nacimiento. Foto: Cathopic

Preguntas para reflexionar: ¿De qué manera voy a comunicar a los demás, en esta Navidad, el amor de Dios?

Canto para pedir posada (adentro y afuera).

Canto para pedir posada (adentro y afuera).

No pueden faltar

Villancicos: son cantos que expresan la alegría de nuestro pueblo mexicano, quien espera y reconoce el nacimiento de Jesucristo Salvador.

Letanía: son invocaciones que se hacen a la Virgen María con el fin de alabarla en sus distintas invocaciones y pedirle que interceda ante su Hijo por nosotros.

Lee: Letanía completa para usar en las posadas

Los aguinaldos: existen versiones de que los aguinaldos fueron establecidos por algunos obispos durante la Edad Media, quienes intercambiaban panes bendecidos como testimonio de la unión de los cristianos en torno a la Sagrada Eucaristía. Los nobles en general correspondían a estos modestos regalos enviando dinero a los Obispos.

¿Ya conoces nuestra revista semanal? Al adquirir un ejemplar o suscribirte nos ayudas a continuar nuestra labor evangelizadora en este periodo de crisis. Visita revista.desdelafe.mx  o envía un WhatsApp al +52 55-7347-0775

Comentarios