Posadas navideñas: ¿qué son y cuál es su origen?

Para celebrar las tradicionales posadas, es necesario conocer primero su origen y significado. ¡Aquí te lo explicamos!
Ilustración de una posada navideña en Acolman
Ilustración de una posada navideña en Acolman

Las Posadas navideñas son una tradición religiosa muy mexicana que se celebra con gran entusiasmo.

Por ello, te compartimos este artículo en el que podrás conocer qué son las posadas navideñas, cuál es el origen de las posadas navideñas y cómo se celebran las posadas navideñas. ¡Sigue leyendo!

Detalle de la pintura Posada, del maestro Teodoro Cano

Detalle de la pintura Posada, del maestro Teodoro Cano

¿Qué son las Posadas navideñas?

La costumbre de celebrar las Posadas navideñas se remonta a los primeros misioneros venidos de España a México-Tenochtitlán, grandes evangelizadores como lo fueron los padres agustinos, franciscanos, dominicos, y posteriormente los jesuitas.

Las Posadas navideñas las inventaron los agustinos. Para poder evangelizar, transformaron las fiestas prehispánicas en fiestas cristianas, como las Posadas navideñas.

Uno de los lugares en donde se establecieron estos misioneros fue el pequeño pueblo de San Agustín Acolman, situado a unos kilómetros al noroeste de la Ciudad de México, camino  a las pirámides de Teotihuacán. En ese lugar se originó la práctica de las Posadas navideñas a finales del siglo XVI.

Las Posadas navideñas son una tradición mexicana

Las Posadas navideñas se celebran del 16 al 14 de diciembre

Origen de las Posadas navideñas

¿Cómo eran las fiestas prehispánicas que fueron sustituidas por las Posadas navideñas?

En el mes de diciembre, nuestros antiguos mexicanos celebraban las fiestas en honor de Huitzilopochtli; se realizaban durante el mes llamado “Panquetzaliztli”, que quiere decir “Levantamiento de banderas”.

Durante esos 20 días -que iniciaban del 6 de diciembre y terminaban el 26 del mismo mes-, se hacía solemnes fiestas, precedidas de cuatro días de ayuno, en que se coronaba al dios Huitzilopochtli y ponían pequeñas banderas en los árboles frutales.

Sobre el gran templo se izaba el estandarte del dios Huitzilopochtli, cuyo culto era impresionante.

Con la llegada del solsticio de invierno el pueblo se congregaba en los patios de los templos iluminados por enormes fogatas, atizadas a veces con maderas perfumadas.

Durante el 24 de diciembre por la noche, y al día siguiente, 25 de diciembre, había fiestas en todas las casas, donde se obsequiaban los invitados una suculenta comida y unas estatuas pequeñas (o ídolos chicos) hechos con pasta comestible.

Esta pasta era preparada con maíz azul, tostado y molido, mezclado con miel negra de maguey.

Te puede interesar: Guía para vivir las posadas en familia

¿Desde cuándo se realizan las Posadas navideñas?

Los misioneros que vivían en México-Tenochtitlán aprovecharon la coincidencia de fechas, introdujeron la celebración del Nacimiento de Cristo, el hijo de Dios, en lugar del dios llamado Huitzilopochtli. Y en lugar de poner banderas o estandartes de Huitzilopochtli, colocaban algunos estandartes de la fe cristiana, que empezaba a tomar conciencia entre ellos.

En lugar de celebrar los días de las fiestas prehispánicas, introdujeron el novenario de José y María; es decir, utilizaron para esto la representación del peregrinar de José y María, de Nazaret a Belén, para cumplir con el deber de empadronarse, ordenado por el emperador romano César Augusto.

Te puede interesar: ¿Qué son y qué no son las Posadas navideñas?

¿En qué países se hacen posadas?

La tradición de las posadas navideñas trasciende México. Se encuentra muy arraigada en América Latina, especialmente en países como Honduras, Guatemala, El Salvador, Costa Rica, Nicaragua y Panamá. Incluso en algunos lugares de Estados Unidos con alta concentración de latinos, como California o Chicago.

¿Cuándo son las Posadas navideñas 2022?

Para celebrar las Posadas navideñas se escogieron los últimos nueve días antes del nacimiento del niño Jesús. Por ello, esta representación o petición de posada, comienza el día 16 de diciembre y finaliza el 24, último día de la novena.

En 1587, fray Diego de Soria, superior del convento de San Agustín de Acolman, obtuvo del Papa Sixto V un permiso que autorizaba la celebración en la Nueva España de una de las Misas llamadas de “aguinaldo”, del 16 al 24 de diciembre, y que se llevaban a cabo en los atrios de las iglesias.

Entre las misas se intercalaban pasajes y escenas de la Navidad; asimismo, para hacer más atractivas y amenas estas celebraciones, se les agregaron luces de bengala, cohetes y villancicos. Con el paso del tiempo se fusionó el sistema catequístico franciscano de la piñata.

¡Mira este video que explica qué son las Posadas navideñas! 

¿Qué se necesita para hacer una posada navideña?

De los atrios y patios de las iglesias y conventos, pasaron las posadas navideñas a los barrios y vecindades, en donde se añadió el famoso ponche, bebida típica navideña hecha de frutas.

Con el correr del tiempo, las posadas navideñas se hicieron costumbre de la vida familiar, en donde cobraron un tinte muy particular.

También te puede interesar: 9 oraciones para las Posadas navideñas: una para cada día

Muy típicas eran las que se organizaban en los barrios con la cooperación de todos los vecinos, que espontáneamente se repartían los gastos para el adorno del patio con festones, luces y farolitos de papel, la hechura de la piñata, la compra de dulces, de la fruta y de la cena. El objetivo era que todos los asistentes celebraran con alegría las Posadas navideñas.

Por ello, el festejo se hace después de rezar el rosario, y cantar la letanía en procesión por las casa, con los peregrinos por delante.

Se pide Posada con antiguos villancicos que se aprecian como un recuerdo de otros tiempos. Las posadas navideñas son esperadas con ilusión, y en ellas es común que haya  silbatos, luces de bengala, el baile y el ponche con “piquete”.

Te puede interesar: Canto completo para pedir Posada navideña

Posadas navideñas: una alegre tradición

Como podemos observar, las posadas navideñas son un medio para preparar con alegría y oración nuestro corazón para la venida de Jesucristo y para recordar y vivir los momentos que pasaron José y María antes del Nacimiento de Jesús.

*Artículo publicado con la autorización del padre José Luis Fernández Martín, sacerdote de la Arquidiócesis Primada de México, del segundo tomo del libro “La Navidad en México, orígenes y celebraciones”, editorial Paulinas.

Compartir