Iglesia en México

Por el coronavirus, exponen al Cristo de la Salud en la Catedral de México

Su exposición en el Altar de los Reyes es un signo de confianza en Jesús, en que acompañará a los habitantes de la capital del país en estos momentos de incertidumbre.
El Señor de la Salud fue ubicado temporalmente en el Altar de los Reyes de la Catedral Metropolitana. Foto: Ricardo Sánchez
El Señor de la Salud fue ubicado temporalmente en el Altar de los Reyes de la Catedral Metropolitana. Foto: Ricardo Sánchez

La Catedral Metropolitana decidió exponer la imagen del Señor de la Salud en el Altar de los Reyes, para permitir que los fieles oren ante ella, ante la propagación del coronavirus COVID-19 en la Ciudad de México.

Leer: El santuario de Lourdes cierra por primera vez por Coronavirus COVID-19

El pasado domingo, el rector de la Catedral y Deán del Cabildo Metropolitano, Ricardo Valenzuela, encabezó la procesión para ubicar el crucifijo a los pies del bello retablo ubicado en el ábside, al fondo del recinto religioso.

Normalmente, el Señor de la Salud está ubicado en la capilla de los Santos Cosme y Damián. Foto: Ricardo Sánchez

Normalmente, el Señor de la Salud está ubicado en la capilla de los Santos Cosme y Damián. Foto: Ricardo Sánchez

De acuerdo con la Catedral Metropolitana, su exposición en el Altar de los Reyes es un signo de confianza en Jesús, en que acompañará y sostendrá a los habitantes de la capital del país en estos momentos de incertidumbre.

Historia

El Señor de la Salud es famoso por su intercesión en tiempos de plagas, y a Él ha recurrido la Arquidiócesis de México en varias ocasiones en los últimos siglos, como en la epidemia de Cólera del siglo XIX y, más recientemente, en 2009, durante el brote de la influenza AH1N1.

Leer: Las celebraciones de Semana Santa en El Vaticano se harán sin fieles

Se cree que la devoción a esta escultura, de madera tallada y policromada, con cruz de madera, era la imagen era la efigie patronal titular de la Cofradía de los Maestros en Cirugía, Flebotomía y Boticarios.

Ante las incesantes plagas salió de su recinto a la primitiva Catedral de México, y fue depositada junto al incipiente retablo de San Cosme y Damián (patronos de los médicos) para proteger a la Nueva España de los azotes epidemiológicos.

Comentarios