Necesitamos una educación para la unión: Mario Romo

Educación y familia son los temas que se trataron en el tercer foro “Elecciones bajo la mirada de la fe”.
El ciclo escolar 2020-2021 será a distancia. Foto: Ipae.pe
El ciclo escolar 2020-2021 será a distancia. Foto: Ipae.pe

“Construir la paz desde la educación” fue el tema que desarrolló Mario Romo, Director Nacional de Red Familia, durante su participación en el tercer foro “Elecciones bajo la mirada de la fe”, realizado el pasado 27 de mayo bajo la organización de Desde la fe con el apoyo de la Conferencia del Episcopado Mexicano, la Arquidiócesis Primada y otras diócesis e instituciones del país.

Puedes leer: Elecciones 2021: “No se puede eliminar la pobreza con paternalismos”

Mario Romo aseguró que no es posible construir una paz duradera sin otros dos principios fundamentales: la libertad y la verdad. El planteamiento de Romo responde a un vicio que la sociedad mexicana ha mantenido en materia de educación, aseguró toda vez que a nivel básico se sigue manejando el modelo un libro de texto único.


En este sentido, señaló que para que haya una verdadera libertad en la formación de los alumnos, es necesario que haya apertura de contenidos en los libros de texto; y más aún, que las distintas regiones del país puedan elaborar sus propios contenidos, a fin de que puedan hacer suya la cultura de México volviéndola cercana a su población.

En cuanto al principio de la verdad, señaló que la historia, en los libros de texto únicos, da un salto del año 1521, con la caída de México-Tenochtitlan, hasta la 1810, con el grito de independencia de Miguel Hidalgo.

De manera que -dijo- hay un faltante de 300 años de historia, pertenecientes al Virreinato, del cual, cuando se habla, sólo se tiende a referir los sucesos que causaron división, dejando de lado sus luces, sus valores, la unión entre las razas.

“Es necesario que hagamos una revisión serena y completa de los 500 años de historia de nuestra nación, donde estoy seguro de que nos vamos a encontrar como hermanos, a partir de una historia en común, distinta a la historia oficial.

Individualismo vs. bien común

Por otra parte, el Director Nacional de Red Familia criticó la cultura individualista en materia de formación, donde las nuevas generaciones ya no son educados socialmente, bajo el respeto a las normas establecidas y la convivencia virtuosa que aporta al bien común.

Señaló que hasta hace unas décadas, no sólo los padres de los niños, sino cualquier adulto asumía la responsabilidad de educarlos. “Era bien visto que un adulto, cualquier que este fuera, le llamara la atención a un niño, y si lo hacía de buenas formas, ningún padre le reclamaba; al contrario, le daba las gracias al adulto por haber corregido a su hijo si este había cometido algún atropello o alguna grosería”.

Mario Romo señaló que, por otro lado, actualmente una tercera parte de las familias mexicanas son educadas sólo por la madre, frente a la ausencia del padre. En este sentido reconoció la esforzada labor de las madres, que además de hacer también el papel del padre, son proveedoras del hogar.

“Sin embargo -dijo-, hay que decir que el papá no sobra: en las cárceles federales, más del 90 por ciento de los internos vienen de hogares sin padre. Es decir, que la figura paterna en las primeras etapas de la vida del niño es fundamental para que en su psique y su espiritualidad quede grabada la ley y a Dios, como lo han demostrado muchos estudios.

En su turno, Beatriz González, Vicepresidente de Signis-México, se pronunció también sobre este tema, pero con un enfoque opuesto, al señalar que si bien en México hay muchos niños que crecen sin la figura paterna, hay más que crecen con mamá y papá.

“El 73.5 por ciento de nuestros niños -refirió- viven con ambos padres: son la gran mayoría, lo cual representa un gran potencial para nuestra nación. México hoy tiene toda la potencialidad para crear empresas, para hacernos cargo del medio ambiente, para generar una democracia participativa”.

¡A participar por México!

Beatriz González, por otra parte, exhortó a la comunidad a ejercer el próximo 6 de junio un voto razonado, libre y secreto, a participar llenos de alegría, confianza y esperanza en los comicios electorales que están en puerta. Pero también a generar el diálogo entre cónyuges, entre familias y entre las propias comunidades vecinales, sobre la importancia de participar y tomar decisiones adecuadas acerca de las distintas problemáticas sociales.

Señaló que actualmente en México hay 127.8 millones de habitantes, de los cuales el 74 por ciento -es decir, 98 millones de mexicanos-, tiene derecho a ejercer su voto para elegir a nuestros representantes. “Pero, ¿dónde quedaron esos 35 millones 34 mil ciudadanos con credencial de elector en lista nominal que no acudieron a votar en 2018? ¡Todos somos responsables de lo que le sucede a México!”

Beatriz González dijo que el reto ahora es que cada uno de los que participaron en la elección de 2018 -ya sea yendo a votar, o como funcionarios de casilla o como observadores electorales- invite a cinco ciudadanos que no votaron aquella vez, a ejercer ahora su derecho de elegir representantes.

“Necesitamos -dijo- superar en 10 puntos porcentuales la participación que se registró en 2018. Me gustaría ver el próximo 7 de junio que haya titulares en todo el mundo que digan: ‘México es democrático, México participa, México es responsable’”.

 

Puedes leer: Elecciones 2021. Vida, familia y educación, derechos no negociables

Comentarios