Elecciones 2021: Vida, familia y educación, derechos no negociables

La vida, la educación y la familia, son derechos fundamentales que se pondrán en riesgo si reina en abstencionismo en las próximas elecciones del 6 de junio.
La vida, la familia y la educación, son derechos fundamentales. Foto: ABC
La vida, la familia y la educación, son derechos fundamentales. Foto: ABC

La vida, la familia y la educación, son derechos fundamentales y parte de temas coyunturales de cara a las futuras elecciones del 6 de junio, expuso Monseñor Rodrigo Aguilar, Obispo de San Cristóbal de las Casas, durante su participación en durante su participación en el tercer foro “Elecciones bajo la mirada de la fe”.

“La vida es un valor y un derecho fundamental, pues sin vida no hay posibilidad de acoger y disfrutar los demás valores y derechos. La vida inicia desde la concepción, fecundación o fertilización, pues es el momento desde el cual se ha de considerar al ser humano como persona”, dijo el obispo.

Lee: El papel de la familia en las elecciones


Señaló que tener una vida digna no depende de la capacidad económica intelectual o física, sino del hecho de que la persona exista como tal. Por ello, -resaltó el obispo de San Cristóbal-, si yo quiero que respeten mi vida también debo de respetar y promover la vida de todas las demás personas.

La familia es una verdadera escuela de valores.

La familia es una verdadera escuela de valores. Foto Especial.

Al hablar de la familia, monseñor Aguilar aseguró que es la primera comunidad de vida y amor, tal cual como lo marca el Concilio Vaticano II. “Es importante que la familia esté abierta a la vida como un don y una tarea, es decir, como regalo recibido y como un encargo que será atendido con responsabilidad”.

La familia tiene el derecho y el deber insustituible de la educación integral de los hijos, las demás instituciones sociales por ejemplo, el gobierno, las escuelas, la Iglesia católica y no católica, no suplen la educación, sino que ayudan al derecho y deber educativo de la familia, el cual es esencial original, insustituible e inalienable a papá y mamá”, afirmó.

Lee: Rodrigo Guerra: Estas elecciones, la pobreza no nos puede ser indiferente

Con respecto a las próximas elecciones, dijo que en un país democrático votar es un derecho, “pero para quienes creemos En Jesucristo es un deber moral que no podemos hacer a un lado”.

“Esmerémonos en que no gané el abstencionismo, nuestro voto cuenta, nuestra participación cuenta o la ausencia del voto puede provocar que nuestro país mejore o empeore y estos temas sobre la vida, la familia y la educación son coyunturales”, finalizó.

“No podemos dejar la educación de los hijos en manos de otros”

En su participación en el tercer foto, la Maestra Consuelo Mendoza, presidenta de la Alianza Iberoamericana de la Familia, explicó que de nada servirá estar defendiendo la vida y la familia si permitimos que otras personas se apoderen de la conciencia de los niños y después ellos no sepan el valor de la vida y la familia.

“Muchos católicos defendemos derechos que no son negociables: la vida, la familia y el derecho de los padres de familia a educar a sus hijos, los cuales son inalienables, como dijo Mons. Aguilar”, señaló la presidenta de Iberofam.

La especialista en familia, señaló que la pandemia ha creado una crisis en educación en todo el mundo, pues 91% de los estudiantes han sido afectado; sin embargo, en México esto es mucho peor, -aseguró-, porque en el país ya se sufría un rezago educativo y aunado a una inequidad educativa de hace muchos años, la cual se incrementó en la crisis sanitaria.

“Lo anterior, aunado a los problemas socioemocionales que están presentando los niños y los jóvenes, la violencia intrafamiliar que muchos de ellos viven, la pobreza en la que han caído por el desempleo de sus padres y las pérdidas, incluso, de su seres queridos”.

Lee: Cardenal Aguiar: La Iglesia y la familia, fundamentales en la educación

La familia es la principal escuela. Foto: Dimitri Conejo/ Cathopic.

La familia es la principal escuela. Foto: Dimitri Conejo/ Cathopic.

La familia, la verdadera escuela

Al hablar de la pandemia, Consuelo Mendoza dijo que se convirtió en una oportunidad para muchas familias de redescubrir su valor como el lugar que acoge y ama incondicionalmente. No obstante, subrayó, las ideologías y el relativismo afectó muchísimo a la familia y la puso en una grave crisis. Es por ello que esta contingencia, es una oportunidad hacer de la familia el sentido profundo que debe de tener como educadora.

“Los padres de familia, como educadores, debemos comenzar a ver las maneras de unirnos y entrar a las escuelas para apoyar a los maestros; no olvidemos que muchos de ellos son católicos y no encuentran el lugar adecuado para la formación. Hay que educar desde la familia, pero también en la escuela y en la parroquia, pues las tres instancias son educadoras y hay que aprovecharlas para hacer una alianza y sacar a la ciudadanía adelante”.

Quiero invitar a todos los ciudadanos a salir a votar. ¡Vota, vota, vota!, solamente así podremos exigir y elegir a las personas que puedan darle rumbo a la educación. Es importante el sufragio, pero también ser corresponsable y no esperar la solución de las autoridades. Es el momento de iniciar una gran unidad entre los católicos para sacar adelante a México que nos necesita y que lo merece”, finalizó Consuelo Mendoza.

Lee: Oración de san Juan Pablo II por las familias

Comentarios