Los documentos importantes del Papa Francisco en 2019. Foto Vatican Media
29 diciembre, 2019

Los documentos más importantes del Papa en 2019

En 2019, el Papa Francisco ha publicado varios documentos importantes con el propósito de renovar la Iglesia. Estos son tres de los más importantes.

Este año ha sido también prolífico para el Papa Francisco en cuanto a documentos papales. Entre el gran número de textos que ha creado el pontífice, destacamos tres de los documentos más  importantes del Papa, de los que publicamos algunos fragmentos.

Francisco se acerca a los jóvenes para renovar la Iglesia Foto Vatican Media

Francisco se acerca a los jóvenes para renovar la Iglesia Foto Vatican Media

Guía para los jóvenes

Uno de ellos es la exhortación apostólica postsinodal “Christus vivit” que el Papa publicó en abril y que dirige a los jóvenes y a todo el pueblo de Dios. En esta obra, el Pontífice recoge las reflexiones del Sínodo sobre los jóvenes en octubre de 2018 y colabora una guía para la pastoral juvenil y vocacional para las diferentes comunidades eclesiales.

En la presentación de la exhortación apostólica, el cardenal Baldisseri, secretario general del Sínodo de los obispos, destacó la ‘pluralidad’ que, del mundo juvenil de hoy, marcado por diversos ‘desafíos’ como la violencia, la ideologización, la marginación y la exclusión social. Según el cardenal.

El mensaje principal que transmite el Papa en su escrito, es que Jesucristo “no pertenece sólo al pasado, sino también al presente y al futuro” y que todas las generaciones pueden descubrir en Él a un contemporáneo y a un compañero de viaje”.

Lee: Sínodo: Evangelizar en las Redes Sociales y acompañar a los jóvenes

Christus vivit

“Pidamos al Señor que libere a la Iglesia de los que quieren avejentarla, esclerotizarla en el pasado, detenerla, volverla in{ovil. También pidamos que la libere de toda tentación: creer que es joven porque cede a todo lo que el mundo le ofrece, creer que se nueva porque esconde su mensaje y se mimetiza con los demás. No. Es joven cuando es ella misma, cuando recibe la fuerza siempre nueva de la Palabra de Dios, de la Eucaristía, de la presencia de Cristo y de la fuerza de su Espíritu cada día. Es joven cuando es capaz de volver una y otra vez a su fuente”.

“Es cierto que los miembros de la Iglesia no tenemos que ser ‘bichos raros’ Todos tienen que sentirnos hermanos y cercanos, como los Apóstoles, que ‘gozaban de la simpatía de todo el pueblo’ (Hch 2,47; cf. 4, 21-33; 5,13). Pero al mismo tiempo tenemos que atrevernos a ser distintos, a mostrar otros sueños que este mundo ofrece. A testimoniar la belleza de la generosidad, del servicio, de la pureza, de la fortaleza, del perdón, de la fidelidad a la propia vocación, de la oración, de la lucha por la justicia y el buen común del amor a los pobres, de la amistad social”.

“Una Iglesia demasiado temerosa y estructurada puede ser permanentemente crítica ante todos los discursos sobre la defensa de los derechos de las mujeres, y señalar constantemente los riesgos y los posibles errores de esos reclamos. En cambio, un Iglesia viva puede reaccionar prestando atención a las legítimas reivindicaciones de las mujeres que piden más justicia e igualdad. Puede recordar la historia y reconocer una larga trama de autoritarismo por parte de los varones, de sometimiento, de diversas formas de esclavitud, de abuso u de violencia machista. Con esta mirada será capaz de hacer suyos estos reclamos de derechos, y dará su aporte con convicción para una mayor reciprocidad entre varones y mujeres, aunque no esté de acuerdo con todo lo que propongan algunos grupos feministas”.

Papa Francisco ocupado por la protección a menores. Foto Vatican Media

Papa Francisco ocupado por la protección a menores. Foto Vatican Media

Sobre la protección de menores

Otro de los importantes documentos de este año de pontificado es la carta apostólica en forma motu proprio, “Vos estis lux mundo”, que Francisco publicó en mayo y que se ha convertido en la nueva ley en materia de abusos sexuales y es de obligado cumplimiento para toda la Iglesia universal.

Francisco ha decidido colocar en el centro tanto la investigación de los casos de abusos tanto a menores como a obispos vulnerables, se acortan los plazos de actuación y equipara el delito de abuso al de encubrimiento.

Esta carta apostólica es fruto de la reflexión y colaboración entre los presidentes de las Conferencias Episcopales y los superiores de los principales institutos religiosos de todo el mundo que participaron en la importante reunión en el Vaticano en febrero para abordar la cuestión de los abusos en el seno de la Iglesia.

Vos Estis Lux Mundi

“Cada vez que un clérigo o un miembro de un Instituto de vida consagrada o de una Sociedad de vida apostólica tenga noticia o motivos fundados para creer que se ha cometido alguno de los hechos mencionados en el artículo I, tiene la obligación de informar del mismo, sin demora, al Ordinario del lugar donde habrían ocurrido los hechos”.

“Las autoridades eclesiásticas se han de comprometer con quienes afirman haber sido afectados, junto con sus familias, para que sean tratados con dignidad y respeto, y han de ofrecerles, en particular: a) acogida, escucha y seguimiento, incluso mediante servicios específicos; atención espiritual; b) asistencia médica, terapéutica y psicológica, según sea el caso”.

“Los delitos de abuso sexual ofenden a Nuestro Señor, causan daños físicos, psicológicos y espirituales a las víctimas, y perjudican a la comunidad de los fieles (…)”.

“Las presentes normas se aplican en el caso de informes relativos a clérigos o miembros de institutos de vida consagrada o Sociedades de vida apostólica con relación a conductas llevadas a cabo (…) que consisten en acciones u omisiones dirigidas a interferir o eludir investigaciones civiles o investigaciones canónicas, administrativas o penales, contra un clérigo o un religioso con respecto a delitos señalados”.

Lee: El Papa y su esfuerzo por proteger a los menores en internet

Archivo Apostólico Vaticano. Foto Vatican Media

Archivo Apostólico Vaticano. Foto Vatican Media

Cambio en el archivo del Papa

Otro de los documentos es la carta apostólica en forma motu proprio para el cambio de la denominación de Archivo Secreto Vaticano a Archivo Apostólico Vaticano que Francisco publicó en octubre. La decisión del Papa para cambiarle el nombre, está motivada por el cambio semántico que ha experimentado al término “secreto”, que según el Pontífice puede generar connotaciones negativas.

El Archivo Pontificio surgió del núcleo documental de la Cámara Apostólica y de la propia Biblioteca Apostólica (la llamada Biblioteca secreta) entre la primera y la segunda década del siglo XVII y comenzó a llamarse ‘secreto’ a mediados de ese siglo

Carta apostólica en forma motu Proprio para el cambio de la denominación del Archivo Secreto del Vaticano.

“Con los progresivos cambios semánticos que se han producido en las lenguas modernas y en las culturas y sensibilidad social de las diferentes naciones, en mayor o menor medida, el término ‘secretum’, adosado al Archivo Vaticano, comenzó a ser malinterpretado y a colorearse de matices ambiguos, incluso negativos (…) Todo lo contrario de lo que siempre ha sido y pretende ser el Archivo Secreto del Vaticano, que, como dijo mi santo predecesor Pablo VI, conserva “ecos y vestigios” del paso del Señor en la historia. Y la Iglesia no teme a la historia”.

Lee: El Archivo Secreto Vaticano se llamará Archivo Apostólico Vaticano

Comentarios

Consulta la Edición Digital

Notas relacionadas

2020-02-09 00:02:16

Uno no se retira del Evangelio

2019-12-15 01:17:24

Sobre el significado y el valor del pesebre