Opinión

El Papa y su esfuerzo por proteger a los menores en internet

“Un problema tan complejo requiere la colaboración de todos”, dijo el Papa Francisco a los participantes del Congreso Internacional “Promoviendo la Dignidad Digital de los Niños: Del concepto a la acción, del 2017 al 2019”, que tuvo lugar los días 14 y 15 de noviembre pasados en la Casina Pío IV, en los Jardines Vaticanos. Cerca de 80 personalidades de alto nivel, representantes de organizaciones internacionales, ONG’s, compañías tecnológicas, agentes económicos, políticos, juristas y líderes religiosos se reunieron para tratar sobre la defensa de la dignidad de los niños en el mundo digital.

El evento fue organizado por la Pontificia Academia de las Ciencias Sociales, la Child Dignity Alliance y The Interfaith Alliance for Safer Communities. Se trató del tercer encuentro de este tipo. El primero tuvo lugar en octubre de 2017, en la Universidad Gregoriana de Roma, el cual dio como fruto la “Declaración de Roma”, un documento firmado por el Papa Francisco, en el que se animaba a involucrar a diversos actores a escala global, para afrontar la problemática de los abusos y la explotación sexual de menores en internet. El siguiente estuvo a cargo de la Interfaith Alliance for Safer Communities, en 2018, en Abu Dhabi.

El congreso de este año inició con la audiencia con el Papa Francisco en la Sala Clementina. En su discurso, el Sumo Pontífice afirmó que “el reto al que nos enfrentamos es promover el acceso seguro de los menores a (las nuevas) tecnologías”. Alertó sobre las graves consecuencias psíquicas y emocionales, a veces de por vida, que acarrea el acceso a la pornografía por parte de menores. Hizo un llamamiento especial a las grandes empresas tecnológicas, para que no se consideren “completamente ajenas al uso de las herramientas que ponen en manos de sus clientes, (…) y asuman su responsabilidad con respecto a los menores, a su integridad y su futuro”. Asimismo, los invitó a desarrollar una algorética, es decir, una ética en los algoritmos digitales que facilite la protección de la dignidad humana.

Ya en la Casina Pio IV, el congreso continuó con las intervenciones, entre otras, de S.M la Reina Silvia de Suecia, uno de los nombres más notables en la defensa de los derechos de los niños desde que creó la Fundación Mundial de la Infancia hace 20 años, y con una declaración del Patriarca Ecuménico de la Iglesia Ortodoxa, Bartolomé I, que fue leída por Su Eminencia Metropolitana Emmanuel de Francia. En su mensaje, destacó la prioridad de cuidar la infancia como momento sagrado de la vida humana.

En las sesiones siguientes, la promoción de la dignidad de los niños en el mundo digital fue abordada desde diversos ámbitos. En la sesión titulada “Acciones por parte de compañías, ONGs y otras instituciones”, despertó especial interés la participación de los representantes de las grandes empresas de tecnología: Apple, Google, Amazon, Microsoft y Facebook.

En el contexto actual, el desarrollo de herramientas y plataformas digitales implica la pugna entre el derecho a la privacidad y a la libertad de expresión de los usuarios, por un lado, y los peligros de violación de la dignidad humana y del tráfico de imágenes sexuales de menores, por otro. En sus declaraciones, los directivos de estas grandes empresas destacaron las acciones que desarrollan sus compañías en pro de la seguridad de los menores en internet, como herramientas de control parental y la eliminación de imágenes inapropiadas en sus plataformas, pero reconocieron que aún queda un camino por recorrer.

En el segundo día del congreso el enfoque estuvo centrado en las acciones que se están tomando y se quieren abordar desde puestos de responsabilidad política, como la Comisión Europea y las Naciones Unidas, y desde las diversas comunidades religiosas. Estuvieron presentes el Gran Imán de Al-Azhar, Ahmed Al-Tayeb; Sri Sri Shavi Shankar, fundador de The Art of Living Foundation; el Rabino David Rosen y Sayyed Ali El Amine, líder chiíta.

La conferencia internacional cerró con un saludo del Secretario de Estado del Vaticano, Cardenal Pietro Parolin, y con la lectura de un plan de acción que incluye seis objetivos que los organizadores se proponen seguir en su futura colaboración. Los participantes acogieron con beneplácito el documento, mostrando así su voluntad de cooperar.

Lee: Rito amazónico

Comentarios