Catedral: arte y cultura

La Capilla del Señor del Buen Despacho

En nuestra bellísima Catedral de la Ciudad de México, hay una capilla dedicada al Señor del Buen Despacho. Es una advocación de Cristo llamada así, por el buen despacho a las oraciones fervorosas y constantes de los fieles, que amorosamente le dieron ese nombre por la rapidez con que respondía a sus peticiones.

A esta capilla desde su inicio se le conoció como de la Purísima Concepción, se le otorgó para el culto al gremio de los plateros; ellos eran muy devotos de la Madre de Dios en esta advocación. Su estreno fue el 8 de diciembre de 1648, día en que se le celebra. Posteriormente, el gremio regaló a la Catedral una imagen de la Virgen realizada en plata, se dice que pesaba más de 50 kilos.

Tiempo después, a la Capilla de la Platería se le dió el nombre de san Eligio o Eloy, por ser este Santo el Patrón de los plateros, pues fue orfebre en su vida mundana y Obispo de Noyons, Francia; su imagen también hecha de plata y costeada por ellos era muy venerada, quedando éstas dos hermosas imágenes como tutelares del Gremio.


Otros artículos de la autora: El Señor del Cacao, ¿por qué acuden a él los constructores?

También se veneraba en esta capilla al entonces beato mexicano san Felipe de Jesús, ya que él fue aprendiz de platero.

En 1861 fueron suprimidas todas las corporaciones religiosas y nacionalizados sus bienes, por lo que éste gremio desapareció y con él puede decirse el arte de la platería.

Suprimido el gremio quedó desocupada la capilla, por ese tiempo fue beatificado otro mexicano, fray Bartolomé Gutiérrez; entonces una pintura de él ocupó el lugar de san Eligio. Ésta pintura se encuentra ubicada hasta el día de hoy en muro izquierdo del Altar de la Virgen de Zapopan.

Señor del Buen Despacho en la Catedral de México

Señor del Buen Despacho en la Catedral de México.

Poco después el Cabildo Catedralicio dispuso colocar en ésta capilla al Señor del Buen Despacho, porque su altar no estaba en un sitio apropiado para la gran concurrencia que atrae la devoción de que es objeto. El Altar se encontraba en el vestíbulo de la puerta norte de Catedral, esta puerta ya está clausurada y no se puede ver, porque en 1960 se colocó frente a ella el Retablo del Divino Salvador.

Se cambiaron los viejos retablos barrocos de la capilla al gusto de entonces, al neoclásico, y el cambio del Cristo a su nuevo sitio se llevó a cabo con la aprobación de la Santa Sede, que permitió cambiarle el antiguo título de san Eligio a Señor del Buen Despacho, con la condición de que se conservara una imagen del santo. esta imagen todavía se puede observar sobre el frontón, frente a la ventana de la capilla.

Otros artículos de la autora: Las pinturas de María Reina que resguarda la Catedral

El primer documento acerca de la existencia de la imagen del Señor del Buen Despacho y su Altar en la nueva Catedral está en un contrato de 1698 para el Retablo de las Reliquias. Hay otro documento de 1730 de la hechura del retablo para alojar la imagen, y que se supone es el que aún conservaba cuando lo pasaron a la capilla de San Eligio en 1888. Y que se señala como la gran concurrencia. “Penetrad a cualquier hora en el templo metropolitano y ver la gran multitud de devotos que ante aquella capilla se postran interrumpiendo o dificultando el tránsito de aquella nave.”

El crucifijo fue realizado con médula de pasta de caña de maíz, anónima del s.XVII, con cruz de madera, potencias, clavos y cantoneras de plata, está colocado en la vitrina del retablo del s.XIX.

Actualmente es la Capilla del Sagrario.

¿Tienes alguna petición? Puedes ir a la Capilla y ofrecer tus oraciones.

*María del Socorro Sentíes Corona es guía de la Catedral de México. 

Comentarios