Papa Francisco: “La Palabra de Dios nos da paz y serenidad”

En su audiencia de este miércoles, el Papa Francisco aseguró que los cristianos debemos ser obedientes y creativos, para escuchar la Palabra de Dios y ponerla en práctica.
Papa Francisco en audiencia general. Foto: Vatican Media.
Papa Francisco en audiencia general. Foto: Vatican Media.

Los cristianos no debemos leer la Biblia ‘como loros’, repitiendo frases, ni tampoco para encontrar en sus versículos un apoyo a nuestra una visión filosófica o moral, sino como un encuentro con la Palabra de Dios, que deben ser acogida y comprendida en nuestro corazón, aseguró el Papa Francisco.

Leer: Papa Francisco: La Palabra de Dios es antídoto contra la soledad

En su catequesis de este miércoles, el Santo Padre reflexionó sobre la importancia de la lectura de la Biblia para los creyentes.


La Palabra de Dios, dijo, nos inspira buenos propósitos y sostiene nuestra acción cristiana.

“Nos da fuerza, nos da serenidad, y también cuando nos pone en crisis nos da paz. En los días “torcidos” y confusos, asegura al corazón un núcleo de confianza y de amor que lo protege de los ataques del maligno”.

“Así la Palabra de Dios se hace carne —me permito usar esta expresión: se hace carne—  en aquellos que la acogen en la oración. En algunos textos antiguos surge la intuición de que los cristianos se identifican tanto con la Palabra que, incluso si quemaran todas las Biblias del mundo, se podría salvar el ‘calco’ a través de la huella que ha dejado en la vida de los santos. Esta es una bonita expresión”.

Leer: Papa Francisco: La Biblia nunca ha sido tan accesible como hoy

Un buen cristiano, recordó, debe ser obediente pero también creativo. “Obediente, porque escucha la Palabra de Dios; creativo, porque tiene el Espíritu Santo dentro que le impulsa a practicarla, a llevarla adelante”.

Recordar a las víctimas de Auschwitz

El Papa Francisco recordó que este 27 de enero se recuerda la liberación de los presos del campo de exterminio de Auschwitz y, con ello, se conmemora a todas las víctimas del Holocausto.

“Recordar es expresión de humanidad. Recordar es signo de civilización. Recordar es condición para un futuro mejor de paz y de fraternidad”.

“Recordar también es estar atentos porque estas cosas pueden suceder otra vez, empezando por propuestas ideológicas que quieren salvar un pueblo y terminan por destruir un pueblo y a la humanidad. Estad atentos a cómo ha empezado este camino de muerte, de exterminio, de brutalidad”, finalizó.