Papa Francisco: La Biblia nunca ha sido tan accesible como hoy

En el Domingo de la Palabra de Dios el Papa Francisco hizo un llamado a fieles y parroquias.
El Papa Francisco preside el Ángelus desde la Biblioteca del Palacio Apostólico en el Vaticano. Foto: Vatican Media
El Papa Francisco preside el Ángelus desde la Biblioteca del Palacio Apostólico en el Vaticano. Foto: Vatican Media

En su mensaje posterior al Ángelus durante el Domingo de la Palabra de Dios, el Papa Francisco recordó que la Biblia nunca ha estado tan al alcance de las personas como en el tiempo actual e hizo una invitación a hacer un espacio al día para leerla.

“Uno de los grandes dones de nuestro tiempo es el redescubrimiento de la Sagrada Escritura en la vida de la Iglesia, a todos los niveles. La Biblia nunca ha sido tan accesible a todos como hoy: en todas las lenguas y ahora también en los formatos audiovisuales y digitales”, dijo el Papa Francisco.


“San Jerónimo, de quien he recordado hace poco el 16° centenario de la muerte, dice que quien ignora la Escritura ignora a Cristo (cfr. In Isaiam Prol.). Y viceversa, es Jesucristo, el Verbo hecho carne, muerto y resucitado, el que nos abre la mente a la comprensión de las Escrituras (cfr. Lc 24,45)”.

El Santo Padre hizo un llamado a las parroquias para seguir inculcando la lectura y la escucha de la Palabra de Dios y realizó una invitación a los fieles: tener la costumbre de llevar siempre un pequeño Evangelio con uno para poderlo leer durante la jornada, al menos tres o cuatro versículos. “El Evangelio siempre con nosotros”.

Puedes leer: Domingo de la Palabra de Dios: ¿qué es y por qué se celebra?

La salvación es un don de amor y se realiza en libertad

En su mensaje previo al rezo del Ángelus, el Santo Padre reflexionó sobre el pasaje evangélico de este domingo (cf. Mc 1,14-20) que nos muestra a Juan el Bautista preparando el camino para la misión salvífica de Jesús.

Es un mensaje que nos invita a reflexionar sobre dos temas esenciales: el tiempo y la conversión, explicó el Papa.

“La salvación no es automática; la salvación es un don de amor, y como tal, ofrecido a la libertad humana. Siempre, cuando se habla de amor, se habla de libertad. Un amor sin libertad no es amor. Puede ser interés, puede ser miedo, muchas cosas. Pero el amor siempre es libre. Y, siendo libre, requiere una respuesta libre: requiere nuestra conversión”.

La conversión es cambiar de mentalidad y cambiar de vida, no seguir más los modelos del mundo, sino el de Dios, como lo hizo Jesús. Y para ello, cada persona tiene la duración de su vida en este mundo.

“Yo recuerdo que una vez fui a impartir los Sacramentos, la Unción de los enfermos, a un anciano muy bueno, muy bueno y él en ese momento, antes de recibir la Eucaristía y la Unción de los Enfermos, me dijo esta frase: ‘La vida se me ha pasado volando’; como diciendo: yo creía que era eterna, pero… ‘la vida se me ha pasado volando’. Así sentimos nosotros, los ancianos, la vida que se fue. Se va. Y la vida es un don del infinito amor de Dios, pero es también el tiempo de verificación de nuestro amor por Él. Por eso, cada momento, cada instante de nuestra existencia es un tiempo precioso para amar a Dios y para amar al prójimo, y así entrar en la vida eterna”.

“La historia de nuestra vida tiene dos ritmos: uno, medible, hecho de horas, días, años; el otro, compuesto por las estaciones de nuestro desarrollo: nacimiento, infancia, adolescencia, madurez, vejez, muerte. Cada tiempo, cada fase, tiene un valor proprio y puede ser momento privilegiado de encuentro con el Señor. La fe nos ayuda a descubrir el significado espiritual de estos tiempos: cada uno de ellos contiene una llamada especial del Señor, a la que podemos dar una respuesta positiva o negativa”.

Por ello, el Santo Padre hizo un llamado a estar atentos de la presencia de Dios y no dejarlo pasar sin recibirlo.

“Que la Virgen María nos ayude a vivir cada día, cada momento, como tiempo de salvación en el que el Señor pasa y nos llama a seguirlo, cada uno según su propia vida”.

 

¿Ya conoces nuestra revista semanal? Al adquirir un ejemplar o suscribirte nos ayudas a continuar nuestra labor evangelizadora en este periodo de crisis. Visita revista.desdelafe.mx  o envía un WhatsApp al +52 55-7347-0775

Comentarios