Papa Francisco: “Enfrentemos la crisis buscando el bien común”

El Santo Padre alertó sobre el riesgo de caer en otro virus que, aseguró, puede ser incluso peor que el Covid.19: la indiferencia egoísta.
El Papa Francisco envió un mensaje al mundo del trabajo.
El Papa Francisco envió un mensaje al mundo del trabajo.

El Papa Francisco hizo un llamado a la Organización Internacional del Trabajo y a todas las autoridades competentes a enfrentar la crisis económica y laboral que provocó la pandemia de Covid-19, privilegiando el bien común.

En un videomensaje con motivo de la reunión anual de la OIT en Ginebra, Suiza, el Santo Padre lamentó que, debido a la crisis, se ha observado una pérdida de empleo sin precedentes en 2020.

Leer: Papa Francisco: Debemos convertir las armas en alimento


“Con las prisas de volver a una mayor actividad económica al final de la amenaza del COVID-19, evitemos las pasadas fijaciones en el beneficio, el aislacionismo y el nacionalismo, el consumismo ciego y la negación de las claras evidencias que apuntan a la discriminación de nuestros hermanos y hermanas ‘desechables’ en nuestra sociedad”.

“Por el contrario, busquemos soluciones que nos ayuden a construir un nuevo futuro del trabajo fundado en condiciones laborales decentes y dignas, que provenga de una negociación colectiva, y que promueva el bien común, una base que hará del trabajo un componente esencial de nuestro cuidado de la sociedad y de la creación”.

Cuidar a los vulnerables

El Papa Francisco hizo un llamado a las autoridades a poner especial atención en las condiciones de los trabajadores especialmente vulnerables al Covid-19: los jornaleros, los del sector informal, los trabajadores migrantes y refugiados.

Ellos, aseguró, “son los que realizan lo que se suele denominar el ‘trabajo de las tres dimensiones’: peligroso, sucio y degradante”; y quedan excluidos de los programas de atención a la salud y programas de apoyo financiero.

“Es uno de los tantos casos de esta filosofía del descarte que nos hemos habituado a imponer en nuestras sociedades.

Leer: La burocracia, el gran enemigo de las instituciones: Papa Francisco

“Esta exclusión complica la detección temprana, la realización de pruebas, el diagnóstico, el rastreo de contactos y la búsqueda de atención médica por el COVID-19 para los refugiados y los migrantes y, por lo tanto, aumenta el riesgo de que se produzcan brotes entre esas poblaciones”.

Dichos brotes, agregó el Papa, pueden no ser controlados o incluso ocultarse activamente, lo que constituye una amenaza adicional a la salud pública.

Un nuevo virus

Por último, el Santo Padre alertó sobre el riesgo de caer en otro virus que, aseguró, puede ser incluso peor que el Covid.19: la indiferencia egoísta.

Leer: El Papa pide al mundo financiero trabajar por el bien común

“Una sociedad no puede progresar descartando, no puede progresar. Este virus se propaga al pensar que la vida es mejor si es mejor para mí, y que todo estará bien si está bien para mí, y así se comienza y se termina seleccionando a una persona en lugar de otra, descartando a los pobres, sacrificando a los dejados atrás en el llamado ‘altar del progreso’.

“Y es toda una dinámica elitista, de constitución de nuevas élites a costa del descarte de mucha gente y de muchos pueblos”.

Comentarios