La voz del Papa

Esta es la oración sencilla y milagrosa que recomienda el Papa

El Papa Francisco invitó a repetir esta oración sencilla varias veces al día.
El Papa Francisco celebra la Misa matutina en la Capilla de la Casa de Santa Marta. Foto: Vatican Media
El Papa Francisco celebra la Misa matutina en la Capilla de la Casa de Santa Marta. Foto: Vatican Media

“Tengamos la costumbre de repetir esta oración, siempre: ‘Señor, si quieres, puedes’. ‘Si quieres, puedes’, con la confianza de que el Señor está cerca de nosotros y su compasión tomará sobre sí nuestros problemas, pecados y enfermedades interiores”, dijo el Papa Francisco.

Leer: Papa Francisco: La autoridad es coherencia y testimonio

En la homilía de la Misa de este jueves 16 de enero en la Casa Santa Marta, el Santo Padre reflexionó sobre el episodio evangélico de la curación del leproso y exhortó a mirar la compasión de Jesús, que vino a dar su vida por nosotros.

El Papa Francisco destacó la “oración sencilla” del leproso que pide a Jesús la curación. En aquel “si quieres” está la oración que “atrae la atención de Dios” y está la solución. “Es un desafío pero también es un acto de confianza“, asegura el Santo Padre.

“La compasión involucra, viene del corazón e involucra y te conduce a hacer algo. Compasión es padecer con, tomar el sufrimiento del otro sobre sí para resolverlo, para sanarlo. Y ésta fue la misión de Jesús. Jesús no vino a predicar la ley y después se fue. Jesús vino en compasión, es decir, a padecer con y por nosotros y a dar su propia vida. El amor de Jesús es tan grande que la compasión lo llevó precisamente hasta la cruz, a dar su vida”, dijo el Pontífice.

Por ello, el Papa invitó a repetir esta pequeña frase varias veces al día: “Señor, si tú quieres puedes sanarme; si tú quieres puedes perdonarme; si tú quieres puedes ayudarme”. O en su versión más extendida: “Señor, soy pecador, ten piedad de mí, ten compasión de mí. Señor, yo pecador, te pido: ten piedad de mí”.

“Muchas veces al día, interiormente desde el corazón, sin decirlo en voz alta: ‘Señor, si tú quieres, puedes; si quieres, puedes. Ten piedad de mí”.”, finalizó el Papa Francisco.

Con información de Zenit y Vatican News