El Papa prohíbe a sus colaboradores recibir regalos de más de 40 euros

La medida aplica para todos los trabajadores de la Curia Romana, desde los cardenales y jefes de dicasterio, e incluye una declaración firmada sobre sus intereses y antecedentes.
Escudo del Vaticano
Escudo del Vaticano

El Papa Francisco publicó este jueves 29 de abril un motu proprio en el que establece nuevas medidas de transparencia para los funcionarios del Vaticano, entre las que destaca la presentación de una declaración firmada sobre sus antecedentes y les prohíbe recibir regalos que superen un precio de 40 euros (970 pesos mexicanos al cambio actual).

Puedes leer completo el Motu Proprio siguiendo esta liga

El Santo Padre prohibió a todos los empleados de la Curia Romana, del Estado de la Ciudad del Vaticano y de los organismos afines- aceptar, por razón de su cargo, “regalos u otros beneficios” de un valor superior a 40 euros.


Además, anunció una serie de medidas de transparencia para los directivos de la Santa Sede y el Estado Vaticano laicos, sacerdotes y religiosos, desde cardenales de la Curia Romana y jefes de dicasterio,  hasta vicedirectores con contrato de cinco años.

Leer: ¿Cuánto dinero tiene la Santa Sede? El Vaticano abre sus finanzas

A partir de ahora, el Papa Francisco les solicita a todos ellos al incorporarse a sus funciones y cada dos años, declarar que no han recibido condenas definitivas por delitos dolosos en el Estado de la Ciudad del Vaticano o en el extranjero y que no se han beneficiado en relación con los mismos de indulto, amnistía, perdón y otras medidas similares o han sido absueltos de los mismos por prescripción.

También deberán declarar que no poseen, ni siquiera a través de terceros, dinero en efectivo o inversiones, participaciones o intereses de cualquier tipo en empresas y negocios, en países con alto riesgo de blanqueo de capitales o financiadores del terrorismo; garantizar que todos los bienes y remuneraciones provengan de actividades lícitas.

Asimismo, el Papa pide a sus colaboradores no tener “participaciones o intereses” en sociedades o empresas que operen con fines contrarios a la Doctrina Social de la Iglesia.

Con información de Vatican.va

Comentarios