Sin casa, trabajo, ni dinero, pero con mucha fe en Dios, dejó su tierra natal

Sin dinero, casa, ni trabajo Gerson Pérez salió de Venezuela hacia España con el propósito de obedecer a Dios.
Gerson Pérez es adorador católico. Foto: Gerson Pérez/Facebook
Gerson Pérez es adorador católico. Foto: Gerson Pérez/Facebook

Gerson Pérez es músico y adorador católico, cuya fe ‘a prueba de balas’ y un amor profundo a Dios, lo han llevado a vivir una aventura digna de película.

“A mi familia y a mí, Dios siempre nos ha mostrado su misericordia y amor, pero las pruebas más significativas han sido curar a mi papá de un cáncer terminal y segundo, sacarnos de Venezuela, con todo en contra, para establecernos en España y comenzar un proyecto gratuito para capacitar a personas interesadas en ser adoradores”, señala Gerson en entrevista con Desde la fe.

Lee: ¿Sabías que el Papa Francisco fue adorador nocturno en su juventud?


Gerson Pérez ha formado parte de los adoradores de Cielo Abierto. Gerson Pérez/Facebook

Gerson Pérez ha formado parte de los adoradores de Cielo Abierto. Gerson Pérez/Facebook

Un adorador católico respaldado por la Divina Providencia

Gerson, de 35 años, experimentó en carne propia el amor de Dios cuando su padre fue diagnosticado de cáncer terminal y a quien sólo le quedaban seis meses de vida. Ese tiempo, comenta el músico católico, su papá lo dedicó a reconciliarse con Dios y a introducir a toda la familia a la fe católica.

Y cuando su padre por fin se rindió al amor de Dios, pudo experimentar no sólo la sanación de su alma, sino también de su cuerpo. Gracias a ese milagro, Gerson, a la corta edad de ocho años, se convirtió en adorador que ha dedicado su vida a ello, siempre respaldado por la Divina Providencia.

“En este caminar con el Señor vine a dar a España. Soy originario de Venezuela, ahí desarrollé el talento que Dios me dio como evangelizador, músico y cantante. Tuve la oportunidad de viajar por muchos lugares, de ahí surgieron varias oportunidades de establecerme en otro lugar, pues la situación en mi país era -y es- compleja; sin embargo, antes de aceptar cualquier oferta, yo oraba junto con mi comunidad de Renovación Carismática en el Espíritu Santo, y Dios me indicaba que ese no era el camino“.

Lee: Papa: Seamos adoradores y, como los Magos, experimentaremos alegría

Gerson y su familia radican desde hace 5 años en España. Foto: Gerson Pérez/Facebook

Gerson y su familia radican desde hace 5 años en España. Foto: Gerson Pérez/Facebook

“Los planes del hombre siempre están muy lejos de los planes de Dios”

Al afamado adorador católico le ofrecieron irse a Colombia, junto con su esposa y en ese entonces, su única hija. La oferta era muy tentadora: trabajo de evangelizador, un buen salario, seguro médico y casa. Cualquiera en su lugar habría aceptado la oferta, dada las condiciones de Venezuela; no obstante, nuevamente lo volvió a poner en oración y Dios le seguía diciendo que no.

“Humanamente nos cuestionamos mucho, pero ahí vimos la mano del ‘enemigo’, él no desaprovecha la oportunidad de hacernos dudar, pero nosotros no queríamos hacer nuestra voluntad, sino la voluntad de Dios, y fuimos obedientes y la misma palabra de nuestro Padre dice ‘el que es obediente no se equivoca’ y así lo hicimos”, recuerda Gerson.

Al siguiente año, le volvieron a hacer la misma oferta, pero al mismo tiempo les llegó una invitación para irse a España, con unos amigos de la Renovación. Allá, las condiciones eran distintas: era totalmente a la aventura, sin casa, ni trabajo y sin dinero. No obstante, era mucha la necesidad, pues de acuerdo con el músico y compositor, España necesita ser re-evangelizada.

¡Entérate!: ¿Eres músico católico? Conoce este proyecto de formación de adoradores

La adoración es la actitud interna del corazón del hombre para Dios. Foto: Gerson Pérez/Facebook

La adoración es la actitud interna del corazón del hombre para Dios. Foto: Gerson Pérez/Facebook

Dios movió los corazones y el camino

Sin dudar, Gerson y su esposa pidieron a Dios que, si el camino para ellos era España, pues les abriera los caminos y así lo hizo. A la semana siguiente, la comunidad de la Renovación en el país ibérico les había enviado los boletos de avión y el matrimonio puso a la venta sus cosas, que -a decir de Gerson Pérez- no eran muchas.

Sólo lograron reunir 300 dólares y, aunque esperaban la llegada de su segunda hija, no dudaron ni un segundo en que la Divina Providencia les ayudaría a cumplir con el plan de Dios.

“Nos comentaron que una señora de la comunidad, que ni nos conocía, fue la que dio los boletos. Para nosotros fue una señal de que Dios nos quería allá y sólo fuimos obedientes. Sin embargo, Dios nos pondría a prueba varias veces más, pues al llegar al aeropuerto nos dijeron que no podíamos viajar, pues no teníamos boletos de regreso”.

De inmediato, Gerson se puso en contacto con su benefactora en España, para pedir el favor de conseguir los boletos, pues su presupuesto le impedía cubrir el costo de los pasajes. A las pocas horas, y sin importar la diferencia de horario, su benefactora resolvió el problema de los boletos.

Lee: Oración a la Divina Providencia para iniciar el mes

La oración, el único camino

“Cuando me acerqué a la ventanilla para enseñar los boletos de ida y vuelta, nos dijeron que nuestro avión ya había partido y que debíamos pagar una multa de 500 dólares. En ese momento dije a Dios ‘¿de verdad?’. Mi esposa me recordó que esto no lo habíamos podido hacer sin la voluntad de Dios y que debíamos orar nuevamente, y así lo hicimos. Recordé que tenía un amigo que vivía cerca del aeropuerto y me puse en contacto con él”.

“Me dijo que justamente tenía 500 dólares en su cuenta y que estaba fuera de la ciudad, pero que él lo resolvería. Nuevamente nos pusimos en las manos de Dios. Mi amigo pidió ayuda a su comunidad y surgió, así de la nada, una buena mujer que se condolió de nosotros y se ofreció a llevarnos el dinero al aeropuerto”.

Sin embargo, al mismo tiempo, Dios estaba moviendo el corazón del gerente de la aerolínea, pues había seguido de cerca el caso de la familia Pérez y estaba tan conmovido por la fe en Dios y la paciencia que el matrimonio habían mostrado que pidió a la empleada del mostrador de la aerolínea que les informara que podían viajar, que estaba condonada la multa y que serían designados a primera clase.

Adorador eucarístico canta para Dios. Foto: Gerson Pérez/Facebook

Adorador eucarístico canta para Dios. Foto: Gerson Pérez/Facebook

Una nueva vida de adoración en España

“Al mismo tiempo que nos daban la noticia en la aerolínea, de la nada escuché a una señora gritando ‘Gerson Pérez, Gerson Pérez’, era la mujer que nos iba a prestar el dinero, sin conocernos. Ahí me solté a llorar como un chiquillo y sólo agradecí a Dios las bendiciones y su presencia. Dios premió nuestra fe incondicional en Él“.

No obstante, señala Gerson, llegar a España no fue ‘miel sobre hojuelas’, pues fue un cambio radical, desde la cultura hasta la fe. Ahí ‘picaron piedra’ para poder salir adelante con su esposa y con sus tres niñas.

“Aquí la fe no es como en nuestros países de América Latina, aquí sólo se ven cinco o seis personas en Misa y olvidémonos de los jóvenes en la Iglesia. No hay grupos juveniles. Es una gran labor de re-evangelización, y ya con seis años aquí hemos comenzado a hacer ‘ruido’, con el favor de Dios”, comenta el músico venezolano.

En agosto de 2020, en plena pandemia, Gerson echó a andar The Worship Project 4-23, un proyecto que reúne a músicos católicos de todo el mundo con el objetivo de darles formación espiritual y técnica musical para crear materiales de adoración y crear una comunidad más sólida.

Actualmente se desarrolla la segunda edición y el nombre del proyecto está inspirado en la cita evangélica de Juan 4,23, “Pero llega la hora en que los adoradores verdaderos adorarán al Padre en espíritu y en verdad, porque así quiere el Padre que sean los que le adoren”.

Comentarios