Editorial

Que nada nos preocupe y que todo nos ocupe

La Basílica de Guadalupe recibió a más de 10 millones de peregrinos durante la fiesta del 12 de diciembre.
La Basílica de Guadalupe recibió a más de 10 millones de peregrinos durante la fiesta del 12 de diciembre.
La Basílica de Guadalupe recibió a más de 10 millones de peregrinos durante la fiesta del 12 de diciembre.

La profunda devoción del pueblo mexicano a la Virgen de Guadalupe, que se vio reflejada como todos los años en la asistencia masiva de peregrinos al Tepeyac, especialmente durante sus festividades, da cuenta de la fe viva de este pueblo que la Madre de Dios ha elegido como centro para mostrar a su Hijo a todas las naciones.

“Hijito mío, ¿no estoy yo aquí que soy tu madre? ¿No soy yo vida y salud? ¿No estás en mi regazo y corres por mi cuenta?”. Estas palabras de la Guadalupana siguen llenando de consuelo a millones de mexicanos que han perdido el rumbo en su vida, que ante múltiples circunstancias adversas encuentran la certeza de alguien que los ama.

Este panorama, para muchos desolador -por la descomposición social que ha ascendido a niveles inimaginables- es producto de nuestra soberbia y confianza total en nuestras solas fuerzas y capacidades de seres humanos, de la idea de que solos podemos enfrentar los desafíos terrenos; pero sobre todo, de una relación a conveniencia con Dios, de quien esperamos todo sin asumir ningún tipo de compromiso individual o comunitario.

Lo cierto es que las amenazas, incertidumbres y temores se desvanecen cuando contemplamos el rostro amoroso de la Guadalupana plasmado para siempre en la humilde tilma de un hombre bueno y generoso –como la mayoría de los mexicanos- que supo no ceder a la tentación de poner en duda el plan de Dios, y en lugar de eso atendió la voz del cielo para cambiar el destino de una nación.

Hoy la Virgen de Guadalupe nos llama, con la misma delicadeza con que se dirigió a San Juan Diego, a no olvidar que su Hijo está con nosotros, atento a nuestras necesidades y dispuesto a caminar de la mano, siempre y cuando tengamos la intención de dejarnos salvar por Él. Hoy, como hace 487 años, la Morenita habla a los mexicanos también con aquella insistencia con que interpeló a su mensajero, para pedirles que cumplan lo que Dios quiere de este pueblo: trabajo, honestidad, generosidad, compromiso social, y sobre todo, fidelidad al verdadero Dios por quien se vive.

Leer: La Virgen de Guadalupe, llave para encontrar la paz