Virgen de Guadalupe

¿La Virgen de Guadalupe es un invento?

¿La Virgen de Guadalupe es un mito? Esto es lo que dicen los expertos.

De cara a la fiesta de la Virgen de Guadalupe es muy común que empiecen a circular en redes sociales afirmaciones falsas o inexactas propagadas por personas que carecen de conocimiento sobre el Acontecimiento Guadalupano.

Más allá de la fe o de creencias personales, existen argumentos históricos y científicos que respaldan la existencia de San Juan Diego y el milagro del Tepeyac.

La historia del Tepeyac

En entrevista con Desde la Fe, el padre Eduardo Chávez, director general del Instituto Superior de Estudios Guadalupanos, aseguró que hay evidencia histórica suficiente para avalar la existencia de Juan Diego y la veracidad de las apariciones.

“La Virgen de Guadalupe logra una conversión como nunca antes ha sucedido en toda la historia de la Iglesia. No solamente se convirtieron los indígenas, por millones, sino que también los europeos, los buenos españoles, que también los había”.

“Hay documentos, por ejemplo, la información de 1556 en donde habla de cómo ellos van a peregrinar hacia el santuario, los españoles, por masas también”, aseguró.

Una fuente importante que documenta las apariciones del Tepeyac es el Nican Mopohua, un relato de las apariciones marianas escrito en náhuatl, cuyo manuscrito más antiguo, que data de mediados del siglo XVI, se encuentra actualmente en la Biblioteca Pública de Nueva York.

El Nican Mopohua -agregó el especialista- es una fuente muy importante de documentación, pero no la única. De acuerdo con el padre Chávez son tres fuentes primigenias: la imagen misma, la tradición oral y los signos de los tiempos.

“No fue por algún documento que se haya conocido el evento guadalupano, uno de los más importantes es el Nican Mopohua, claro que es una fuente importante. Este documento fue escrito por Antonio Valeriano entre 1545 o 1546. Pero no surge del Nican Mopohua toda esta devoción”.

“La tradición oral es muy importante. Comenzando por Juan Diego, el tío Juan Bernardino y todos los que estuvieron en este momento trascendente lo decían, lo manifestaban, y recordemos que los indígenas tenían una memoria privilegiada y una técnica de memorizar”.

La tilma a la luz de la ciencia

Por su parte, el doctor Adolfo Orozco Torres, ex director del Instituto de Geofísica de la Universidad Nacional Autónoma de México, aseguró que el misterio guadalupano tiene varios aspectos inexplicables a la luz de la ciencia.

En primer lugar, no se puede explicar el hecho de que la tilma de Juan Diego haya permanecido durante casi 500 años sin descomponerse, pues una tela de agave difícilmente puede subsistir más allá de 20 0 25 años.

Además -agregó- la textura de la tela se asemeja más a la de la seda que a la tela de fibras de agave, algo que se corroboró por expertos en dos momentos: las investigaciones jurídicas de 1666 y por el pintor mexicano, Miguel Cabrera, en 1751.

Existen libros muy completos que se han escrito al respecto, uno de ellos fue publicado por Editorial Porrúa en 1999: “El encuentro de la Virgen de Guadalupe y Juan Diego“, cuyos autores son el Dr. P. Fidel González Fernández, catedrático de historia eclesiástica en la Universidad Pontificia Urbaniana de Roma y profesor en la facultad de historia en la Pontificia Universidad Gregoriana; el Dr. P. Eduardo Chávez S. y el Lic. P. José Luis Guerrero R, quien fuera canónigo de la Basílica de Guadalupe.

En poco más de quinientas páginas se aborda la problemática sobre la historicidad de Juan Diego, se citan las pruebas documentales de la misma; se analiza a fondo la tilma de Juan Diego donde apareció la imagen de la Virgen de Guadalupe; se citan y comentan diversos artículos conciliares, documentos indígenas, así como documentos indo-españoles y españoles.

Te puede interesar: Por qué es incorrecto decirle ayate a la tilma de Juan Diego