El decálogo de la espiritualidad de la comunión

El Papa Juan Pablo II había hablado de la necesidad de una ”Nueva evangelización en su ardor", se trata de la Espiritualidad de la comunión.
Hace falta promover una Espiritualidad de la Comunión, proponiéndolo como principio educativo.
Hace falta promover una Espiritualidad de la Comunión, proponiéndolo como principio educativo.

El Papa Juan Pablo II, el 9 de marzo de 1983, en su Discurso a la Asamblea del CELAM había hablado de la necesidad de una Nueva evangelización, nueva en su ardor, en sus métodos y en su expresión”. El mismo Papa escribió una carta apostólica a los Obispos, Clero y Fieles Laicos al final del Gran Jubileo del año 2000 donde describe en el No. 43 de Novo Millenio Ineunte en que consiste la “nueva evangelización en su ardor”, se trata de la Espiritualidad de la comunión.

Profundizando el magisterio de la Iglesia, el Papa Francisco nos ha recordado que la “nueva evangelización en su método” se concreta en la Sinodalidad, no como si fuera un evento ocasional sino como un diseño estructural, más aún, como un sinónimo de ser Iglesia, pues, en la Iglesia o caminamos juntos o dejamos de ser Iglesia. Indudablemente, el resultado de fomentar una sólida espiritualidad de la comunión llevará a descubrir la necesidad de caminar juntos para la realización de procesos pastorales y es este resultado al que llamamos nueva evangelización en su expresión.

Como vemos, la Espiritualidad de la comunión esta a la base de la Sinodalidad y de la Misión en la Iglesia y es por ello que vamos a profundizar en esta reflexión sobre un decálogo de la Espiritualidad de la comunión inspirado en el Discurso del Papa Juan Pablo II en los albores del Nuevo Milenio.




Decálogo de la espiritualidad de la comunión

“Antes de programar iniciativas concretas, hace falta promover una Espiritualidad de la Comunión, proponiéndolo como principio educativo en todos los lugares donde se forma el hombre y el cristiano, donde se educan los ministros del altar, las personas consagradas y los agentes de pastoral, donde se construyen las familias y las comunidades”.

Leer: El papel de los laicos en la Evangelización de nuestra Arquidiócesis

1.Espiritualidad de la COMUNIÓN significa ante todo una mirada del corazón sobre todos hacia el misterio de la trinidad que habita en nosotros y cuyo rostro ha de ser reconocida en el rostro de los hermanos.

2. Espiritualidad de la COMUNIÓN significa capacidad de sentir al hermano de fe en la unidad profunda con el cuerpo místico y, por tanto como “uno que me pertenece”

3. Espiritualidad de la COMUNIÓN es capacidad de ver ante todo lo que hay de positivo en el otro para acogerlo y valorarlo como regalo de Dios: Un “don para mí”.

4. Espiritualidad de la COMUNIÓN es “saber dar espacio” al hermano, llevando mutuamente la carga de los otros (Gl.6,2) y rechazando las tensiones egoístas que continuamente nos asechan y engendran competitividad, ganas de hacer carrera, desconfianzas y envidias…”

5. La Espiritualidad de COMUNIÓN es un signo para el mundo y una fuerza atractiva que conduce a creer en Cristo.

6. La Espiritualidad de la COMUNIÓN, no destruye las diferencias sino que las une, conjugándolas y armonizándolas.

7. En La Espiritualidad de la COMUNIÓN el valor específico de la comunidad reside en que es y debe ser una mediación del encuentro con Dios, tan válida como la oración y los sacramentos.

8. La Espiritualidad de la COMUNIÓN tiene como desafío: “Hacer de la Iglesia la casa y la escuela de COMUNIÓN”.

9. La Espiritualidad de la COMUNIÓN favorece el intercambio de dones e incluso compartir los carismas con los laicos.

10. La Espiritualidad de la COMUNIÓN es una conquista diaria, marcada por el misterio pascual de Cristo.

Reflexión personal

¿Qué me impide ver a todos como hermanos?

¿Los siento como “uno que me pertenece” y por lo tanto alguien de quien debo hacerme cargo?

¿Recibo y valoro todo lo bueno que tienen los demás “como un don para mí”?

¿Cómo me intereso por los demás, superando todo egoísmo?

Reflexión en grupo

¿Por qué es del todo indispensable vivir en comunión para poder salvarnos?

¿Qué obstáculos nos están impidiendo lograr una sólida espiritualidad de la comunión?

¿Qué podemos hacer en nuestra comunidad parroquial para crecer cada día más en esta espiritualidad de la comunión?

¿Cómo podemos inculcar en nuestras familias esta espiritualidad de la comunión?

¿Qué influencia puede tener en la sociedad esta espiritualidad de la comunión?

Conclusión

“No nos hagamos ilusiones: sin este camino espiritual, de poco servirían los instrumentos externos de la comunión. Se convertirían en medios sin almas, máscaras de comunión más que sus modos de expresión y crecimiento” (Novo Millenio Ineunte 43).

Puedes leer: Cuatro bases de la espiritualidad cristiana, según el Papa Francisco