Comentario al Evangelio
rmb

¿Qué celebramos en la Solemnidad de Pentecostés?

Pentecostés, como la Pascua, es una fiesta que ya celebraban los hebreos en los tiempos de Jesús.
Solemnidad de Pentecostés.
Solemnidad de Pentecostés.

Evangelio (Jn 20, 19-23)

Al anochecer del Día de la Resurrección, estando cerradas las puertas de la casa donde se hallaban los discípulos, por miedo a los judíos, se presentó Jesús en medio de ellos y les dijo: “La paz esté con ustedes”. Dicho esto, les mostró las manos y el costado.

Cuando los discípulos vieron al Señor se llenaron de alegría. De nuevo les dijo Jesús: “La paz esté con ustedes. Como el Padre me ha enviado, así también los envío yo”. Después de decir esto, sopló sobre ellos y les dijo: “Reciban el Espíritu Santo. A los que les perdonen los pecados, les quedarán perdonados; y a los que no se los perdonen, les quedarán sin perdonar”.

Comentario al Evangelio

Pentecostés, como la Pascua, es una fiesta que ya celebraban los hebreos en los tiempos de Jesús. Siete semanas más un día (cincuenta días) después de la Pascua, presentaban a Dios dos panes hechos con el trigo recién cosechado.

Leer: ¿Por qué al Espíritu Santo se le representa con una paloma?

Esta “fiesta de la cosecha” recordaba el tiempo en que el pueblo de Dios vagaba por el desierto sin tener dónde sembrar ni qué cosechar. Dios les dio una tierra para que la sembraran. Imaginemos la alegría el día en que recogieron su primera cosecha en aquella tierra tantas veces prometida y otras tantas esperada. Por fin podían comer un pan sembrado, cosechado, molido, amasado y cocido por ellos mismos. ¡Ya eran libres!

La palabra “Pentecostés” significa en griego “cincuenta”, haciendo referencia al número de días transcurridos después de la Pascua. Esta fiesta adquirió un significado nuevo entre los cristianos, pues en una fiesta de Pentecostés descendió el Espíritu Santo sobre los apóstoles, Iglesia naciente, cuerpo de Cristo que recibe al Espíritu Santo para que lo anime. Pero Pentecostés no sólo es un recuerdo de aquel acontecimiento. Pentecostés sigue sucediendo hoy, porque ese Espíritu Santo que descendió sobre la primitiva Iglesia, Cuerpo Místico de Cristo, para servirle de alma y darle vida, sigue presente en la Iglesia actual. ¿Cómo lo hace?

En primer lugar, está presente en la Iglesia, dándole la unidad que Jesús pedía insistentemente al Padre para sus discípulos,  está iluminando al Papa y a los obispos, sucesores legítimos de los apóstoles, para guiar a la Iglesia, santificarla y enseñarla a conocer la doctrina de Jesús.

El Espíritu Santo también está presente santificando a la Iglesia, que es santa por su origen divino, por su fundador que es santo, pero que es pecadora por nosotros los humanos que la formamos. La presencia santificadora del Espíritu Santo se manifiesta en los frutos de salvación que se dan constantemente en la comunidad eclesial. La Iglesia Católica se goza, no en fabricar santos, sino en declarar que Dios se ha portado maravillosamente en la santidad de nuestros hermanos.

También está en ti porque lo recibiste en tu Bautismo y eres para Él como un templo; porque lo recibiste en tu Confirmación para hacerte fuerte en la fe, testigo y apóstol del Evangelio. Él ilumina tu mente y mueve tu corazón para vivir valientemente como Cristo nos enseñó.

Y se encuentra contigo cuando elevas tu alma en oración, cuando sientes hambre de hacer el bien y cuando lo haces, cuando te unes a los tuyos y a la comunidad parroquial, cuando lees la Santa Biblia en unión con la Iglesia que es su custodia, cuando profundizas en la doctrina cristiana, cuando te atreves a hablar de Jesús a los que no lo conocen.

Además, está asistiéndote con sus siete magníficos dones enriquecerán tu vida y, como fruto de ellos, vivirás en paz y lleno de gozo y alegría. Sus dones son: Sabiduría, Entendimiento, Consejo, Ciencia, Piedad, Fortaleza, Temor de Dios.

 

En este momento de crisis, Desde la fe necesita de tu ayuda para continuar nuestra tarea evangelizadora. Suscríbete desde 39 pesos al mes y accede a nuestra hemeroteca: revista.desdelafe.mx o para atención personalizada, envía un mensaje de WhatsApp al  +52 5573470775. Gracias por ayudarnos.

Comentarios