Ignatius Spencer, un familiar de la princesa Diana podría ser santo

La princesa Diana tiene un tatara tío abuelo que se convirtió al catolicismo; esta es la historia de Ignatius Spencer.
Ignatius Spencer es tatara tío abuelo de la Princesa Diana.
Ignatius Spencer es tatara tío abuelo de la Princesa Diana.

La Princesa Diana falleció hace 25 años, el 31 de agosto de 1997 , pero no es la única figura reconocida de la familia británica Spencer. Uno de sus antepasados va en camino a los altares, se trata del sacerdote católico Ignatius Spencer, actual Venerable y tatara tío abuelo de Diana Spencer. 

Ser Venerable es uno de los pasos el camino de la canonización, es decir, en llegar a ser santo. El siguiente es ser beato y para ello es indispensable la realización de un milagro atribuido a su intercesión.

De pastor a Padre

Ignatius Spencer nació en 1799. Originalmente era un Pastor Anglicano en la región de Althorp, Reino Unido, debido al Cisma (fragmentación de la Iglesia Católica tras la Reforma Protestante) en Europa del siglo XVI.

La familia Spencer era una de las más importantes de la aristocracia inglesa, e influyentes miembros de la Iglesia Anglicana; sin embargo, el antes pastor, optó por convertirse al catolicismo.

Puedes leer: Por su labor en la Sierra Tarahumara, este mexicano se volvió santo

Estudió teología antes de convertirse en sacerdote anglicano. Incursionó en las doctrinas de todas las corrientes protestantes, pero no se sentía convencido de que alguna lograra justificar los principios que fundamentan la Reforma. Se acercó a los Padres de la Iglesia y se convirtió a los 31 años.

Se cuenta que en su época como pastor, visitaba a feligreses enfermos y moribundos: distribuía comida, ropa y dinero a los pobres. Al sentirse atraído por la vida comunitaria y contemplativa, fue bien recibido en la congregación de los Pasionistas en Roma, el año de 1847.

Pronto se haría reconocido por sus empeños ecuménicos para lograr la unidad cristiana, incluso propuso una cruzada de oración por la conversión de Inglaterra, precursora de la Semana de Oración por la Unidad de los Cristianos. 

Una muerte discreta

El Venerable Ignatius Spencer murió de un síncope (ataque cardiaco) al regresar de un viaje de misiones cerca de Edimburgo, Escocia. Se encontraba solo y austero, sólo portaba en el pecho una cruz que formaba parte del hábito Pasionista.

Su causa de canonización fue iniciada en 1973. Y en febrero de 2021, el Papa Francisco reconoció sus virtudes heroícas, con lo que se volvió Venerable.

 

Puedes leer: El sacerdote mexicano que fundó una congregación y podría ser santo

Compartir