Así prepara el Papa Francisco el gran Jubileo del 2025

El último Jubileo ordinario lo encabezó san Juan Pablo II en el 2000; ahora el Papa Francisco dio los primeros pasos en la organización rumbo al 2025.
El Papa Francisco saluda a los fieles reunidos en la plaza de san Pedro durante el Ángelus. Foto: Vatican Media.
El Papa Francisco saluda a los fieles reunidos en la plaza de san Pedro durante el Ángelus. Foto: Vatican Media.

El Papa Francisco ya piensa en el Jubileo de la Iglesia del 2025, y por ello pidió al Consejo Pontificio para la Promoción de la Nueva Evangelización que comience a programar todos los detalles de este magno evento religioso.

Este será el segundo jubileo al que convoca el Papa Francisco, ya que el primero -que tuvo carácter de extraordinario- estuvo dedicado a la Misericordia Divina mediante la Bula Misericordiae Vultus, y tuvo lugar del 29 de noviembre de 2015 al 20 de noviembre de 2016 en todo el mundo.

El Jubileo del 2025 será ordinario, pues la Iglesia contempla que este evento se realice cada 25 años.

Te puede interesar: 12 frases contundentes del Papa Francisco en 2021, una por mes

Para su preparación, el Santo Padre ya se reunió como el nuevo alcalde de Roma, Roberto Gualtieri, dado que entre los temas que se consideran en la organización está, por ejemplo, el hospedaje para la multitud de peregrinos que acuden a la Ciudad Eterna, y por supuesto, el tema sanitario.

Origen de los Jubileos en la Iglesia

La historia de los jubileos nos remonta al pueblo de Israel, cuando los judíos conmemoraban el fin de su esclavitud en Egipto, y en este festejo anual se hacía sonar el jobel, un instrumento musical hecho con el cuerno de un carnero. En los jubileos se daba libertad a los esclavos.

El primer jubileo de la Iglesia data del año 1300 y fue convocado por el papa Bonifacio VIII. La idea inicial es que se realizaran cada 100 años, pero luego se redujo a 33 años, recordando la edad de Cristo. Fue en 1450 cuando se fijó a 25 años para que cada generación tuviera la oportunidad de participar en al menos un jubileo en la vida.

Te puede interesar: Los tres consejos del Papa Francisco para las familias con problemas

El último jubileo ordinario lo encabezó San Juan Pablo II en el año 2000, y lo convocó con la Bula Incarnationis Mysterium.

Al inaugurarse los jubileos se acostumbra abrir las Puertas Santas de las cuatro grandes basílicas de Roma: San Pedro, San Pablo Extramuros, San Juan de Letrán y Santa María la Mayor, pero en todas las diócesis del mundo también se abren las puertas de las catedrales y principales santuarios.

De momento no se ha fijado un tema específico para esta celebración, pero en el caso del Jubileo del año 2000, llamado de la Encarnación, los tres años previos estuvieron dedicados a Dios Padre, Dios Hijo y Dios Espíritu Santo.

 

 

Compartir




Publicidad