Sabías que
rmb

10 oraciones cortas para bendecir los alimentos

Estas son 10 oraciones para bendecir los alimentos y agradecer a Dios por lo recibido en la mesa.
Hacer oración para bendecir los alimentos.
Hacer oración para bendecir los alimentos.

Hacer oración para bendecir los alimentos es una manera de agradecer a Dios por lo recibido en la mesa. De acuerdo con el sacerdote emérito Sergio Román del Real, la bendición “hace de nuestra humilde comida un acto de alabanza a Dios, que es nuestro Padre providente y generoso”.

También señala que, muchas familias acostumbran pedir por los que no tienen pan, y eso nos hace conscientes del hambre del mundo y apreciar “el pan nuestro de cada día”.

Lee: 3 oraciones de la noche, para terminar el día con Dios

Estas son 10 oraciones breves para bendecir los alimentos, inspiradas en algunos pasajes de la Biblia.

Bendecir los alimentos es una manera de dar gracias a Dios. Foto: Especial

Bendecir los alimentos es una manera de dar gracias a Dios. Foto: Especial

1.- Uno con Cristo

“Cuando comemos del pan que partimos, nos hacemos uno con Cristo en su cuerpo” ( 1 Corintios 10, 16)

Señor Jesucristo, al comer hoy nuestro pan, ayúdanos a vivir en comunión fraternal, reconociendo Tu presencia y Tu amor entre nosotros. Amén.

2.- Fruto de la tierra

“Dios dijo: Que produzca la tierra toda clase de plantas, hierbas que den semillas y árboles que den fruto. Y así fue” (Génesis 1, 11)

Señor, estamos unidos en tu nombre para compartir el pan. Ayúdanos a vivir con sencillez y humildad en nuestro hogar. Amén.

3.- El Señor nos alimenta

“Les dijo Jesús: Vengan y coma. Y ninguno de los discípulos se atrevía a preguntarle: ¿Tú, quién eres? sabiendo que era el Señor. Jesús se acercó, tomó en sus manos el pan y se lo dio a ellos. Y lo mismo hizo con el pescado” (Juan 21, 12-13)

Señor Jesús, tú vives resucitado entre nosotros. Muchas veces nuestros ojos no te ven, pero al compartir el pan percibimos tu presencia. bendice Señor y alimenta nuestros trabajos. Amén.

4.- Partir el pan

“Ellos contaron lo que les había pasado por el camino y cómo lo reconocieron al partir el pan” (Lucas 24, 35)

Señor, queremos reconocer tu presencia de resucitado en esta mesa. Ven a comer y a beber junto con nosotros. Amén.

5.- Recibir a Jesús

“Cuando Jesús pasaba por allí, miró hacia arriba y le dijo: ¡Zaqueo, baja enseguida!, porque hoy tengo que darme en tu casa. Zaqueo bajó rápidamente, y con gusto recibió a Jesús” (Lucas 19, 5-6)

Señor Jesús, eres un invitado permanente a nuestra casa, ven todos los días a compartir nuestra comida y alimenta nuestra fe. Con gusto te recibimos entre nosotros. Amén.

La multiplicación de los panes y los peces. Foto: Especial

La multiplicación de los panes y los peces. Foto: Especial

6.- El pan de cada día

“Danos hoy nuestro pan de cada día y perdona nuestras ofensas así como nosotros perdonamos a los que nos ofenden” (Mateo 6, 11-12)

¡Gracias Señor porque nos permites compartir el pan que nos das todos los días!! Danos también el amor para perdonarnos mutuamente. Amén.

7.- Hambre del Señor

Vienen días, dice Yavé, en que mandaré yo sobre la tierra hambre, no hambre de pan ni sed de agua, sino de oír la palabra de Yavé (Amos 8,11) 

Padre Santo, danos hambre de oír tu palabra para sentir esperanza en nuestra vida. Danos sed de Ti para servir a nuestros hermanos. Bendice nuestra convivencia familiar. Amén.

8.- Compartir el pan

“Dichosos los criados a quienes al llegar su amo los encuentre despiertos. Les aseguro que el amo mismo los hará sentarse a la mesa y se dispondrá a servirles comida”. (Lucas 12, 37).

Señor Jesucristo, queremos permanecer despiertos para acoger gozosos tu visita. ¡Gracias por ser Tú el servidor de nuestra mesa! Bendice el pan que hoy vamos a tomar. Amén.

9.- Ganarse el pan

“Ganarás el pan con el sudor de tu frente, hasta que vuelvas a la tierra, de la cual fuiste formado”. (Génesis 3, 19).

¡Te alabamos Señor, por ayudarnos a ganar el pan de cada día! Enséñanos a compartir el amor u el alimento con los que no lo tienen. Amén.

10.- Fruto del trabajo

“No hay cosa mejor para el hombre que comer y beber, y gozar del fruto de su trabajo. He visto que esto también procede de la mano de Dios”. (Eclesiastés 2, 24).

Señor, nos has dado la comida y la bebida, fruto de nuestro trabajo. Y te damos gracias porque todo esto que recibimos viene de Ti. ¡Bendito seas, Señor! Amén.

Lee: ¿Cómo dar gracias a Dios por los alimentos?

 

¿Ya conoces nuestra revista semanal? Al adquirir un ejemplar o suscribirte nos ayudas a continuar nuestra labor evangelizadora en este periodo de crisis. Visita revista.desdelafe.mx  o envía un WhatsApp al +52 55-7347-0775

 

Comentarios