No teman amar para toda la vida, y otros consejos del Papa a los jóvenes

Durante su visita apostólica a Eslovaquia, el Papa Francisco tuvo un encuentro con jóvenes, a quienes les ofreció una serie de consejos.
El Papa Francisco se reunió con los jóvenes de Eslovaquia y les dio varios consejos. Foto: Vatican Media
El Papa Francisco se reunió con los jóvenes de Eslovaquia y les dio varios consejos. Foto: Vatican Media

El Papa Francisco ofreció una serie de valiosos consejos a los jóvenes de Eslovaquia, con quienes se reunió este 14 de septiembre de 2021 en el Estadio Lokomotiva de Košice.

Leer: Papa Francisco en Eslovaquia: La Iglesia debe ser humilde como Jesús

1. No tengan miedo de amar para toda la vida

Cuando los jóvenes Peter y Zuzka le pidieron al Papa Francisco que les diera consejo sobre el amor en pareja, el Pontífice respondió que debemos tener la valentía de amar hasta las últimas consecuencias, como lo hizo Jesús.


Leer: 5 claves del Papa Francisco para un noviazgo cristiano

Sueñen sin miedo de formar una familia, de procrear y educar unos hijos, de pasar una vida compartiendo todo con otra persona, sin avergonzarse de las propias fragilidades, porque está él, o ella, que los acoge y los ama, que te ama, así como eres”, dijo el Papa.

“El amor es el sueño más grande de la vida, pero no es un sueño de bajo costo. La verdadera originalidad hoy, la verdadera revolución es rebelarse contra la cultura de lo provisorio, es ir más allá del instinto y del instante, es amar para toda la vida y con todo nuestro ser“.

Frase del Papa Francisco en Eslovaquia.

Frase del Papa Francisco en Eslovaquia.

2. No se olviden de sus raíces

El Papa también advirtió del peligro de “vivir de prisa” y acostumbrarnos a la accesibilidad del internet. ¿La solución? Reconectarnos con nuestras raíces.

Leer: Por qué no deberías ‘ahorrar tiempo’ en tu vida de fe

“Los padres y sobre todo los abuelos, les han preparado el terreno. Rieguen las raíces, vayan a ver a sus abuelos, les hará bien; háganles preguntas, dediquen tiempo a escuchar sus historias. Hoy se corre el peligro de crecer desarraigados, porque tendemos a correr, a hacerlo todo de prisa”, dijo el Papa.

3. No se dejen aprisionar por la tristeza

El Papa también advirtió a los jóvenes de “la enfermedad del pesimismo”, que envejece por dentro, incluso a los más jóvenes.

No se dejen aprisionar por la tristeza o el desánimo resignado de quien dice que nunca cambiará nada. Si se cree en esto uno se enferma de pesimismo. Se envejece por dentro. Y se envejece siendo jóvenes”.

Advirtió que hoy existen “fuerzas disgregadoras”, personas que culpan a todos y todo y se convierten en “amplificadores de negatividad” y “profesionales de las quejas”.

“No los escuchen, porque la queja y el pesimismo no son cristianos, el Señor detesta la tristeza y el victimismo. No estamos hechos para ir mirando el piso, sino para elevar los ojos y contemplar el cielo”, recomendó el Papa.

4. Atesoren la paz y el perdón

La joven eslovena Petra le preguntó al Papa ¿cómo puede un joven superar los obstáculos del camino hacia la misericordia de Dios? Para responder a esto, el Santo Padre hizo una reflexión en torno al Sacramento de la Reconciliación.

“Si yo les pregunto: ¿En qué piensan cuando van a confesarse?, estoy casi seguro de la respuesta: En los pecados. Pero —les pregunto—, ¿los pecados son verdaderamente el centro de la confesión? Les doy un pequeño consejo: después de cada confesión, quédense un momento recordando el perdón que han recibido”, dijo el Papa.

Por ello, el Papa Francisco recomendó atesorar esa paz en el corazón, pues lo importante de este sacramento no son los pecados, sino el perdón que Dios nos regala.

El Sacramento de la Reconciliación o Confesión.

El Sacramento de la Reconciliación o Confesión.

“Y cuando vuelvan a confesarse, recuerden: voy a recibir una vez más ese abrazo que me hizo tanto bien. No voy a un juez a ajustar cuentas, voy a encontrarme con Jesús que me ama y me cura. Demos a Dios el primer lugar en la confesión”.

5. Déjense abrazar

El Papa finalizó con un consejo que ha reiterado en otras ocasiones: no tengan miedo de abrazar la cruz. Sin embargo, se detuvo un momento para reflexionar en torno a qué significa abrazar.

“Abrazar: es un hermoso verbo. Abrazar ayuda a vencer el miedo. Cuando somos abrazados recuperamos la confianza en nosotros mismos y en la vida. Entonces dejémonos abrazar por Jesús”, dijo el Papa.

“Porque cuando abrazamos a Jesús volvemos a abrazar la esperanza. La cruz no se puede abrazar sola, el dolor no salva a nadie. Es el amor el que transforma el dolor. Por eso, la cruz se abraza con Jesús, ¡nunca solos! Si se abraza a Jesús renace la alegría. Y la alegría de Jesús, en el dolor, se transforma en paz. Les deseo esta alegría, más fuerte que cualquier otra cosa”.

Con información de Vatican News

Comentarios