La voz del Papa
rmb

“Hablar con él fue como una caricia”, la llamada del Papa a una madre

La señora Cinzia Desiati perdió a su hijo Fabrizio en un accidente de tránsito en octubre de 2019. Hace unos días, el Papa Francisco le llamó por teléfono. Esta es la historia.
El Papa Francisco. Foto Vatican Media
El Papa Francisco. Foto Vatican Media

Una de las particularidades del papado de Francisco han sido las innumerables llamadas telefónicas que ha hecho por sorpresa a fieles católicos de todo el mundo.

La última de ellas la hizo a la señora Cinzia Desiati, madre del joven Fabrizio Di Bitetto, de 21 años, quien falleció en octubre pasado en un accidente automovilístico.

Leer: “Hagan amigos”, la visita sorpresa del Papa Francisco a un grupo de niños

“Eran las 4:20 pem cuando sonó el celular el domingo por la tarde. Número desconocido. Había estado recibiendo esta llamada durante días, pero nunca respondí a tiempo. Intrigada, respondí de inmediato y, por otro lado, una voz muy dulce me dijo: ‘Hola, ¿es la Sra. Cinzia? Soy el papa Francisco‘, recordó la señora en una entrevista exclusiva con el medio católico italiano Interris.

Al principio, pensó que era una broma, pero el Papa Francisco la tranquilizó rápidamente, diciéndole que todos pensaban lo mismo cuando recibían su llamada.

Semanas después del accidente de Fabrizio, la señora Cinzia decidió escribir al Papa, contándole todo lo que tenía en su corazón y le dijo que le gustaría hablar con él, dejándole todos sus datos.

Leer: La carta del Papa Francisco a Benedicto XVI por la muerte de su hermano

“’Tengo la foto de Fabrizio frente a mí’, me dijo el Santo Padre, y en ese momento me tranquilicé. ‘¿Cómo estás? ¿Y cómo está tu esposo?’. Hablamos de Fabrizio y él me dijo que estas desgracias no deberían suceder”, agregó.  También hablaron de cómo su esposo había perdido la fe tras la pérdida de Fabrizio, y el Papa le explicó que era comprensible y prometió sus oraciones. También le dijo que, cuando fuera posible, se reuniría con él.

“Cuando cerré la llamada sonreí, finalmente una señal de serenidad en mi rostro. El papa Francisco me dio alegría. Hablar con él fue una caricia, como si Fabrizio lo hubiera logrado. Sentí una sensación hermosa, me hizo devolver una sonrisa a mis labios que no había sentido desde el 4 de octubre “, dijo a InTerris.

Comentarios