Iglesia en México

“Nuestro interés no era político, sino profético”

Desde la fe nació como un esfuerzo de un grupo de laicos y se convirtió en el órgano oficial de la Arquidiócesis.
El semanario Desde la fe cumple 22 años.
El semanario Desde la fe cumple 22 años.

El éxito de Desde la fe, en sus 22 años de historia, ha tenido tres ingredientes fundamentales: contenidos de calidad, una gran distribución y su influyente artículo editorial, consideró el padre Hugo Valdemar Romero, quien durante 15 años fue director de la Oficina de Comunicación Social de la Arquidiócesis de México y Presidente del Consejo Editorial de la publicación.

En entrevista, el ex vocero del cardenal Norberto Rivera Carrera explicó que el semanario no nació como el órgano oficial arquidiocesano, sino como el esfuerzo de un grupo de laicos para llegar a un público distinto al que asiste a la Iglesia todos los domingos.

“La Arquidiócesis tenía entonces un periódico semanal que se llamaba Nuevo Criterio (…) pero el cardenal Rivera quería un encarte en un periódico externo que pudiera llegar a los que no fueran a las iglesias, y así surgió Desde la fe”.

Para lograr este cometido fue fundamental el apoyo de don Mario Vázquez Raña (Q.E.P.D.), propietario de la Organización Editorial Mexicana, en cuyos diarios se encartó todos los domingos. “Resultó un buen maridaje entre un suplemento y un periódico normal”.

Cuando el padre Hugo se integró al equipo del Cardenal Rivera, en abril del 2003, Nuevo Criterio prácticamente había desaparecido, por lo que le propuso convertir a Desde la fe en el medio de comunicación de la Arquidiócesis, lo que implicaba distribuirlo en todas las parroquias.  Esto se logró en 2004.

Leer: Evangelizar es comunicar

Lo primero que hizo fue reforzar los contenidos, con temas de formación e información, con colaboradores que utilizaran un lenguaje fresco y no clerical.

En poco tiempo, Vázquez Raña accedió a aumentar la distribución del encarte, con lo que, en algún momento, se llegaron a imprimir hasta 650 mil ejemplares cada semana.

Bajo la dirección del padre Valdemar, Desde la fe posicionó su Editorial como un referente de denuncia social, que era retomado cada semana por los principales medios de comunicación del país.

Leer: Seremos colaboradres, pero no cómplices

“El interés no era político, aunque inevitablemente se volvía político. El interés era profético; el profeta no es el adivino, es el que anuncia y denuncia. Cuando veíamos situaciones de injusticia se denunciaban esas situaciones (…) y vaya que causaba impacto”.

Bajo la batuta del padre Valdemar, Desde la fe recibió diferentes reconocimientos: del Cardenal Tarcisio Bertone, de la Conferencia Episcopal Alemana y del Episcopado Mexicano, entre otros.

“En varias ocasiones, la Asamblea Legislativa del Distrito Federal llevó al pleno el tema de Desde la fe para exigir su desaparición. No faltaron las demandas en mi contra y en no pocas ocasiones el Cardenal Rivera recibió llamadas de políticos para intentar frenar las denuncias proféticas que hacíamos en el semanario. Pero él siempre fue muy respetuoso de la línea editorial y recibimos todo su apoyo”.

Actualmente Desde la fe se encarta eventualmente en El Sol de México, aunque con un nuevo formato, adaptándose a los nuevos retos que representa la sociedad actual. ¿Qué opina el padre Hugo frente a estos cambios?

“La Iglesia siempre debe responder a los retos que se le presentan, no puede estar estática (…) A nosotros nos tocó un ámbito más de guerra, de confrontación, pero fueron otros momentos”, puntualizó el también canónigo de la Catedral.

Te puede interesar: Sobre el relanzamiento de ‘Desde la fe’