Iglesia en México

La CEM pide a AMLO dar prioridad a los más pobres

La Iglesia en México se dijo dispuesta a colaborar en favor de los más pobres, de los refugiados y los jóvenes.
Monseñor Rogelio Cabrera, presidente de la Conferencia del Episcopado Mexicano. Foto: CEM
Monseñor Rogelio Cabrera, presidente de la Conferencia del Episcopado Mexicano. Foto: CEM

A un año de su elección, la Conferencia del Episcopado Mexicano pidió al presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, que mantenga vigente su premisa de “primero los pobres” y atienda las necesidades urgentes de los más desfavorecidos del país.

Leer: Pide CEM a la 4T cambio de estrategia en favor de migrantes

En un mensaje a medios de comunicación el presidente de la CEM, Rogelio Cabrera López, reiteró la disposición de la Iglesia en México a colaborar con el nuevo gobierno en beneficio de la población.

“Nosotros felicitamos al presidente de la República, como Iglesia rezamos mucho por él. En aquellas situaciones en las que tenemos parte como jerarquía o como pueblo católico estamos dispuestos a colaborar, siempre en favor de los migrantes, en favor de los jóvenes”.

“México no podrá ser mejor si no arregla los problemas de los últimos, de los excluidos, de los que no han tenido oportunidad ni de educación, ni de trabajo, ni de salud”.

El también Arzobispo de Monterrey pidió al presidente López Obrador que gobierne para quienes votaron por él, pero también para sus opositores.

“Al presidente de la República una palabra de ánimo, una palabra de apoyo, pero también pedimos para que él pueda corresponder a todo este cariño que le ha mostrado gran parte de la población, pero también tiene que aportar a todos aquellos que se mantienen escépticos sobre su manera de gobernar”.

Por último, Cabrera López aseguró que la Iglesia seguirá trabajando en lo que le corresponde para combatir la desigualdad y la violencia.

“La Iglesia Católica tiene que acelerar su proceso de evangelización, tiene que acelerar su proceso de evangelización y tiene que convencer a los jóvenes del respeto a la ley de Dios (…) eso es lo que establece una buena sociedad y hace de nosotros muy buenos ciudadanos”.

Leer: México no puede convertirse en un muro