Oración a San Charbel por la paz en México

Esta es la oración que se rezará durante 9 días en todas las iglesias maronitas del país para pedir a San Charbel por la paz en México.
San Charbel es el patrono de los que sufren en cuerpo y alma.
San Charbel es el patrono de los que sufren en cuerpo y alma.

La Iglesia Maronita en México se ha sumado a la Jornada de Oración por la Paz a la que convocó la Conferencia del Episcopado Mexicano, y lo ha hecho a través de un novenario a San Charbel.

Te compartimos la oración que estarán rezando en todas las iglesias maronitas del país durante las Eucaristías. ¡Tú puedes hacerla también en casa, del 8 al 16 de julio!

Oración:

+ Gloria al Padre, + al Hijo y + al Espíritu Santo. Amén

Señor Dios, a ti eternamente los ángeles te adoran y sirven, la multitud de los santos y elegidos viven proclamando tu santidad y grandeza. En medio de estas grandes alabanzas, unimos nuestras voces, nosotros, tu Iglesia, que no puede hacer otra cosa mejor en los tiempos adversos que suplicarte.

Míranos con toda tu bondad y tu ternura, y auxílianos con tu presencia, ya que sin ti estamos perdidos. Apiádate de tus hijos los que han endurecido su corazón como Caín, y llámalos a ti, con tu paterna voz y reintégralos en tu familia santa.

No olvides a los que desesperados están por sus desaparecidos, consuela a los tristes que lloran alguna perdida de un ser querido a causa de la violencia. Sana a los enfermos con tu bendición, devuelve también la salud interior a los que cargan heridas emocionales.

Por tu siervo y fiel amigo, san Chárbel, quien durante su vida vivió como una ofrenda pura y silenciosa en el Líbano, escúchanos. Él se configuró con tu Hijo, el Eterno Sacerdote, lo imitó en su vida oferente, por su santidad hazte presto a escucharnos en nuestros momento de desesperación y danos tu Espíritu de Paz, haciéndolo que habite entre nosotros. Que por la intercesión de san Chárbel, el Enemigo, sembrador de discordias entre hermanos, huya de nuestra nación, y la Cruz de Salvación vuelva ser sembrada en las familias.

A ti, Señor Eterno, te agradecemos todos los beneficios que derramas sobre nosotros, desde tus providentes manos. Amién.

Santo Dios, Santo Fuerte, Santo Inmortal. Ten piedad de nosotros.

Te puede interesar: Maronitas reúnen los himnos a San Charbel en este álbum

Compartir