El adiós al Card. Lozano a los pies de la Virgen de Guadalupe

Las palabras de sus sobrinos y los aplausos al cardenal Lozano hicieron muy emotiva la Misa de exequias en la Basílica de Guadalupe.
Misa de exequias del Card. Javier Lozano Barragán en la Basílica de Guadalupe. Fotos: INBG
Misa de exequias del Card. Javier Lozano Barragán en la Basílica de Guadalupe. Fotos: INBG

Nueve días después de que falleciera en la ciudad de Roma, Italia, por fin este viernes 29 de abril, el cuerpo del cardenal mexicano Javier Lozano Barragán llegó a la Insigne y Nacional Basílica de Guadalupe, en medio de aplausos.

El lunes 25 de abril tuvo lugar una Misa de exequias en El Vaticano, presidida por el cardenal Giovanni Battista Re, decano del Colegio Cardenalicio, y al final de la celebración eucarística, el Santo Padre Francisco presidió el rito de la Ultima Commendatio y la Valedictio.

Te puede interesar: El sentido mensaje del Papa por la muerte de su amigo el Card. Lozano




Se tenía previsto que la Misa de exequias a los pies de la Morenita del Tepeyac se celebraría el 27 de abril, pero debido a una demora en el traslado de los restos mortales, fue necesario posponer la celebración un par de días.

Este viernes, en la Basílica de Guadalupe, la Eucaristía fue presidida por el cardenal Carlos Aguiar Retes, arzobispo de México, y concelebrada por el arzobispo emérito, el cardenal Norberto Rivera Carrera, algunos obispos mexicanos, los obispos auxiliares de la Arquidiócesis Primada y  los venerables Cabildos de Guadalupe y Metropolitano.

El recuerdo de un gran tío

En la homilía, que fue pronunciada por el sobrino del cardenal Javier Lozano, el padre Álvaro Lozano Platonoff, Vicario de Pastoral de la Arquidiócesis de México, recordó que cada vez que el cardenal venía a su natal México -pues el radicaba en Roma donde ocupó un alto cargo en la curia romana- lo primero que hacía era visitar el santuario guadalupano.

¿Que hacía el cardenal mexicano cuando visita a la Morenita? en primer lugar le daba gracias -reflexionó el p. Álvaro Lozano– pero seguramente también pedía por su familia, por la Iglesia “para que obispos y sacerdotes estuvieran siempre dispuestos a servir a Dios”, y por la conversión de todo el pueblo.

El cardenal Barragán –dijo– solía decir que primero está la obediencia a Dios antes que a los hombres. Era un apasionado de la verdad.

Recordó que en la Arquidiócesis de México prestó sus servicios como obispo auxiliar en la III Vicaría Episcopal, donde le gustaba convivir con los sacerdotes y los fieles; los exhortaba a trabajar con alegría, e incluso, a hacer deporte. “Él no se cansaba de celebrar Misas.”

Te puede interesar: El Cardenal Lozano Barragán celebra Misa por sus 40 años como obispo

El sobrino del cardenal Lozano Barragán hizo referencia a su habilidad teológica, y repetía con frecuencia las palabras de San Pablo: “Dios vive en mí”.

Por su parte, otra sobrina del señor Cardenal, Rosisel Flores Lozano, agradeció a Dios por el don de la vida de su tío, quien siempre infundió a su familia mensajes de fe con alegría, amor y entrega.

Lo recordó como un hombre de fe, tenaz, defensor de sus principios, alegre, que con el ejemplo de vida se ganó el título de Su Eminencia, y también le agradeció que le permitiera llamar solo como tío.

Asimismo, agradeció a “sus ángeles”, Maru y Estela, las religiosas que cuidaron de él durante muchos años, a quienes reconoció su entrega y respeto.

El Cardenal Javier Lozano Barragán será sepultado en los próximos días en Zamora, Michoacán.