Arzobispo Aguiar: Seamos pastores de nuestros hermanos

El Arzobispo pidió orar desde casa por las vocaciones y reflexionar sobre la importancia de dar la mano a quien lo necesite.
Misa dominical en la Basílica de Guadalupe. Foto: INBG/Cortesía.
Misa dominical en la Basílica de Guadalupe. Foto: INBG/Cortesía.

Durante la Misa en este IV Domingo de Pascua en la Basílica de Guadalupe, el Arzobispo Primado de México, Carlos Aguiar Retes, reflexionó sobre la importancia de que cada persona descubra su vocación como pastores, como acompañantes en el camino de los demás.

En el domingo en que meditamos sobre Jesucristo, el Buen Pastor, el Arzobispo Primado de México preguntó, “¿Quién es mi pastor en la vida diaria?”.

“El ejercicio de Buen Pastor inicia en la familia; papá y mamá son los primeros pastores que acompañan a sus hijos en el camino de la vida, y a falta de ellos, los sustituyen los hermanos mayores u otros familiares cercanos. Luego viene los maestros, los profesionales desde sus propias competencias, los empresarios para acompañar a sus empleados, los líderes sociales y políticos para promover el bien común”.


Puedes leer: “Hacer oración por las vocaciones es orar por todos”, dice el Cardenal Aguiar

Por ello es muy importante descubrir nuestra vocación común a ser buenos pastores, a guiar también a nuestros hermanos, “todos necesitamos a alguien que nos guíe, y luego, aprender para dar la mano a quien lo necesite”.

El Arzobispo Primado de México recordó que la “misión de Jesús es ofrecer vida y vida en abundancia” y para ello Jesús utilizó el ejemplo del Buen Pastor que sabe cuidar a sus ovejas. “Y, ¿quién es un buen pastor? El que conoce a cada una por su nombre, con sus cualidades y características”, explicó.

Y Jesús cuida a sus ovejas durante el día –los buenos momentos- y las resguarda durante las noches –ocasiones en que hay diversos problemas-.

Abrazar la vocación

Este domingo 3 de mayo es la 57 Jornada Mundial por las Vocaciones, en la que los creyentes están llamados a orar por el surgimiento cada vez mayor de vocaciones a la vida presbiteral o consagrada.

Puedes leer: 3 sencillas maneras de pedir a Dios por las vocaciones

En este día, el Arzobispo hizo énfasis en la necesidad que cada persona tiene de abrazar su vocación, para ello citó el mensaje del Papa Francisco con motivo de esta 57 Jornada.

Lo que a menudo nos impide caminar, crecer, escoger el camino que el Señor nos señala son los fantasmas que se agitan en nuestro corazón. Cuando estamos llamados a dejar nuestra orilla segura y abrazar un estado de vida —como el matrimonio, el orden sacerdotal, la vida consagrada—, la primera reacción la representa frecuentemente el “fantasma de la incredulidad”: No es posible que esta vocación sea para mí; ¿será realmente el camino acertado? ¿El Señor me pide esto justo a mí?

Ante estas decisiones la comunidad puede abrazar e impulsar a los jóvenes a comprometerse con el camino de su vocación, hacerles ver que todos somos hermanos de una gran familia: la familia guadalupana, la familia cristiana, la familia parroquial y diocesana, la familia de Dios Padre, Creador del Género Humano y de nuestra Casa Común, explicó.

Orar desde casa

El Arzobispo pidió promover la oración por las vocaciones, para que surjan de manera abundante.

“Quiero recomendarles quedarse en casa”, recordó el Arzobispo, medida a la que llaman las autoridades de salud pública debido a la pandemia de coronavirus COVID-19, “quédense en casa y ahí oren por las vocaciones”, dijo.

Al término de la Misa envío un mensaje particular a todos los grupos vocacionales de la Arquidiócesis de México, quienes estuvieron representados por el padre Rubén Alanís.

¿Ya conoces nuestra nueva revista digital y la biblioteca de Desde la fe? ¡Suscríbete en este enlace!