Iglesia en México
rmb

Arquidiócesis de México reparte despensas a sacerdotes y religiosas

Cada jueves reparten 900 despensas, destinadas a sacerdotes de las 7 zonas pastorales, a 14 conventos, así como para las diócesis de Iztapalapa y Xochimilco.
Debido a la situación apremiante originada por la pandemia, la Vicaría de Laicos de la Arquidiócesis de México comenzó a repartir despensas a sacerdotes y religiosas. Foto: Javier Juárez/APM
Debido a la situación apremiante originada por la pandemia, la Vicaría de Laicos de la Arquidiócesis de México comenzó a repartir despensas a sacerdotes y religiosas. Foto: Javier Juárez/APM

Con el propósito de sortear las dificultades que ha traído la pandemia de COVID-19, la Arquidiócesis Primada de México repartió despensas a sacerdotes, religiosas y personas necesitadas de alimento.

Lee: Jóvenes de Corazón contento reparten despensas a comerciantes

En punto de las 7:30 de la mañana, camiones repartidores dejaron decenas de cajas con alimentos no perecederos en el estacionamiento de la Parroquia de San Jacinto, sede de esta iniciativa que tuvo su origen en la Vicaría de Laicos, coordinada por el Pbro. Horacio Palacios.

En ese templo, ubicado en el corazón de San Ángel, sacerdotes, voluntarios y laicos por igual, ayudan a repartir, cada jueves, 900 despensas que serán entregadas a sacerdotes de las siete vicarías, a 14 conventos, y además, 100 despensas a la diócesis de Iztapalapa y un número igual en la diócesis de Xochimilco.

Padre Horacio Palacios, coordinador de la Vicaría de Laicos de la Arquidiócesis de México. Foto: Cortesía P. Horacio Palacios

Padre Horacio Palacios, coordinador de la Vicaría de Laicos de la Arquidiócesis de México. Foto: Cortesía P. Horacio Palacios

¿Cómo surgió la iniciativa?

“A finales de marzo, cuando cerraron las parroquias proyectamos que esto generaría un problema de alimento para los sacerdotes, así que comenzamos una gran organización para recaudar despensas y sobrellevar el confinamiento. De inmediato contactamos al Padre Ángel Lorente, que consiguió donativos en especie con Alsea, Grupo México, Bimbo y Grupo San Miguel; también hubo la ayuda de familias bienhechoras que aportaron otros víveres, los cuales hacen la despensa más completa”, detalló el vicario episcopal a Desde la fe.

Al mismo tiempo, la necesidad de alimento también se hacía presente con las hermanas religiosas y los fieles. Para dar salida a esa problemática, el vicario de laicos recurrió al Padre Óscar Arias, encargado de Cáritas en México, pusieron manos a la obra y a la fecha suman más de 140 mil despensas repartidas a familias.

Lee: COVID-19: Alimento Para Todos I.A.P ha beneficiado a 91,000 personas

“También a principios de marzo comenzamos a apoyar a Corazón Contento, una iniciativa de un grupo de jóvenes para recaudar fondos y donar despensas a los comerciantes del centro, quienes vieron afectados sus ingresos por la pandemia. Durante marzo, abril y mayo se repartieron quincenalmente a las personas de la IV zona pastoral, y desde junio, esta iniciativa se ha enfocado a otras zonas que también necesitan los alimentos”, detalló el Padre Horacio.

Asimismo, resalta el presbítero, junto con la Compañía de María, consiguieron la donación de cubrebocas y trajes COVID completos para los sacerdotes cuando acompañan a los enfermos de coronavirus.

Sacerdotes de la IV vicaría colaborando para transportar las despensas. Foto: Cortesía P. Horacio Palacios/APM

Sacerdotes de la IV zona pastoral colaborando para transportar las despensas. Foto: Cortesía P. Horacio Palacios/APM

Muchos sacerdotes y laicos estamos trabajando para que ningún sacerdote, religioso o fiel pase carencias alimentarias. Esta pandemia me ha dejado mucha enseñanza, sobre todo que ahora entiendo en hacer y el quehacer de la vicaría de laicos, veo que la acción sociocaritativa fluye a través de nosotros. El cariño y el apoyo que hemos recibido es maravilloso y es algo que debemos aprovechar y agradecer”, detalla.

“Por otro lado, en los sacerdotes he podido ver el rostro de la necesidad, pero también el de la gratitud que nos humaniza. La solidaridad se ha hecho muy evidente, porque los padres se han volcado para repartir las despensas a otros hermanos sacerdotes. Realmente esta pandemia nos humanizó y ha reforzado la solidaridad entre nosotros”, afirma el Padre Palacios.

El Padre Miguel Ángel Lorente se encarga de la organización y el reparto de las despensas a los sacerdotes y las religiosas de la APM. Foto Javier Juárez/APM

El Padre Miguel Ángel Lorente se encarga de la organización y el reparto de las despensas a los sacerdotes y las religiosas de la APM. Foto Javier Juárez/APM

La multiplicación de los panes

“La Providencia de Dios es la que ha multiplicado los frutos. Básicamente mi labor, al igual que la de todos, es conseguir donativos de alimentos, así como la organización y el reparto de las despensas a los sacerdotes y las hermanas religiosas”, explica en entrevista el Padre Ángel Luis Lorente Gutiérrez, que colabora en la Vicaría de Laicos para el Mundo de la Arquidiócesis de México y párroco de la Sagrada Familia en Cuajimalpa.

“Semanalmente empresas, laicos y familias bienhechoras han hecho posible que podamos recaudar alimentos, que en un principio la iniciativa surgió para los sacerdotes, pero fue tan buena la respuesta que afortunadamente alcanza para dotar, también semanalmente, a las hermanas religiosas, tanto a las de vida consagrada como a los monasterios de vida activa”, comenta el presbítero.

Asegura que, desde hace cuatro meses, esta tarea se ha realizado semanalmente y las solidaridad que ha demostrado el clero, las empresas, los voluntarios y las familias católicas nunca se ha dejado de sentir.

“A través de esta ayuda, no solamente para el que da, se ha creado un sentido de fraternidad y de Iglesia dentro del clero, algo que nos faltaba mucho y esa es una de las grandes oportunidades que nos traen las grandes crisis, como esta pandemia, pues hacen surgir la bondad que hay en el fondo de nuestros corazones“.

Detalla que al principio únicamente ayudaban a los sacerdotes con más necesidades, pero posteriormente la Vicaría de Laicos vio oportuno hacer un trabajo de Iglesia, libre de protagonismos, y la sensibilidad de muchos, añade, han hecho posible el milagro de que todos los sacerdotes estén unidos, incluso los que están en las zonas de difícil acceso.

Algunas despensas, donadas por familias de laicos, están acompañadas por mensajes de aliento y dibujos realizados por niños, dirigidas a los sacerdotes. Foto: Cynthia Fabila/DLF

Algunas despensas, donadas por familias de laicos, están acompañadas por mensajes de aliento y dibujos realizados por niños, dirigidas a los sacerdotes. Foto: Cynthia Fabila/DLF

Continúa el reto

No obstante, a decir del Padre Horacio, debido a que la pandemia se ha extendido, la logística para la recolección de alimentos se ha vuelto cada vez más complicada.

“Desde hace cuatro semanas hemos tenido mucha dificultad para reunir los alimentos, de hecho, una semana no pudimos repartir porque no hubo. Pero, poco a poco hemos ido consiguiendo. Ha sido un trabajo de todos, incluso de los obispos, Monseñor Héctor consiguió 900 despensas para sacerdotes, a través de Alimento para todos, fundación de Cáritas. Sin embargo, confiamos en la Divina Providencia de Dios para continuar alimentando al pueblo de Dios”, finaliza el vicario de laicos.

Para quien desee donar en especie, puede llevar frijol, azúcar, leche, arroz, aceite, avena, atún, pan, galletas y artículos de higiene personal a la Parroquia de San Jacinto, Plaza de San Jacinto 18-Bis, San Ángel.

O bien, para un donativo económico:
Obra Social Legaria A. C.
Banco Inbursa
Cuenta: 500 153 511 91
Clabe: 0361 8050 0153 5119 11

 

¿Ya conoces nuestra revista semanal? Al adquirir un ejemplar o suscribirte nos ayudas a continuar nuestra labor evangelizadora en este periodo de crisis. Visita revista.desdelafe.mx  o envía un WhatsApp al +52 55-7347-0775

Comentarios