Un estudio revela que la fe ayuda a sobrellevar el estrés en pandemia

El estudio de la Universidad Católica de América reveló que la práctica religiosa juega un papel protector del aislamiento social y la soledad.
Orar nos permite hablar con Dios. Foto: Cathopic
Orar nos permite hablar con Dios. Foto: Cathopic

Un estudio de la Universidad Católica de América reveló que las personas que practican una religión han sido más resilientes al impacto del estrés provocado por la pandemia.

De acuerdo con la investigación, realizada por el Instituto de Ecología Humana y el Departamento de Sociología de dicha institución, la fe ayudó a los creyentes a recuperarse mejor de los estragos que la epidemia de Covid-19 ha provocado en la salud mental de las personas.

Leer: El Centro de Escucha de la Iglesia en México será un servicio permanente


En una nota informativa, la agencia zenit reveló que el estudio entre octubre y diciembre de 2020 con comunidades judía, evangélica, afroamericana bautista, ortodoxa, mormona, protestantes reformados, hunduistas y católicos de Washington DC, Maryland, Virgina y Texas. 40 por ciento de los participantes en la investigación se identificaron como católicos.

La investigación reveló que la mayoría de los participantes incrementaron la oración, la lectura de las Escrituras y la importancia de la fe.

“La práctica religiosa juega un papel protector del aislamiento social y la soledad. En este sentido, la religión puede ser un recurso poderoso al que acudir en momentos de estrés o crisis”.

Leer: Pandemia y confinamiento, ¿cómo han afectado a las personas?

Por el contrario, agregó, los encuestados que disminuyeron su religiosidad desde la pandemia de COVID-19 tuvieron más del doble de probabilidades de sentirse aislados y solos.

Además, menos del 20% de los encuestados notó deteriorada su salud mental, y sólo advirtieron cierto deterioro en la sensación de aislamiento.

Respecto de los cambios en sus hábitos religiosos, la mitad aseguró que regresará a los templos o comunidades y 44 por ciento de los encuestados optaba por combinar lo presencial con lo online. Casi nadie prefiere sólo la adoración online.

Con información de Zenit

Comentarios