¿Por qué renunció Benedicto XVI a ser Papa en 2013?

La renuncia de Benedicto XVI al papado tomó al mundo por sorpresa. Estos son los motivos que dio Joseph Ratzinger para retirarse como Papa.
¿Por qué renunció Benedicto XVI? Estos motivos dio.
¿Por qué renunció Benedicto XVI? Estos motivos dio.

En febrero de 2013, Benedicto XVI renunció a ser Papa. Fue el primer Papa en dejar voluntariamente su cargo en más de 600 años. Al momento de su renuncia, tenía 86 años de edad. En su declaración, el Papa Benedicto XVI citó a su “edad avanzada” como el motivo para su retiro. Estas fueron sus palabras exactas:

“Después de haber examinado repetidamente mi consciencia ante Dios, llegué a la certeza de que mis fuerzas, debido a una edad avanzada, ya no son aptas para un adecuado ejercicio del ministerio petrino. Soy muy consciente de que este ministerio, debido a su esencial naturaleza espiritual, debe llevarse a cabo no solo con palabras y obras, sino también con la oración y el sufrimiento”.

“Sin embargo, en el mundo de hoy, sometido a tantos y tan rápidos cambios y sacudido por cuestiones de profunda relevancia para la vida de fe, para gobernar la barca de San Pedro y anunciar el Evangelio son necesarias tanto la fortaleza de la mente como la del cuerpo, fortaleza que, en los últimos meses, se ha deteriorado en mí hasta el punto de que he tenido que reconocer mi incapacidad para cumplir adecuadamente el ministerio que se me confió”.

Leer: Benedicto XVI: Algunos fanáticos no han querido aceptar mi renuncia

“Por esta razón, y bien consciente de la gravedad de este acto, con plena libertad declaro que renuncio al ministerio de Obispo de Roma, Sucesor de San Pedro, que me fue confiado por los cardenales el 19 de abril de 2005, de tal manera, que a partir del 28 de febrero de 2013, a las 20:00 horas, la Sede de Roma, la Sede de San Pedro, quedará vacante y deberá convocarse un cónclave para elegir al nuevo sumo pontífice por aquellos a quienes compete”.

El día que Joseph Ratzinger se volvió Papa

Cuando en el Vaticano de la la Sede Vacante por la muerte o renuncia de algún Papa, los cardenales toman en cuenta muchos factores antes de emitir su voto para elegir al suceso. Antes de iniciar el conclave, se organizan una serie de sesiones para analizar en conjunto la situación de la Iglesia y del mundo; a estas reuniones, pueden ser invitados expertos en distintos temas, y los cardenales conviven entre sí para intercambiar opiniones. En estas sesiones, varios de ellos son oradores, y hablan con libertad expresando sus preocupaciones y prioridades para formar un criterio plural y objetivo.

Luego inicia el Cónclave, a puerta cerrada. Los cardenales votan y si no se ponen de acuerdo en determinado tiempo, se toma un día de descanso para reflexionar sobre el mejor candidato para el trono pontificio.

Leer: ¿Sabes quién fue el primer Papa en la historia que renunció al cargo?

En todo momento, es invocado el Espíritu Santo pidiendo su luz, y por eso se puede afirmar que la elección de los papas es bajo su guía.

Tras la muerte de San Juan Pablo II, los cardenales que participaron en el Cónclave emitieron su voto a favor del Cardenal Joseph Ratzinger, a quienes todos conocían por su enorme prestigio pues cuenta con varios doctorados y publicaciones, el dominio de idiomas, por su cercanía con el Papa Polaco, y porque se desempeñaba como prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, y era integrante de otras Comisiones vaticanas, como la Bíblica y la Teológica Internacional.

Joseph Ratzinger/Benedicto XVI.

Joseph Ratzinger/Benedicto XVI.

Siendo un fuerte candidato para suceder a Juan Pablo II,quien tuvo uno de los pontificados más largos de la historia, el 19 de abril de 2005, Ratzinger fue elegido como como el 265 sucesor de San Pedro y el anuncio al mundo lo hizo el cardenal chileno Jorge Medina Estévez desde el palco de las bendiciones. El nuevo Papa impartió la bendición Urbi et Orbi.

Leer: ¿Qué es la bendición Urbi et Orbi que imparte el Papa?

Las críticas al Papa Benedicto XVI

Desde el primer momento de su pontificado hubo fuertes críticas, por la nacionalidad alemana de Benedicto XVI, por haber cumplido con el servicio militar obligatorio en tiempos de Hitler.

El Papa también enfrentó con humildad un escándalo que se generó tras dar una conferencia magistral en la Universidad de Ratisbona, el 12 de septiembre de 2016, -donde él fue profesor por muchos años- tras haber tergiversado sus palabras, sacándolas de contexto. Entonces, grupos islámicos radicales se sintieron ofendidos y, aun así, Benedicto XVI pidió perdón públicamente a los musulmanes y dijo que su intención nunca fue lastimar a nadie.

Benedicto XVI fue atacado por diferentes frentes; por defender valientemente la postura de la Iglesia sobre distintos temas.

Uno de los momentos más difíciles del pontificado del Papa Benedicto XVI se derivó de los escándalos en los que se vieron envueltos varios malos sacerdotes, por abuso a menores de edad en décadas pasadas. Como como prefecto para la Doctrina de la Fe, Benedicto XVI fue el primero en sancionar al padre Maciel condenándolo a llevar una vida de recogimiento y penitencia, y prohibiéndole la participación pública en todo tipo de eventos religiosos.

La renuncia de Benedicto XVI: ¿por qué renunció a ser Papa?

A pesar de su edad avanzada, Benedicto XVI enfrentó todas las dificultades, pero, en un momento dado, sintiendo que la faltaban fuerzas, decidió presentar su renuncia al papado en febrero de 2013, no sin antes elaborar un informe confidencial sobre la situación de la Iglesia que entregó a su sucesor: el Papa Francisco.

Habían transcurrido 719 años desde que el Papa Celestino V se convirtiera en el primer papa en renunciar al trono de San Pedro el 13 de diciembre de 1294. La renuncia de Benedicto XVI, pronunciada en latín, tomó a todo el mundo por sorpresa.

Benedicto XVI fue claro en su ministerio. El 25 de enero de 2006 publicó su primera encíclica: Deus Caritas Est; el 30 de noviembre de 2007 la segunda encíclica Spe Salvi, y luego, el 29 de junio de 2009, Caritas in veritate. Además, emitió varias exhortaciones apostólicas, Motus Proprios, y otras publicaciones como Jesús de Nazaret, que fue un bestseller en Europa. Benedicto XVI fue un decidido promotor del diálogo con otras confesiones cristianas, además de que realizó 24. viajes pastorales al extranjero en los cinco continentes, y varios más por toda Italia.

En sus casi ocho años de pontificado, Benedicto XVI creó 90 cardenales en 5 consistorios, preparando el camino de su sucesión, conforme lo pide el Código de Derecho Canónico, documento en el que él mismo participó en su elaboración.

La renuncia de Benedicto XVI demuestra su profundo amor a la Iglesia a la que antepuso sobre cualquier otra cosa, y pensando que ya no podía cumplir cabalmente con sus obligaciones, pensando que el fin de sus días ya se aproximaban, comprendió con sabiduría y humildad que era necesario su relevo, abriendo el camino a la posibilidad de que, en un futuro, otros pontífices hagan lo mismo.

Es importante destacar que, tras su renuncia, ya como Papa Emérito, Benedicto XVI varias veces declaró que la Iglesia solo tenía a un Papa y que este era Francisco, con quien llevó una gran y larga amistad, y nunca interfirió en su gobierno pastoral, no obstante, en lo privado, varias veces se reunieron como consta en varias fotografías, y es de suponer que el Papa Francisco le haya pedido algún consejo, dada la gran experiencia y sabiduría del Papa Ratzinger.

El Papa Benedicto XVI con el Papa Francisco.

El Papa Benedicto XVI con el Papa Francisco.

Una muestra clara de su excelente relación fue la primera encíclica de Francisco, titulada Lumen Fidei, La luz de la fe, y que fue iniciada por Benedicto XVI, pero dejó a su sucesor que la publicara, con algunos cambios, el 5 de julio de 2013.

El Papa Francisco dijo en alguna ocasión que la cercanía física con Benedicto XVI en el Vaticano se asemejaba a tener a un abuelo sabio en la casa. Francisco lo visitaba en repetidas ocasiones y también lo invitaba a participar en algunas ceremonias públicas, donde siempre fue recibido entre cariñosos aplausos.

Leer: Murió el Papa emérito Benedicto XVI a los 95 años

Compartir