¿Qué es la Virgen de Schoenstatt?

La Virgen de los ciegos o Virgen de Schenstatt es la base de un movimiento apostólico mariano que está en todo el mundo.
el Vaticano consideró que el sacerdote debería abandonar su obra y por obediencia, se separó de los santuarios Schoenstatt
el Vaticano consideró que el sacerdote debería abandonar su obra y por obediencia, se separó de los santuarios Schoenstatt

Desde hace varios años, innumerables católicos en condiciones de ceguera veneran a la Virgen de Schenstatt, a la cual ya se le conoce también como “La Virgen de los ciegos”, y cuyo principal santuario se encuentra en Alemania.

Recientemente, con ocasión de su Capítulo General, los padres de Schönstatt fueron recibidos en audiencia especial en el Palacio Apostólico. Ahí, el Papa Francisco saludó al nuevo superior del Movimiento Apostólico de Schonstatt, y le dijo:

“En mi mesita de luz tengo entronizada la imagen de la Virgen, que Alexandre (Alexandre Awi Mello, de la Comisión Pontificia para América Latina) lo hizo, y después de quince días trajo una corona para coronarla. O sea, que tengo toda la ceremonia de ustedes hecha. De tal manera que cada vez que entro en mi dormitorio, lo primero que veo es eso, y tengo que acordarme de ustedes”.

Leer: “Quiero ser santo”: La historia del niño ciego que canta a la Virgen

¿Pero qué es el Movimiento Apostólico de Schonstatt?

El promotor de este santuario que se encuentra en Alemania fue el sacerdote Josef Kentenich (1885-1968), cuya vida se encuentra en estudio para una posible beatificación. El fue el creador del Movimiento Apostólico de Schonstatt.

A partir de 1933, el Padre Kentenich envió misioneros a Sudáfrica, Sudamérica, Norteamérica y Australia, y en esa misma década hizo una intensa labor pastoral a través de jornadas para educadores, retiros espirituales, jornadas para matrimonios y jóvenes. Durante la II Guerra Mundial, el sacerdote fue enviado por los nazis a Dachau, un campo de concentración, de donde fue liberado por los aliados en 1945.

Dos años después, el religioso se entrevistó con Pío XII, quien examinó su obra apostólica, y después comenzó a visitar varios centros schönstattianos que se instalaron en ortos países, de modo que impulsó la construcción de santuarios formando así una red mariana.

Durante este peregrinar vivió 6 meses en Norteamérica, 3 meses en Sudáfrica y dos años y medio en América Latina entre Brasil, Chile, Uruguay y Argentina.

Una pausa en el apostolado

En un momento dado, el Vaticano consideró que el sacerdote debería abandonar su obra y por obediencia, se separó de los santuarios Schoenstatt durante 14 años, tiempo en el que radicó en los  Estados Unidos.

En 1965, luego del Concilio Vaticano ll, fue recibido por Paulo VI quien anuló todos los decretos que pesaban en su contra y lo reivindicó como Fundador de la Obra de Schoenstatt.

En Navidad de 1965, Kentenich regresó a Schoenstatt, Alemania donde permaneció hasta su muerte. Su proceso de beatificación inició en 1975 y la Obra de Schoenstatt se encuentra en 190 santuarios del mundo.

La Virgen de Schoenstatt

Hace más de una década, una religiosa en Uruguay, país en donde está el primer santuario filial del mundo, encargó una copia de la imagen al carpintero español Joaquín Vidal, quien había hecho el retablo original del Santuario. La copia que realizó era portátil, en una caja rectangular, con puertas.

La Hermana M. Bonaventura organizó un itinerario calendarizado entre varias familias para que cada una la hospedara en su propia casa, convirtiendo a esta imagen en la primera peregrina de América.

En 1950, otra religiosa que vivía en Brasil le encargó al mismo carpintero nuevas réplicas, y así se empezó a difundir esta advocación de la Virgen por el mundo, y sin quererlo, los ciegos la fueron adoptando como a su santa patrona, hasta que en 1995, se organizó el peregrinar de esta imagen especialmente para este tipo de personas.

En internet hay páginas con testimonios y fotografías de invidentes que narran sus experiencias luego de haber recibido estas imágenes peregrinas que les han llevado paz espiritual y esperanza.

La preferencia de los ciegos por esta imagen revela su necesidad de contar con una atención pastoral especializada por parte de todas las Iglesias. El santuario más importante en México de esta advocación se encuentra en Querétaro.

Leer más: El Papa Francisco explica qué es un santuario

Compartir