Iglesia en el mundo
rmb

Murió Georg Ratzinger, hermano mayor de Benedicto XVI

El 18 de junio pasado, el Papa Emérito viajó a Ratisbona, Alemania, a visitar a su hermano Georg, quien se encontraba gravemente enfermo.
Benedicto XVI con su hermano Georg. Foto: Vatican Media.
Benedicto XVI con su hermano Georg. Foto: Vatican Media.

El hermano mayor del Papa Emérito Benedicto XVI, Georg Ratzinger, falleció este 1 de julio a la edad de 96 años en la ciudad de Ratisbona, Alemania, confirmó El Vaticano.

El pasado 18 de junio, el Papa Emérito viajó a Alemania para reunirse con su hermano, quien entonces estaba gravemente enfermo.


Benedicto XVI tuvo dos hermanos: María, la mayor, quien nació el 7 de diciembre de 1921 y falleció en 1991; y Georg, que nació el 15 de enero de 1924 y quien también fue sacerdote.

Los hermanos Ratzinger

Georg y Joseph Ratzinger experimentaron desde temprana edad el llamado de Dios e ingresaron juntos al seminario de la Arquidiócesis de Munich-Freising. Compartieron vivencias e inquietudes, y finalmente, los dos fueron ordenados sacerdotes en el otoño de 1951.

En 1964, Georg se graduó como músico especializado en arte sacro y compositor, y asumió el cargo de Director del Coro de la Catedral de Ratisbona, donde prestó sus servicios hasta 1990. El gusto por la música fue un elemento de cohesión familiar, particularmente entre ambos hermanos, como veremos más adelante.

En su libro La Sal en la tierra, el Papa Emérito dedica varios renglones a sus hermanos y a la infancia de los tres, al hacer un recuento de su vida.

El entonces Papa Benedicto XVI visita en el hospital a su hermano. Foto: Vatican Media.

El entonces Papa Benedicto XVI visita en el hospital a su hermano. Foto: Vatican Media.

“Los hermanos jugábamos mucho juntos y nuestros padres, siempre que podían, sacaban tiempo también para compartirlo con nosotros, y como a todos nos gustaba la música, también procurábamos disfrutarla juntos.”

En efecto, el Papa Emérito Benedicto XVI tiene gran afición por el piano con partitura, y desde que era cardenal tenía uno de formato vertical que acostumbraba tocar en sus tiempos libres. Su autor favorito es Mozart, de quien dice que su música encierra toda la tragedia de la existencia humana. Georg y Joseph compartieron así, de manera especial, su afición por la música, y Georg, por su trayectoria artística, fue merecedor de reconocimientos como una medalla de la Orden del mérito de Baviera, Cruz de Hierro y Medalla de herido.

“Mi hermana sólo fue a una escuela secundaria de las franciscanas. Iba a diario en bicicleta –haciendo un recorrido de cinco kilómetros-, y no estuvo internada, vivía en casa. Ella pidió después residir en un internado, y se le concedió. Mi hermano también fue a la escuela y después pasó al internado”.

“Y yo empecé yendo a la escuela, pero dos años después mis padres pensaron que, como era el más pequeño de sus hijos y el último en edad de estudiar, tal vez valiera la pena hacer algún sacrificio más y darme la oportunidad de que también pudiera ir a un internado”, comenta el Papa Emérito en su memoria.

Joseph Ratzinger cuenta que, para su familia, la religión era lo más importante. Rezaban juntos, se bendecía la mesa y iban a Misa diaria cuando el horario de la escuela lo permitía.

Benedicto XVI y su hermano Georg. Foto: Vatican Media.

Benedicto XVI y su hermano Georg. Foto: Vatican Media.

La guerra

Al referirse a los difíciles años de la guerra, en los que todos los jóvenes alemanes fueron obligados a afiliarse a las juventudes hitlerianas, comenta:

“Nosotros no pertenecíamos a las juventudes, pero en el año 1941, mi hermano sí fue obligado a formar parte. Yo era demasiado pequeño todavía, pero después fui inscrito por los propios responsables del Seminario. Pero en cuanto salí del Seminario no fui más allí, y eso me acarreó bastantes dificultades, porque yo solo podía obtener dinero si frecuentaba las manifestaciones de las juventudes.

Menos mal que había un profesor de matemáticas que era muy compasivo y me advirtió: ‘ve al menos una vez, para que te den el carnet’, y al ver que yo me negaba, me dijo: ‘no te preocupes, te comprendo. Yo lo haré por ti’, y me libró de aquella obligación”.

Los años en El Vaticano

Durante su pontificado, su hermano Georg varias veces viajó al Vaticano para saludar y pasar algunos días con el Papa, a quien siempre le mostró su cariño fraterno.

Hay momentos especiales, como el 15 de enero de 2014, cuando Georg cumplió 90 años, y su círculo de amigos organizó un concierto en Radio Vaticana que contó con la presencia de su hermano y de varias personalidades de la curia romana.

 

¿Ya conoces nuestra revista semanal? Al adquirir un ejemplar o suscribirte nos ayudas a continuar nuestra labor evangelizadora en este periodo de crisis. Visita revista.desdelafe.mx  o envía un WhatsApp al +52 55-7347-0775

Comentarios