Matrimonio infértil pidió a san José un hijo, ¿y qué día crees que nació?

Habían perdido la esperanza de tener un hijo, pero viajaron a Cotignac, Francia, e hicieron su petición ante la famosa estatua de San José.
Jean y Jeanne Bodet lograron tener un hijo por intercesión de San José.
Jean y Jeanne Bodet lograron tener un hijo por intercesión de San José.

Muchos matrimonios que no pueden concebir un hijo viajan hasta Cotignac, Francia. Pero, ¿qué tiene de especial esta localidad de la región de Provenza, que se ha convertido en destino de peregrinaciones y de esperanza para muchas parejas?

Pues resulta que fue en este lugar, el 7 de junio 1660, donde se registró la única aparición de san José en solitario reconocida por la Iglesia Católica, y desde entonces, miles de matrimonios que desean procrear acuden ahí para pedir la intercesión del casto esposo de la Virgen María.

Te puede interesar: Los 7 Domingos de san José, ¿conoces esta bella devoción?


Esta es la historia de Jaen, Jeanne y Susana

El año pasado, hasta ese lugar llegaron Jean y Jeanne Bodet, un joven matrimonio que –según reporta Religión en Libertad– se había resignado a no tener hijos biológicos. Y es que, desde que se casaron en 2017, habían tenido cuatro abortos espontáneos.

La pareja sabía que muchos matrimonios que no podían tener hijos acudían en peregrinación a Cotignac, Francia. En varias ocasiones, familiares y amigos les habían sugerido hacer lo mismo para pedir la intercesión de San José y poder procrear.

“Escuchábamos educadamente mientras pensábamos: ‘todo esto está muy bien, pero nos enfrentamos a un callejón sin salida médico. Entonces, ¿qué puede hacer san José ante un problema de tiroides o genético?”, explica Jean, quien se lamentaba por esta situación.

Y continúa: “Yo me repetía: ‘vamos a Misa, no vivíamos juntos antes de la boda, tratamos de hacer el bien, o en todo caso no hacer el mal… y aunque hacemos todo esto, Dios no nos da la alegría de acoger a un niño…”.

Un día, unos amigos del joven matrimonio les dijeron que harían el viaje a Cotignac, y estos se animaron a acompañarlos. Al llegar al santuario colocaron una carta al pie de la famosa estatua de San José y pidieron al esposo de la Virgen María tener un bebé con buena salud.

Estatua de San José en el Santuario de Cotignac, Francia.

Estatua de San José en el Santuario de Cotignac, Francia.

Te puede interesar: Oración a san José por los novios y recién casados (del Papa Francisco)

Meses después de haber regresado de aquella peregrinación, Jeanne se enteró que estaba embarazada. Sin embargo, debido a los cuatro abortos espontáneos que había sufrido, la pareja no guardó muchas ilusiones.

Pero el tiempo fue pasando y el embarazo continuaba viento en popa, hasta que, de manera providencial, nació Susan. Y para que no quedara duda de la intercesión de San José, la pequeña vino al mundo el 19 de marzo de 2021, fiesta litúrgica del padre adoptivo de Jesús.

La aparición de San José en Cotignac

En Cotinac, Francia, se puede apreciar hasta nuestros días la llamada “Fuente santa de José de Bessillon”, que recuerda la aparición en 1660 de san José sobre el Monte Bessillon, cuando le pidió a un joven pastor -agotado por la sed- que moviera una enorme piedra para encontrar agua.

“Yo soy José, levántala y beberás”, le dijo. El joven creyó que se trataba de una burla, pero ante la insistencia de aquel hombre, obedeció. Aunque la piedra era muy pesada, la desplazó sin dificultad para descubrir agua fresca. Bebió desesperadamente, y cuando se dio cuenta, estaba de nuevo solo.

El joven difundió aquel hecho, y la noticia se expandió por todo Cotignac con rapidez, comenzando así las peregrinaciones hacia la fuente, desde todos los lugares de la provincia y de los países vecinos.

En 1663 se consagró una capilla que perdura hasta el día de hoy, donde se puede leer la inscripción del profeta Isaías: “Sacarás aguas con gozo de las fuentes de la salvación”.
Con la llegada de la Revolución Francesa, la capilla fue abandonada, pero en 1975 las hermanas benedictinas la rescataron.

Hoy en día en este santuario se hacen procesiones constantes en contra del aborto, invocando a san José patrono de la Iglesia Universal, por los no nacidos y suplicando su intervención por la conversión de las almas y la santidad de las vocaciones.

Te puede interesar: Oración del Papa Francisco para pedir la protección de San José