Editorial
rmb

Regresemos alegres y seguros

Los templos de la Arquidiócesis de México, están listos para recibir a los fieles.
El regreso a las iglesias debe ser gradual y acatando las medidas sanitarias del templo. Foto Xóchitl Austria/APM
El regreso a las iglesias debe ser gradual y acatando las medidas sanitarias del templo. Foto Xóchitl Austria/APM

En los últimos días el Gobierno de la Ciudad de México realizó una serie de verificaciones a los protocolos de seguridad sanitaria que tendrán los templos de la Arquidiócesis Primada de México en el próximo retorno a las actividades litúrgicas y pastorales con presencia de fieles.

Las autoridades pudieron observar todo el trabajo que hemos realizado en los últimos meses en pro de garantizar la salud de nuestros feligreses.

Lee: Arquidiócesis se prepara para una reapertura responsable de las iglesias


La verificación abarcó aquellos lugares que suelen tener la mayor concentración de personas, pero son los mismos protocolos que el Arzobispo de México ha pedido para todos los templos -sean parroquias, rectorías o capillas- que han trabajado fuerte para establecer medidas que determinarán una nueva forma de convivencia entre todos para lograr un ambiente lo más seguro posible.

Los templos de la Arquidiócesis de México están listos para recibir a los fieles, no sólo porque han atendido las medidas sanitarias recomendadas por las autoridades eclesiales y civiles, sino porque sabemos que la fe, la esperanza y la caridad son virtudes que deben fortalecerse en este delicado momento de la historia para salir adelante. Los templos abiertos, con las medidas pertinentes, serán de gran ayuda.

Esta pandemia nos ha mostrado lo esencial que es nuestra fe en Dios para sobrellevar una tempestad como la que hoy sufrimos, en la que ha habido un obligado confinamiento, pero no por ello se han relajado los desafíos que enfrentamos como humanidad.

Ante la muerte y la enfermedad que han pintado los últimos meses, ante la incertidumbre por una economía en crisis, o ante el sufrimiento por la inseguridad, Dios nos otorga fortaleza para seguir adelante, y eso es esencial.

Invitamos a nuestros fieles a que este regreso sea alegre, tal como nos recuerda el Salmo 122, pero también que sea seguro, como lo exige la realidad en que vivimos. Recordemos que es un retorno gradual, así que seamos responsables y corresponsables. Cuidemos de nosotros y cuidemos del otro. Atendamos a las indicaciones que se han difundido sobre cómo debe ser nuestro retorno y que difundiremos con mayor esmero en las siguientes semanas.

Respetemos la capacidad permitida en los templos, no hagamos aglomeraciones, acatemos las medidas sanitarias, y seamos ejemplo, como Iglesia, de lo que nuestra sociedad necesita en este momento.

Lee: La Arquidiócesis de México verifica medidas sanitarias en iglesias

 

¿Ya conoces nuestra revista semanal? Al adquirir un ejemplar o suscribirte nos ayudas a continuar nuestra labor evangelizadora en este periodo de crisis. Visita revista.desdelafe.mx  o envía un WhatsApp al +52 55-7347-0775

Comentarios