La Iglesia a los pies de la Virgen de Guadalupe

El Papa Francisco hizo dos recomendaciones muy específicas para la Asamblea Eclesial.
Interior de la Basílica de Guadalupe durante una Misa del 11 de diciembre. Foto: María Langarica
Interior de la Basílica de Guadalupe durante una Misa del 11 de diciembre. Foto: María Langarica

A partir de este domingo y hasta el próximo 28 de noviembre, la Iglesia Católica de América Latina y el Caribe se reúne en la Ciudad de México para celebrar su primera Asamblea Eclesial, un evento sin precedentes en el que los obispos se sentarán hombro con hombro con sacerdotes, religiosas, religiosos y fieles laicos para discutir y definir los pasos a seguir ante los nuevos desafíos que presentan los tiempos actuales.

Cuando la presidencia del Consejo Episcopal Latinoamericano (CELAM) presentó al Papa Francisco su intención de celebrar una nueva reunión continental, el Santo Padre les hizo dos recomendaciones muy específicas.

La primera, que no fuera una Conferencia General del Episcopado Latinoamericano y Caribeño, de las cuales se han celebrado cinco en la historia (Río de Janeiro, 1955; Medellín, Colombia, 1968; Puebla, México, 1979; Santo Domingo, República Dominicana, 1992, y Aparecida, Brasil, 2007) al considerar que aún quedan pendientes de implementar algunas de las conclusiones de la reunión de Aparecida, en 2007.


En cambio, propuso una idea novedosa: realizar una Asamblea que diera voz y voto a los laicos y consagrados, en línea con su compromiso de impulsar una Iglesia Sinodal.

En segundo lugar, el Papa propuso a los obispos latinoamericanos que la sede fuera la Ciudad de México, para que los asambleístas pudieran estar cerca de Nuestra Señora de Guadalupe, Patrona de América Latina.

Puedes leer: 5 preguntas y respuestas sobre la Asamblea Eclesial que inicia el domingo

En su mensaje con motivo del lanzamiento de esta Asamblea, el Papa Francisco pidió expresamente que la reunión no sea una élite separada del Pueblo de Dios, sino que camine junto a él; también pidió acompañar los trabajos con profunda oración, para que el Señor se haga sentir.

Las conferencias episcopales de América Latina y el Caribe han designado a cerca de 1200 asambleístas que participarán en algunas mesas de discernimiento que, por su naturaleza, serán privadas. No obstante, al ser una experiencia eclesial, todo el pueblo de Dios está convocado a participar, y podrá seguir las Misas, conferencias, reuniones y momentos de oración, a través de internet.

Así, durante los próximos días, la Iglesia Continental rezará, hablará, pensará y discutirá, buscando escuchar y discernir la voluntad de Dios, a los pies de Nuestra Madre del Tepeyac; un verdadero momento de gracia.

 

Puedes leer. “El Papa Francisco espera mucho de la Asamblea Eclesial”: CELAM