Editorial
rmb

4 propósitos para 2021

Si bien es cierto que ha sido un año duro y difícil, también se han abierto oportunidades y lecciones sobre las que es necesario reflexionar.
Los propósitos de este año nuevo pueden enfocarse en nuestro crecimiento espiritual. Foto: Exe Lobaiza/Cathopic
Los propósitos de este año nuevo pueden enfocarse en nuestro crecimiento espiritual. Foto: Exe Lobaiza/Cathopic

Cuando finalice el año, serán pocas las personas en el mundo que cumplieron los planes que habían trazado a principios de 2020. A partir de la aparición del Covid-19, cualquier propósito individual o colectivo se vio afectado por la crisis sanitaria que nos ha puesto en alerta.

Te puede interesar: Iglesia en CDMX pide celebrar Posadas, Navidad y Año Nuevo sin fiestas


Sin embargo, si bien es cierto que ha sido un año duro y difícil, también se han abierto oportunidades y lecciones sobre las que es necesario reflexionar. El año que termina exhibió los malestares que nuestra sociedad venía acarreando desde hace algunos años, como el escaso cuidado de la salud y de nuestro planeta, la desatención a la familia y la consecuente pérdida de valores, el vivir de prisa y sin freno y envueltos en un espíritu materialista, y el olvido de la oración y la atención espiritual.

La atención a estos cuatro dolores sociales conformaría cuatro buenos propósitos, alcanzables, y para los que no importa el contexto exterior; a partir de su cumplimiento, podemos ayudar a construir un mundo mejor.

1. Cuidarnos y cuidar al otro

En su Mensaje para la Jornada Mundial de la Paz 2021, el Papa Francisco ha puesto especial atención en este punto, al que considera un fundamento de la Iglesia, y que vemos en el testimonio de Jesús, el Buen Pastor, que cuida de sus ovejas, y que con el don de su vida y su sacrificio nos abrió el camino del amor.

Al respecto, el Santo Padre resalta cuatro principios específicos: el cuidado como promoción de la dignidad y de los derechos de la persona, el cuidado del bien común, el cuidado mediante la solidaridad, y el cuidado y la protección de la creación.

2. Fortalecer a la familia

Vivimos una época de inseguridad y violencia en el país, y es conocido que ésta generalmente inicia en el seno familiar. En la medida en que desterramos a Dios de la familia y de las estructuras sociales, el mundo se nos vuelve una arena en donde todos nos enfrentamos.

Ante ello, es necesaria una apuesta decidida de los padres para fortalecer la educación en los valores, y de los adultos en general para asumirse como mentores de las nuevas generaciones.

3. Priorizar lo importante

El Papa nos ha dicho que de esta crisis saldremos mejores o peores, pero no saldremos igual. ¿Qué es lo que cada uno de nosotros quiere cambiar para ser mejores?

Toda crisis es una oportunidad para crecer y salir fortalecidos. Esta, en particular, representa un momento para aumentar nuestras convicciones y nuestra espiritualidad, para curar nuestros miedos, sanar nuestro corazón, atender nuestros sentimientos y llenar nuestros vacíos, con la fortaleza interior que Dios nos ofrece.

4. Privilegiar la oración

“Rezar es encender una luz en la noche. La oración nos despierta de la tibieza de una vida horizontal, eleva nuestra mirada hacia lo alto”, dijo recientemente el Papa Francisco.

La oración no es un pliego petitorio para que Dios nos despache y obtengamos satisfacción. Es un momento para volver a nuestra identidad más sencilla y descubrir que en su presencia todo encuentra descanso, consuelo y orden. Tengamos la seguridad de que Dios responde siempre.

¿Ya conoces nuestra revista semanal? Al adquirir un ejemplar o suscribirte nos ayudas a continuar nuestra labor evangelizadora en este periodo de crisis. Visita revista.desdelafe.mx  o envía un WhatsApp al +52 55-7347-0775

Comentarios