Virgen de Guadalupe
rmb

Más encendida que nunca, la devoción a la Virgen de Guadalupe

Los fieles hicieron un hermoso regalo a la Virgen Morena en su Casita Sagrada.
Unas 100 personas participaron en el encendido de 15 mil velas para la Virgen de Guadalupe.
Unas 100 personas participaron en el encendido de 15 mil velas para la Virgen de Guadalupe.

Por amor, por ese amor que millones de mexicanos tenemos a la Virgen de Guadalupe, 15 mil velas fueron encendidas en el Tepeyac este 11 de diciembre, sobre un atrio extrañado por no escuchar los incesantes pasos de peregrinos que en años anteriores iban y venían fatigados del camino, heridos por el esfuerzo, pero contentos de estar ahí, frente a Ella, en su día.

Puedes leer: En fotos: Flores y veladoras avivan la fe en la Basílica de Guadalupe


A las 17:00 horas, unas cien personas -entre empleados de la Basílica de Guadalupe y voluntarios- comenzaron a encender las velas que se colocaron frente a la puerta principal del recinto, como símbolo de la presencia de todos los devotos que no pudieron acudir al Tepeyac en el 489 aniversario del Acontecimiento Guadalupano por causa de la pandemia de COVID-19.

Debido al viento y una ligera lluvia que se presentó, el encendido se tuvo que suspender de manera momentánea; pero fue retomado apenas la lluvia lo permitió, y las 15 mil velas para la Morenita finalmente pudieron hacer honor a su cometido, quedando completo el tapiz luminoso colocado como guarnición de un magno arreglo floral de 80 mil flores, ofrendado a la Guadalupana en nombre de toda la comunidad.

Las velas fueron colocadas como guarnición del tapete monumental ofrendado a la Virgen de Guadalupe.

Las velas, un símbolo de la presencia de todos

La noche en la Basílica de Guadalupe quedó iluminada por miles de flamas silenciosas; bailarinas unas, como evocando las danzas que desde hace siglos muchos de los hijos le traen a la Madre desde distintas regiones de país los días 11 y el 12 de diciembre. Alegres otras, como haciendo presentes a los cantores y sus cantos, entonados desde el corazón para Ella, la Madre de Jesús y Madre nuestra.

Puedes leer: Altares a la Virgen de Guadalupe: Así celebran los fieles en casa

Las miles de velas estaban también encendidas por los ciclistas y sus antorchas venidas cada año desde lejos; por los jinetes que al llegar -y sólo hasta llegar-, se quitan el sombrero para saludarla y rendirle honores; por las miles de familias, parientes, amigos o compañeros de camino, que, cansados de tanto conversar, dirigen en silencio sus palabras de amor a nuestra Madre del Tepeyac.

Por el peregrino que, de rodillas lastimadas, insiste en seguir avanzando hincado para presentar a la Guadalupana -menos por obligación que por amor- su sacrificio como ofrenda. Y por la mujer que cada año lleva comida para el caminante desconocido, del que, sin embargo, sabe que vendrá y que llegará con hambre.

Llamearon también por aquel de ojos llorosos y manos ennegrecidas, que año con año llega a decirle a la Virgen: “Gracias, mamita María, porque tengo una silla de ruedas”. Y por el hombre desdentado y en harapos, que una sola cosa tiene en esta vida: su grito enronquecido para Reina de México: “¡Viva la Virgen de Guadalupe!”.

Las 15 mil velas fueron llevadas por los fieles durante los días previos a las Fiestas Guadalupanas.

Las 15 mil velas fueron llevadas por los fieles durante los días previos a las Fiestas Guadalupanas.

Lo que el virus se llevó

Lo que el virus se llevó fue un chasco porque no pudo arrebatarnos la fe y el amor a nuestra Madre Morena, porque por primera vez, unidos todos como mexicanos, le hicimos una bella ofrenda: un tapete monumental elaborado con flores que varios fieles acudieron a dejar a la Basílica de Guadalupe en los días previos a las Fiestas Guadalupanas. Iluminado por las velas que otros devotos llevaron, y que, con esfuerzo y mucha fe, un centenar de personas logró encender pese a la adversidad del tiempo.

Puedes leer: Horarios de Misas y Festejos a la Virgen de Guadalupe 2020

Lo que el virus se llevó fue una decepción por ver a los mexicanos de pie y celebrando desde sus casas a la Virgen María, que hace casi 500 años quiso hacerse mestiza por amor a estas tierras, para que todos conociéramos a su Hijo Jesús.

Lo que el virus se llevó fue la sorpresa de ver que la Iglesia no se quedó paralizada, sino que, organizada y responsable, confió a la Virgen de Guadalupe el cuidado de sus fieles, para que todos algún día, en un futuro cercano, podamos nuevamente convivir como asamblea en nuestros templos.

¡Viva la Virgen de Guadalupe!

En sus velas, los fieles le dejaron a la Virgen de Guadalupe mensajes de amor, fe y devoción.

 

Basílica de Guadalupe la noche del 11 de diciembre de 2020 previo a las mañanitas a la Virgen de Guadalupe. Foto: María Langarica.

Basílica de Guadalupe la noche del 11 de diciembre de 2020 previo a las mañanitas a la Virgen de Guadalupe. Foto: María Langarica.

¿Ya conoces nuestra revista semanal? Al adquirir un ejemplar o suscribirte nos ayudas a continuar nuestra labor evangelizadora en este periodo de crisis. Visita revista.desdelafe.mx  o envía un WhatsApp al +52 55-7347-0775

 

Comentarios