Virgen de Guadalupe

Conoce el carillón, el campanario de la Basílica de Guadalupe

En el atrio de la Basílica de Guadalupe está ubicado el carillón que funge como campanario.
El carillón fue diseñado por Fray Gabriel Chávez de la Mora. Foto: María Langarica
El carillón fue diseñado por Fray Gabriel Chávez de la Mora. Foto: María Langarica

Uno de los carillones más emblemáticos de la Ciudad de México, es que se ubica en el atrio de la Basílica de Guadalupe, pues funge como su campanario.

Leer: Fray Gabriel Chávez de la Mora: los rostros del artesano de Dios

El carillón fue la última obra significativa de la Villa de Guadalupe. La construcción comenzó en 1989 y culminó en 1991”, recuerda Fray Gabriel Chávez de la Mora, arquitecto y asesor litúrgico de la Basílica de Guadalupe.

Boceto del carillón Foto Cortesía Fundación Pedro Ramírez

Boceto del carillón Foto Cortesía Fundación Pedro Ramírez

Comenta que, antes de construir el actual, él y el Arquitecto Pedro Ramírez Vázquez hicieron diferentes bocetos de esta obra, la cual se pudo concretar hasta 1989, cuando Fray Gabriel decidió comenzar los trabajos de construcción del carillón.

¿Qué es un carillón?

Un carillón es un grupo de campanas ubicadas en una torre que están perfectamente afinadas para que al tañirse, produzcan un sonido armonioso.

El carillón de la Basílica de Guadalupe cuenta con 48 campanas y mide 23 metros de alto. En la parte frontal, hay un escenario circular o ciclorama donde se presenta la historia de las apariciones de la Santísima Virgen. Los movimientos de las figuras robóticas, así como el control de las puertas y los cambios de iluminación, son controlados por un complejo sistema electrónico fabricado en Holanda.

También de frente, en la parte frontal está un reloj civil (con números arábigos) y otro, del lado superior izquierdo, con números romanos.

En la parte frontal inferior hay un astrolabio, como el que usaban los marinos para guiarse en el mar.

También es un reloj múltiple. En el costado derecho hay un reloj solar, que marca la hora con la sombra del Sol proyectada en la superficie.

En el costado izquierdo se ubica un calendario azteca. En la parte posterior del carillón está un reloj calendario azteca que, a partir de observaciones lunares, permitía establecer los tiempos de cosecha y siembra en 18 meses de 20 días.

Comentarios