5 cosas que podemos aprender de San Juan Diego

Conoce qué podemos aprender del mensajero de la Virgen de Guadalupe.
Peregrino disfrazado de San Juan Diego, el primer santo indígena de México. Foto: María Langarica
Peregrino disfrazado de San Juan Diego, el primer santo indígena de México. Foto: María Langarica

1. Humildad

Del 9 al 12 de diciembre de 1531, tuvo lugar lo que se ha llamado el Acontecimiento Guadalupano, es decir, las Apariciones de Nuestra Señora de Guadalupe a Juan Diego Cuauhtlatoatzin (que significa: Águila que habla), un indio humilde que nació en torno al año 1474, en Cuauhtitlán, y fue bautizado por los primeros franciscanos, aproximadamente en 1524.

Leer: Nican Mopohua: el texto sobre las apariciones de la Virgen de Guadalupe

2. Encomendarnos

En aquel año de 1531, Juan Diego era un hombre maduro, tendría unos 57 años de edad; siempre dio un gran testimonio de vida cristiana, de hecho, se acercaban a él para que intercediera por las necesidades, peticiones y súplicas de su pueblo; ya “que cuanto pedía y rogaba la Señora del Cielo, todo se lo concedía”.


San Juan Diego.

San Juan Diego.

3. Agradecer

El mensajero de la Virgen nunca descuidó la oportunidad de narrar la manera en que había ocurrido el encuentro maravilloso con Nuestra Señora de Guadalupe, y el privilegio de haber sido su mensajero; como lo indicó el indio Martín de San Luis: “Todo lo cual lo contó el dicho Diego de Torres Bullón a este testigo con mucha distinción y claridad, que se lo había dicho y contado el mismo indio Juan Diego, porque lo comunicaba.”

4. Ser misioneros

Era un auténtico misionero. Dado el encuentro extraordinario que vivió, Juan Diego fue llamado con diversos nombres que marcaron su misión y su condición, por ello la gente sencilla lo reconoció y lo veneró como verdadero santo, poniéndolo como modelo para sus hijos.

Leer: Aquí puedes ver y orar ante la Virgen de Guadalupe en tiempo real

5. Ser ejemplo de santidad

Todo lo anterior concuerda con el Nican Motecpana, donde se exclama sobre la vida ejemplar de Juan Diego: “¡Ojalá que así nosotros le sirvamos y que nos apartemos de todas las cosas perturbadoras de este mundo, para que también podamos alcanzar los eternos gozos del cielo!”.  Juan Diego murió en 1548.

El 31 de julio de 2002, Juan Diego fue canonizado como el primer santo de raza indígena del suelo Americano, elegido por la Virgen para dar su mensaje. La Iglesia lo celebra el 9 de diciembre.

Comentarios