Opinión

Una Megamisión para una mega ciudad

La misión surgió desde el llamado que nos hizo nuestro Señor Jesucristo, el de llevar amor y la salvación a nuestro prójimo, es decir, al mundo entero.

Leer: ¡Se buscan voluntarios! Únete a la Megamisión

La Megamisión quiere ser un signo de nuestra Arquidiócesis de México, y tiene una gran importancia, porque, como signo, posee un gran significado, que es el de despertar la conciencia misionera de cada bautizado.

El objetivo de esta gran labor, en la que todos estamos invitados a participar, es mover a la Iglesia para que nos ocupemos de dar amor al prójimo, el que Cristo nos enseñó, además de anunciar el Reino de Dios en las periferias, en los ambientes lejanos. A los alejados y también a los que están cerca de la Iglesia.

Necesitamos la participación de todas las organizaciones, instituciones, la comunidad para trabajar en favor del bien común, pues actualmente vivimos en ambientes muy violentos, llenos de delincuencia y crimen organizado, pero con estas acciones, que reflejan el amor de Dios, queremos contrarrestar esta realidad. Sin duda, la participación de los jóvenes va a ser fundamental en esta labor, pues ellos inyectarán su ímpetu, sus ganas de ayudar.

A los jóvenes, el Santo Padre les ha pedido que no pierdan el encanto de soñar, de caminar juntos, pues son la generación a la que debemos de transmitir los valores que nos han sustentado como Iglesia, para que ellos sean los nuevos actores de la sociedad.

Quiero invitar a todos los hombres y mujeres de buena voluntad, a los niños, niñas, a todos los adultos de las comunidades parroquiales, a los párrocos, sacerdotes, religiosos y religiosas a esta Megamisión que se realizará en octubre, para que juntos anunciemos en las periferias el amor, la salvación y el sentido de vida que nuestro Señor Jesucristo nos enseñó, porque Cristo vive en medio de nosotros.

¡Regístrate a la Megamisión haciendo clic aquí!

*Monseñor Carlos Samaniego es Obispo Auxiliar de la Arquidiócesis de México.