Opinión

Angelus dominical: El grito de independencia

LAS OPINIONES BROTAN con más abundancia y frecuencia que la hierba del campo con las aguas veraniegas; ¡ah!, pero hay de hierbas a hierbas, pues mientras unas son alimento para hombres y bestias (quelites tiernos, quintoniles frescos, malvas, verdolagas y una sabrosa variedad ocasional), otras no pasan de ser abrojo y cizaña hasta constituirse en plaga…

EN OTROS TIEMPOS había una tendencia generalizada a aprender y escuchar, a poner atención a los maestros auténticos, a los sabios experimentados, a los ancestros añosos que heredaban conocimiento probado; hoy -otros tiempos- cualquier mozalbete abre la boca para patinar en argumentaciones alambiqueras y conclusiones de maroma, hoy -pobres tiempos- cualquier podio mañanero se yergue como si fuera fuente prístina de medias verdades o mentiras dobles (son equivalentes) amparado en un poder infecundo o en datos propios (o sea: s‘tamos pior)…

Puedes leer: ¿Qué importancia tiene la comunidad para nuestra vida cristiana?


MÁS QUE DAR OÍDOS a múltiples opiniones para evaluar tendencias (como si de modas se tratara), hemos de abrir oído a razonamientos fundados, a argumentaciones lógicas, a datos científicos, a leyes y procedimientos justos, a expectativas que persigan valores y no que vayan tras popularidades de espuma; escuchar opiniones insulsas será como atiborrar el estómago de pastillas de colores dejando a un lado el alimento nutritivo y sanador…

NO RESISTO TRAER a estas líneas lo que se opinaba de Jesús abiertamente: “unos dicen que eres Juan el Bautista, otros que Elías o alguno de los profetas (Mt 16,14 ), y lo que otros opinaban en cierta privacía: “está loco” dijeron sus parientes, “está endemoniado” señalaron los fariseos (Mc 3, 21-22); otros quisieron ponerlo como juez (Lc 12,14), hubo quienes dijeron que era un glotón y bebedor de vino (Mt 11,19), o quienes querían verlo como ejecutor de espectáculos milagreros (Lc 4, 23 y 23, 8), y no faltó quien afirmó que era un blasfemo porque perdonó los pecados y se dijo Hijo de Dios (Mt 9, 3 y 26, 65)…

ESPECIAL CUIDADO hemos de poner al abrir un periódico, al encender el televisor o la radio, al navegar por internet y al estar en diálogo entre amigos o conocidos, pues corremos el riesgo de tomar cualquier opinión como valiosa o de querer imponer el propio parecer como verdad indiscutible; y el asunto se pone peor cuando en nombre del respeto (honra merecida en atención a un valor) damos paso a la tolerancia (permisión de algo ilícito sin aprobarlo expresamente)…

“AMICUS PLATO sed magis amica veritas”, (¡quiúbole, y no es para presumir, pero es buen latinajo!) frase atribuida a enorme personaje que siempre habló en lengua griega -Aristóteles- y que traducida podría decir: “Platón es amigo, pero es más amiga la verdad”; con ella se le daba su lugar de honra y veneración al maestro, pero sin descuidar la primacía de la verdad, que debe estar por encima de cualquier respeto humano…

TAL COMO LOS QUELITES o las verdolagas, las opiniones sensatas sin duda tienen su valor y nutren las diversas perspectivas; pero de ahí a considerar que una opinión generalizada, multiplicada o difundida, se pueda constituir en verdad, de plano NO; o suponer que con la suma de opiniones se pueda constituir una verdad, ¡tampoco!…

JUNTOS CRECEN la milpa y los quelites o verdolagas, pero hay que aplacar a tiempo tales hierbas, a riesgo de que rápido crezcan y se constituyan en maleza que termina por ahogar al maíz y malograrlo; valiosas, pues, las opiniones fundadas pero más valiosa la verdad conseguida -incluso- a fuerza de sudor y lágrimas…

UNA PREGUNTA SIMPLE pero que estaría bien que la consideraras y te apliques a hacer lo que consideres mejor: ¿en dónde darás el grito?; que quede claro que no me refiero a ningún grito de pánico o de llamada de atención, tampoco de reclamo o mero desahogo, pues siendo septiembre el mes de la Patria, ya sabes a qué grito me refiero…

PODRÁS ESCOGER entre darlo en la sala (del lado del comedor) o darlo en el comedor (del lado de la sala), pues ni la recámara, ni el baño, ni la cocina serían los lugares más adecuados; si tienes un patio particular o un pedacito de jardín, ya ni te los sugiero, más bien te recomiendo que no utilices ni el patio del vecindario ni el estacionamiento del condominio, y menos la calle, ¿la razón?: ni miedo ni inseguridad, mera prevención…

EN NUESTRA PATRIA es donde ha fallecido más personal médico a causa de la pandemia (tendríamos que dar un grito de protesta); ya somos el tercer país con mayor número de contagios (tendríamos que dar un grito de auxilio); al día de hoy (6 de septiembre) y según cifras oficiales, ya rebasamos la cifra de 625 mil contagiados (ahora el grito será de alerta), y ya no digamos el número de fallecidos: somos el cuarto país con mayor número de muertes a causa del COVID-19, de acuerdo con cifras de la OMS hasta el 3 de septiembre, (el grito -lamentable- es de dolor)…

EN MI PERSONAL OPINIÓN (y no más) te sugiero que el “grito de independencia” lo hagas en familia y en diálogo sereno y sensato, para ver objetivamente lo que sucede en nuestra patria, para discernir qué decisiones familiares hay que tomar, y para ponernos a trabajar en lo cercano y concreto; creo que de este modo te alejarás de un “viva méxico” acartonado por la tele y los ansiosos de aplausos, para acercarte a un “¡VIVA MÉXICO!” que se arraigue en tu compromiso…

 

¿Ya conoces nuestra revista semanal? Al adquirir un ejemplar o suscribirte nos ayudas a continuar nuestra labor evangelizadora en este periodo de crisis. Visita revista.desdelafe.mx  o envía un WhatsApp al +52 55-7347-0775a

Comentarios