Vida Parroquial

Donde la sed de aprender une a seminaristas y laicos

Esta parroquia es la casa de seminaristas y de feligresas entusiastas por la Biblia.
En el grupo de Biblia de la parroquia de San Pedrito está conformado por seminaristas y mujeres laicas.
En el grupo de Biblia de la parroquia de San Pedrito está conformado por seminaristas y mujeres laicas.

La iglesia del Sagrado Corazón de Jesús y San Pedro Apóstol es un caso especial en la Arquidiócesis de México: es parroquia, centro de formación de seminaristas y casa central de una pequeña congregación de sacerdotes y religiosos, que todos los fines de semana guían a un grupo de fieles entusiastas por aprender la Sagrada Escritura.

El párroco y Superior General de la Sociedad de los Hermanos de Cristo, el padre Javier Ayala, se ha mantenido por 26 años al frente del templo de San Pedrito, como cariñosamente le llaman los feligreses.

Leer: El cierre de la Santa Veracruz unió a la comunidad

“Somos una sociedad religiosa, sacerdotal, que nació en el año de 1983 (…) hemos estado en muchos lugares, pero es aquí, en esta iglesia, donde nos hemos mantenido (..) la parroquia es como una casa central, algunos hermanos la llaman la Casa Madre, por ser la primera”, aseguró el padre Ayala.

Como otras iglesias ubicadas en el Centro de la Ciudad de México, la Parroquia del Sagrado Corazón está rodeada de oficinas de gobierno, por lo que la feligresía no es numerosa, aunque sí muy activa, agregó el sacerdote.

“Celebramos Misas en la mañana y en la tarde todos los días. Felizmente podemos tener aquí nuestra casa de formación, por lo que siempre estamos aquí, muy contentos. No es muy numerosa la comunidad parroquial, pero es muy constante y entregada, muy diligente en todos los encargos, y hacen muchísimo”.

Te puede interesar: Dios, fe y sazón, claves para una restauración

Aunque celebran su fiesta parroquial el 29 de junio, la Cátedra de San Pedro, que se conmemora el 22 de febrero, también es una fecha especial para la comunidad, pues hasta la década de los sesenta la iglesia estaba dedicada únicamente a dicho apóstol, el primer Papa y Obispo de Roma.

Aprender unidos

La comunidad de San Pedrito ha sido testigo del desarrollo de los Hermanos de Cristo, han conocido a sus seminaristas y han visto cómo algunos de ellos han recibido la ordenación sacerdotal.

Actualmente, la Congregación está conformada por seis sacerdotes y una veintena de aspirantes y seminaristas, y atienden cinco iglesias, cuatro en la Ciudad de México y una más en Tabasco. Algunos de ellos trabajan estrechamente con los fieles de la parroquia, dirigiendo lo relacionado con la liturgia, el catecismo y el grupo de Biblia, conformado por una docena de fieles entusiastas, todas ellas mujeres.

Leer: Parroquia de Jesús María, La devoción al Señor del Amor

“El padre Ayala ha formado varios seminaristas, y nosotros hemos tenido el gusto de ver cómo los jóvenes, después de tantos años de formación, han llegado a ser sacerdotes”, comentó la feligresa Ana Luisa Gómez, miembro del grupo.

Además de su formación académica, Juan José Vázquez, seminarista de la Sociedad de los Hermanos de Cristo, es el encargado del grupo de Biblia. Todas las semanas se reúnen para estudiar las Sagradas Escrituras, pero también para compartir y estrechar vínculos de amistad.

“Yo creo que son momentos preciosos, porque cada uno aporta su riqueza, algo muy bonito es que aquí siempre hay convivencia”, comentó.

Las integrantes del grupo de Biblia coinciden en que uno de los grandes tesoros de esta parroquia es la unidad. María Silvia Molinet, también miembro del equipo de estudio, resalta además el cariño del padre Ayala hacia los feligreses.

“Tiene un carisma único, es una persona muy entregada a su iglesia, a sus jóvenes y eso es algo que a mí me llena mucho y me llama la atención”.