Semana Laudato si’: Así puedes rezar un Rosario por la Casa Común

Este Rosario está inspirado por la Semana Laudato Si’, que la Iglesia celebra este año del 16 al 25 de mayo.
Con este "paso a paso" podrás rezar el Rosario por la Casa Común.
Con este "paso a paso" podrás rezar el Rosario por la Casa Común.

Con motivo de la Semana Laudato si’, en que se celebra el aniversario de la creación de la encíclica del Papa Francisco sobre el medio ambiente, miembros de la Pastoral Juvenil Vocacional de la Arquidiócesis Primada de México rezaron un Rosario por la Casa Común.

Puedes leer: Basílica de Guadalupe, en el maratón mundial del rezo del Rosario

Laudato si’ es la segunda encíclica del Papa Francisco y la primera dedicada enteramente al tema de la ecología. Fue firmada el 24 de mayo de 2015 y publicada el 15 de junio de ese mismo año.


Infografía sobre Laudato si'.

Infografía sobre Laudato si’.

Cada año, la comunidad católica celebra la Semana Laudato si’, que este 2021 se realiza del 16 al 25 de mayo, a fin de profundizar en la conversión ecológica.

Este es el Rosario por la Casa Común que rezaron los jóvenes de la Arquidiócesis de México, explicado paso a paso para que te puedas unir a estas intenciones.

Puedes leer: Resumen de Laudato si’, la encíclica del Papa Francisco sobre ecología

Rosario por la Casa Común

Puedes verlo en video aquí 

Todos: Por la señal de la Santa Cruz, de nuestros enemigos líbranos, Señor Dios nuestro. En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.

Guía(G): Abre Señor mis labios…

Participantes (P): Y mi boca proclamará tu alabanza.

G: Dios mío, ven en mi auxilio.

P:  Señor, date prisa en socorrerme.

G: Gloria al Padre, y al Hijo y al Espíritu Santo.

P: Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

G: Purifiquemos nuestro corazón, arrepentidos de nuestros pecados, recemos juntos el acto de contrición.

P: Señor mío, Jesucristo, Dios y hombre verdadero, me pesa de todo corazón haberte ofendido, propongo firmemente nunca más pecar, apartarme de todas las ocasiones de pecado, confesarme y cumplir la penitencia. Te ofrezco, Señor, mi vida, obras y trabajos en satisfacción de todos mis pecados. Amén.

G: Ven Espíritu Santo, llena los corazones de tus fieles.

P:  Y enciende en ellos el fuego de tu amor.

G: Envía Señor tu Espíritu Creador.

P: Y renueva la faz de la tierra.

G: Oh Dios, que has iluminado los corazones de tus hijos con la luz del Espíritu Santo; haznos dóciles a sus inspiraciones para gustar siempre del bien y gozar de su consuelo. Por Cristo, nuestro Señor. Amén.

Rezo del Rosario para festejar a la Virgen Foto Cathopic

Rezo del Rosario. Foto Cathopic

Primer canto “La Resurrección de Jesús”

G: Ofrecemos este rosario para pedir la intercesión de nuestra Madre María de Guadalupe por el bienestar de nuestra casa común, por los elementos que forman parte de la vida y por todos los seres vivos que habitamos el planeta.

Plegaria Primer Misterio: Fuego. Loado seas, mi Señor, por el hermano fuego, por el cual alumbras la noche: y él es bello, y alegre, y robusto, y fuerte. Te pedimos Virgen María, que intercedas ante tu Hijo, nuestro Señor, para que des acierto a las personas que manipulan este elemento, el cual, que, así como ilumina el exterior, el fuego del Espíritu Santo ilumine nuestro interior y des resguardo y protección a quienes sufren a causa de incendios forestales, te lo pedimos por Jesucristo nuestro Señor. Amén.

Padrenuestro

10 Avemarías

Gloria

G: María Madre de gracia y Madre de misericordia, en la vida y en la muerte ampáranos, gran Señora.

¡Oh! Jesús mío, perdona nuestros pecados, líbranos del fuego del infierno, lleva al cielo a todas las almas, especialmente a las más necesitadas de Tu misericordia. Amén.

Día Mundial del Agua 2021.

Segundo canto “La Ascensión del Señor”

Plegaria Segundo Misterio: Agua. Loado seas, mi Señor, por la hermana agua, la cual es muy útil, y humilde, y preciosa, y casta. Santísima Virgen María, imploramos tu intercesión para que todo ser humano, tenga la conciencia de dar buen uso a este vital elemento, pues sin él, la naturaleza, dejaría de existir, que de nuestro corazón broten ríos de agua viva para saber discernir nuestros actos y preservar los recursos naturales en nuestro mundo, te lo pedimos por Jesucristo nuestro Señor. Amén.

Padrenuestro

10 Avemarías

Gloria

G: María Madre de gracia y Madre de misericordia, en la vida y en la muerte ampáranos, gran Señora.

¡Oh! Jesús mío, perdona nuestros pecados, líbranos del fuego del infierno, lleva al cielo a todas las almas, especialmente a las más necesitadas de Tu misericordia. Amén.

Puedes leer: Este es el poema de San Francisco de Asís que inspiró Laudato si’

El cuidado ecológico requiere de acciones comprometidas. ¡Tú puedes ser la diferencia!

El cuidado ecológico requiere de acciones comprometidas. ¡Tú puedes ser la diferencia!

Tercer canto “La venida del Espíritu Santo”

Plegaria Tercer Misterio: Tierra. Loado seas, mi Señor, por nuestra hermana la madre tierra, la cual nos sustenta y gobierna y produce diversos frutos con coloridas flores y hierbas. Dulcísima Madre, te rogamos, que seas nuestra abogada, para que Dios Padre y Dios Hijo, actúen en el corazón del hombre mediante el Espíritu Santo, que disminuya la explotación de los recursos que se encuentran en la tierra, que demos el verdadero significado a este elemento, que nos ofrece el sustento que nos da la energía necesaria para sobrevivir, te lo pedimos por Jesucristo nuestro Señor. Amén.

Padrenuestro

10 Avemarías

Gloria

G: María Madre de gracia y Madre de misericordia, en la vida y en la muerte ampáranos, gran Señora.

¡Oh! Jesús mío, perdona nuestros pecados, líbranos del fuego del infierno, lleva al cielo a todas las almas, especialmente a las más necesitadas de Tu misericordia. Amén.

Cuarto canto “La Asunción de la Virgen María”

Plegaria Cuarto Misterio: Aire. Loado seas, mi Señor, por el hermano viento, y por el aire, y el nublado, y el sereno, y todo tiempo, por el cual a tus criaturas das sustento. Santísima Virgen María, Madre de Dios y Madre nuestra, socorre a tus hijos, que imploramos la misericordia de Dios Padre, para que dé la conversión a aquellos que buscan incansablemente los recursos materiales y no los espirituales, que todos los seres vivos gocemos de un aire que purifique nuestro cuerpo y nuestra alma, te lo pedimos por Jesucristo nuestro Señor. Amén.

Padrenuestro

10 Avemarías

Gloria

G: María Madre de gracia y Madre de misericordia, en la vida y en la muerte ampáranos, gran Señora.

¡Oh! Jesús mío, perdona nuestros pecados, líbranos del fuego del infierno, lleva al cielo a todas las almas, especialmente a las más necesitadas de Tu misericordia. Amén.

San Francisco de Asís es patrono del medio ambiente.

San Francisco de Asís es patrono del medio ambiente.

Quinto canto “La Coronación de la Santísima Virgen”

Plegaria Quinto Misterio: Seres vivos. Loado seas, mi Señor, por aquellos que perdonan por tu amor y soportan enfermedad y tribulación. Bienaventurados aquellos que las sufren en paz, pues por ti, Altísimo, coronados serán. Santa Madre de Dios, te rogamos, intercedas por cada uno de los seres vivos que habitan nuestro planeta, que cuidemos unos de otros, que sea escuchada la voz de aquellos que no tienen la capacidad de hablar y seamos fieles protectores de los mismos, te lo pedimos por Jesucristo nuestro Señor. Amén.

Padrenuestro

10 Avemarías

Gloria

G: María Madre de gracia y Madre de misericordia, en la vida y en la muerte ampáranos, gran Señora.

¡Oh! Jesús mío, perdona nuestros pecados, líbranos del fuego del infierno, lleva al cielo a todas las almas, especialmente a las más necesitadas de Tu misericordia. Amén.

Sexto canto (Al terminar el Quinto Misterio)

G:  Por las intenciones del Papa Francisco, recemos juntos un Padrenuestro, un Avemaría y un Gloria.

P: Padre Nuestro que estás en el cielo…

G: Danos hoy …

P: Dios te salve María, llena eres de Gracia…

G: Santa María, Madre de Dios…

P: Gloria al Padre…

G: Como era en un principio…

G: Dios te salve María, hija de Dios Padre, en tus manos ponemos nuestra fe para que la ilumines, llena eres de gracia…

P: Santa María, Madre de Dios…

G: Dios te salve María, madre de Dios Hijo, en tus manos ponemos nuestra esperanza para que la alientes, llena eres de gracia…

P: Santa María, Madre de Dios…

G: Dios te salve María, esposa de Dios Espíritu Santo, en tus manos ponemos nuestra caridad para que la inflames, llena eres de gracia…

P: Santa María, Madre de Dios…

G: Dios te salve María, Templo, Trono y Sagrario de la Santísima Trinidad, Virgen concebida sin la culpa original.

P: Dios te salve, Reina y Madre de misericordia, vida, dulzura y esperanza nuestra, Dios te salve. A ti llamamos los desterrados hijos de Eva, a tu suspiramos gimiendo y llorando, en este valle de lágrimas. Ea, pues, Señora, abogada nuestra, vuelve a nosotros esos tus ojos misericordiosos, y después de este destierro, muéstranos a Jesús, fruto bendito de tu vientre. ¡Oh clemente, oh piadosa, oh dulce Virgen María! Ruega por nosotros, Santa Madre de Dios, para que seamos dignos de alcanzar las promesas de nuestro Señor Jesucristo. Amén.

Al terminar el sexto canto, se hace la Letanía Lauretana

G: Cordero de Dios que quitas el pecado del mundo.

P: Perdónanos, Señor.

G: Cordero de Dios que quitas el pecado del mundo.

P: Escúchanos, Señor.

G: Cordero de Dios que quitas el pecado del mundo.

P: Ten piedad y misericordia de nosotros.

G: Bajo tu amparo nos acogemos Santa Madre de Dios, no desprecies las súplicas que te hacemos en nuestras necesidades, antes bien, líbranos de todo peligro ¡oh Virgen Gloriosa y Bendita! Ruega por nosotros Santa Madre de Dios para que seamos dignos de alcanzar las divinas gracias y promesas de nuestro Señor Jesucristo. Amén.

La Iglesia esta llamada al cuidado del medio ambiente.

La Iglesia esta llamada al cuidado del medio ambiente.

Oración a la Santísima Virgen María en el Rosario por la Casa Común

Oh, María, tú resplandeces siempre en nuestro camino como un signo de salvación y esperanza, a ti nos encomendamos que al pie de la cruz fuiste asociada al dolor de Jesús, manteniendo firme tu fe.

En la situación actual, llena de sufrimientos y angustias que oprimen al mundo entero, acudimos a ti, Madre de Dios y Madre nuestra y buscamos refugio bajo tu protección.

Oh, Virgen María, vuelve a nosotros tus ojos misericordiosos para que sepamos cuidar nuestra casa común y consuela a quienes se encuentran afectados por las malas acciones hacia la naturaleza. Sostiene a aquellos que se encuentran angustiados, infunde confianza a quienes buscan preservar en todo momento el ecosistema en el que vivimos.

Madre de Dios y Madre nuestra, implora al Padre de misericordia que proteja a todo ser viviente para que pueda desarrollar una vida digna, y encontremos un horizonte de esperanza y de paz.

Protege a todos aquellos que buscan sin cesar, el correcto uso de los elementos, indispensables para la vida, intercede por ellos para que reciban un espíritu de Fortaleza y de Entendimiento, que los Frutos del Espíritu Santo, broten desde lo más profundo de su corazón.

Asiste a los líderes de las naciones, para que actúen con sabiduría, dirigencia y generosidad, socorriendo a los que carecen de lo necesario para vivir, planificando soluciones sociales y económicas de largo alcance y con un espíritu de solidaridad para con nuestra casa común.

Santa María, toca las conciencias de aquellas personas que buscan obtener mayores beneficios para sí, sin importar el daño que ocasionan al ecosistema y a los seres vivos, que en su corazón renazca la humildad para lograr un beneficio para todos.

Madre amantísima, acrecienta en el mundo el sentido de pertenencia a una única y gran familia, comando conciencia del vínculo que nos une a todos, para que, con un espíritu fraterno y solidario salgamos en ayuda de las numerosas afecciones que se presentan en nuestro mundo debido al egoísmo y a la soberbia de algunos cuantos.

Nos encomendamos a ti, que brillas en nuestro camino como signo de salvación y de esperanza. ¡Oh clementísima, oh piadosa, oh, dulce Virgen María! Amén.

G: Oh Dios cuyo Unigénito con su vida, muerte y resurrección nos alcanzó el premio de la vida eterna, concédenos a los que meditamos los misterios de este Santo Rosario, imitar lo que contienen y alcanzar lo que prometen, por el mismo Jesucristo nuestro Señor. Amén.

G: Ave María Purísima

P: Sin pecado concebida

Todos: Por la señal de la Santa Cruz, de nuestros enemigos líbranos, Señor Dios nuestro. En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.

Puedes leer: Maratón del rezo del Rosario. Santuarios, fechas y dónde verlo

Comentarios