¿Se puede celebrar Misa afuera de la Iglesia?

¿Dónde se debe realizar la Misa?, ¿se puede hacer en exteriores y en qué condiciones? El Código de Derecho Canónico lo indica.

¿La Misa debería celebrarse siempre dentro de una iglesia o puede celebrarse fuera de ella y en qué condiciones deben estar los exteriores? 

El Código de Derecho Canónico (c. 932) señala que, por regla general, la Misa tiene que celebrarse en un lugar sagrado, es decir, en el templo. Sin embargo, permite que, en casos particulares, cuando la necesidad exija otra cosa, pueda celebrarse en un lugar digno. 

Puedes leer: 8 beneficios que obtiene la gente que va a Misa




Sobre esta necesidad debe juzgar el obispo diocesano de forma habitual, como indica la instrucción Redemptionis Sacramentum n. 108. Y en casos concretos podría ser el párroco o el sacerdote quien valorara esta necesidad.

¿En qué lugares no puede celebrarse la Misa? 

Uno de esos lugares es el dormitorio, (instrucción Actio pastoralis n. 4), aunque esa limitante no se extiende al de un enfermo, porque el Ritual de la Unción (n. 7) recomienda que el viático se administre dentro de una Misa junto a él. 

Otro lugar en donde no debe celebrarse es en el comedor, o en un lugar que sea utilizado para un convite, ni en cualquier sala donde haya alimentos (instrucciones Redemptionis Sacramentum n. 77 y Liturgicae Instaurationis n. 9), aunque se precisa que por una grave necesidad sí se podría.

Por otra parte, nunca es lícito celebrar la Eucaristía en un templo o en un lugar sagrado de cualquier religión no cristiana (instrucción Redemptionis Sacramentum n. 109). En el caso de templos de comunidades eclesiales que no estén en comunión plena con la Iglesia católica, puede celebrarse, pero solo con licencia expresa del ordinario del lugar y evitando el escándalo (CIC 933).

Bajo que condiciones puede celebrarse fuera del templo 

Cuando se celebra fuera de las iglesias, debe emplearse una mesa apropiada, usando siempre mantel y corporal, señala el Código de Derecho Canónico (c. 932).

Y al celebrarse fuera del templo, deben tomarse en consideración los siguientes aspectos enlistados por el sitio católico Aleteia: 

1.- Se permite la Misa donde haya un enfermo en estado muy grave. 

La Misa debe incluir la administración de la unción de los enfermos. Y debe estar abierta a la comunidad eclesial, pues no debe ser privada en el sentido estricto de la palabra.

2.- La Misa se debe celebrar en un sitio de la casa que sea decoroso y honesto; en un lugar ‘digno’ dice el canon 932. La mesa tiene que estar en condiciones, siempre con un mantel litúrgico, no con el mantel de la casa aunque esté limpio.

3.- Fuera del caso de un enfermo grave o muy grave, el párroco deberá establecer si es absoluta y realmente necesario usar una casa para la celebración de la Misa. Por ejemplo, si hubiera una iglesia o un oratorio cercanos nada podría justificar el uso de otros lugares.

4.- El sacerdote mayor o el sacerdote enfermo que no se puede mover de casa puede celebrar la Misa en su casa.

5.- En tierra de misión donde no hay ninguna iglesia o ermita y oratorio aprobado; e, incluso, para proteger los fieles de las inclemencias del clima.

6.- Y, finalmente, siempre y en todo caso está prohibida la Misa de exequias en las casas o en las funerarias.

 

Puedes leer: ¿Qué son las gárgolas y qué representan en las iglesias?