8 beneficios que obtiene la gente que va a Misa

A menudo los fieles asisten a Misa exclusivamente para cumplir con el precepto que marca la Iglesia, sin conciencia de la riqueza de la celebración.
¿Qué beneficios se obtienen al ir a Misa? Foto: Cathopic.
¿Qué beneficios se obtienen al ir a Misa? Foto: Cathopic.

En la Misa, al participar del Banquete Eucarístico, celebramos y actualizamos el Misterio pleno del amor de Dios a sus hijos, para nosotros su familia reunida en la oración y la alabanza; el Misterio Pascual de Dios hecho carne y alimento.

Puedes leer: ¿Es pecado emborracharse? ¿Qué dice la Biblia?

Nos preguntamos ¿qué gano con ir a Misa? Ganamos mucho; ¿qué pierdo? Todo.




El problema de ir y participar de la Misa lo hemos centrado y, quizás lo hemos mal enseñado, en que debo y tengo que ir porque lo manda la Iglesia; nos quedamos en el mandamiento y no entendemos el por qué me lo mandan.

Últimamente he estado escuchando a gente de fe sencilla y de profundo corazón, o sea, la gente “simple” que sabe ver y apreciar el misterio de la salvación. Esa gente que asiste a Misa a escuchar, no a criticar al otro; esos fieles, que son fieles al amor de Dios y no andan buscando pretextos para no cumplir, sino que buscan vivir en plenitud.

Los fieles a Dios, a la Palabra y a su Iglesia; no los fieles a la norma (canónica, litúrgica, moral o teológica), al padrecito, a la música del coro, a la iglesia bonita.

La Misa es para todos y quien busca a Dios con sincero corazón, lo encuentra. El fiel no se queda en apariencia, no busca pretextos, se entrega y se da, pues encuentra a Dios en todo y en todos. El problema no es la Misa, ni quién o cómo se celebra, somos nosotros que hemos olvidado a qué vamos.

Pregunté a algunas personas: ¿Para qué van a la Misa? Estas son las respuestas que me encontré:

  • Me gusta ir a Misa y me siento bien
  • Ahorita, por la pandemia, que he estado escuchando la Misa todos los días, veo que hay una secuencia en los textos de la Biblia, que son verdaderas historias de fe
  • Me siento bien, no lo puedo explicar, sólo se siente
  • Me gusta
  • Voy a Misa porque desde el principio de la formación en mi familia y que se ha convertido en una necesidad de la palabra de Dios, aunque a veces mi mente se dispersa, y del poder comulgar.
  • Me ayuda a tener una buena relación con Dios y con mis semejantes
  • Para pedirle a Dios un favor, otras para agradecerle.

Después de considerar estas respuestas, ahora hablemos de los beneficios.

¿Qué beneficios obtengo con ir a Misa?

  • “Cumplo” el precepto de oír Misa entera y de comulgar. ¡Hacerme uno!
  • Celebro el Misterio Pascual, Cristo que me ha redimido con su Sangre y que se me da como alimento para la vida eterna.
  • Escucho y aprendo de la Sagrada Escritura, la Biblia. Si presto atención a los textos bíblicos.
  • Oro en todas las facetas del diálogo con Dios: doy gracias, alabo, adoro, suplico, imploro, contemplo.
  • Me uno con Dios y mis hermanos, soy parte de una comunidad viva, y celebro la misma fe en una sola comunión.
  • Encuentro paz y gozo en mi corazón
  • Descubro el sentido de mi misión en la Iglesia y el mundo
  • Me doy cuenta de que no estoy solo, Dios está conmigo y con mis hermanos, tengo familia
  • Vayamos a Misa, pero no sólo a cumplir

Debo ir a Misa con la mente y el corazón a celebrar, participar, escuchar, vivir… NO nada más a cumplir. Debo ir “con mente abierta” a lo que Dios me dice, no a buscar lo que quiero que me diga.

Voy a hacer y sentir la comunión con mi hermano y sus necesidades, no a juzgar a quien se ponga enfrente, de lado o atrás. Voy a revitalizar y crecer en mi fe y en mi amor alimentándome del cuerpo de Cristo y dejándome contagiar del amor y fe de mis hermanos.

Voy a aprender y crecer como persona e hijo amado de Dios. No se trata de estar en Misa, se trata de participar de la Misa. No voy a oír al sacerdote, voy a escuchar la Palabra de Dios. Voy a servirme del Pan de Vida y no a criticar a los servidores.

En la Santa Misa se trata de ganar y ganar, recibir todo lo que Dios nos da.