¿Quién es Ireneo de Lyon, el nuevo Doctor de la Iglesia?

Al nombrarlo doctor de la Iglesia, se reconoce a este santo como un maestro de la fe para los fieles de todos los tiempos.
San Ireneo fue obispo de la ciudad de Lyon. Su fiesta litúrgica es el 28 de junio.
San Ireneo fue obispo de la ciudad de Lyon. Su fiesta litúrgica es el 28 de junio.

A propuesta de la Congregación para las Causas de los Santos, el Papa Francisco proclamó a San Ireneo de Lyon como nuevo Doctor de la Iglesia, con el título de “Doctor unitatis”.

En un decreto firmado este 21 de enero de 2022, el Santo Padre resaltó la figura de San Ireneo, como “puente espiritual y teológico” entre los cristianos de Oriente y Occidente.

“Que la enseñanza de tan gran Maestro anime cada vez más el camino de todos los discípulos del Señor hacia la plena comunión”.


Puedes leer: 28 de junio: Celebramos a San Ireneo, defensor de la fe

Al nombrarlo doctor de la Iglesia, la Iglesia reconoce a San Ireneo como un maestro de la fe para los fieles de todos los tiempos.

¿Quién fue san Ireneo de Lyon?

San Ireneo fue el más destacado adversario del siglo II en contra el pensamiento gnóstico, es decir, contra aquellas corrientes filosóficas que surgieron en el siglo I entre las sectas judías y algunas cristianas de origen griego, en las que el evangelio fue aceptado, pero al cual incorporaban sus creencias y algunos rasgos de su cultura emanada de pensadores clásicos, de modo que era una fe contaminada.

Algunos de los llamados evangelios apócrifos y gnósticos, como el de Judas, son una muestra de ello; además, los gnósticos aceptaban las revelaciones privadas que querían añadir a las enseñanzas de los apóstoles y a las enseñanzas patrísticas, es decir, de los grandes pensadores de la Iglesia con gran cercanía a los apóstoles.

Puedes leer: Efemérides católicas del 2022: Conoce algunas fechas importantes

Las aportaciones de san Ireneo

Muchos gnósticos, influenciados por el pensamiento griego, consideraban que había tres clases de hombres: el material, el psíquico y el espiritual a lo que llamaban sustancia, ante lo que Irineo respondía que solo había un hombre que asume las tres sustancias y que por el pecado perdía el espíritu.

La forma de corregirlos de Ireneo mostraba gran bondad y tolerancia, él insistía en la fe en las revelaciones de Cristo, y cuando había dudas que no podía resolver les decía, Cristo nos explicará más en la eternidad.

Él ataco principalmente al evangelio gnóstico de Judas del cual dice que es un libro utilizado por un grupo gnóstico al que denomina cainitas, el cual lo inventó tratando de hacer pasar a Judas por un ser superior que llevó al cabo “el misterio de la traición”, para que así Jesús pudiera morir en la cruz y redimiera a la humanidad.

Irineo siempre insistió en que hay dos vías en la existencia que están en oposición: el bien y el mal y de los cuales había dicho Cristo: procuren entrar por la puerta angosta.

San Ireneo enfocaba sus sermones principalmente en el Génesis y en San Pablo; en su cristología consideraba que Cristo encarnado es el hombre ideal y que Dios lo tenía en mente cuando hizo a Adán, y afirmaba que, al haber nacido Jesús de María, “es la prenda de que él es descendiente de Adán”.

San Ireneo nació en el año 140 en la actual Turquía, fue alumno de Policarpo de Esmira, quien fue discípulo del Apóstol San Juan, de quien dice: “He conservado sus enseñanzas, no sobre el papel sino en el corazón, ya que lo que aprendemos en nuestra infancia se convierte en parte de nosotros mismos.” Ireneo sucedió como obispo a Potino, obispo de Lyon, poco después del año 177 cuando falleció en prisión.

‘Contra las Herejías’, su obra más conocida

Su obra más conocida es Contra las Herejías, pero también se conoce una carta dirigida al Papa Víctor suplicándole que no excomulgara a quienes celebraban la fiesta de Pascua en otra fecha distinta a la Iglesia Romana. Él escribió tanto en griego como en latín.

Él decía: “Hay solo un Dios soberano universal que creó todas las cosas por medio de su verbo, que ha organizado y hecho de la nada todas las cosas para que existan”

San Ireneo falleció en el año 202 y es celebrado por la Iglesia católica el 28 de junio, por las iglesias orientales el 23 de agosto e incluso, está incluido en el calendario luterano de los santos.

Gracias a sus cartas y sermones conocemos detalles de la iglesia y de los personajes que existieron en los primeros años. San Policarpo, por ejemplo, escribió: “Ireneo, que se hallaba en Roma en tiempos del martirio del obispo Policarpo, enseñó a muchos. De él proceden muchas obras, muy bellas y ortodoxas, en las que recuerda como fue discípulo de Policarpo. Refutó apropiadamente todas las herejías y transmitió la regla de la fe eclesial y católica tal como la recibió del santo.”

En canal francés NetforGod realizó un documental sobre san Ireneo, puedes verlo aquí:

 

Puedes leer: Celebran 50 años de Santa Teresa como Doctora de la Iglesia