Sabías que
rmb

¿Qué significa ser católico?, conocer nuestra Iglesia para amarla

Existe una gran ignorancia sobre qué significa ser católico, esto nos impide defender y extender nuestra Iglesia.
El Papa Francisco con un hombre con discapacidad al término de una Audiencia General. Foto: Vatican Media
El Papa Francisco con un hombre con discapacidad al término de una Audiencia General. Foto: Vatican Media

¿Para ti que significa ser católico? Hoy nos da vergüenza no ser bebedores, no saber pelear, no tener un/a amante, no hacer trampa en el trabajo, tener todavía el mismo esposo/a, pasar las tardes en familia.

También nos da vergüenza respetar los mandamientos, ir a Misa, orar en público, bendecir la mesa, guardar la abstinencia de carne. ¡Nos da vergüenza ser católicos!, y, lo peor, a nuestros amigos y seres queridos les da vergüenza que nos mostremos como católicos.

Puedes leer: Para los católicos ¿qué significa hacer la señal de la Santa Cruz?


Tantas burlas contra lo sagrado, tantos ataques contra los sacerdotes, tanto desprestigio de la doctrina de la Iglesia, que nos quieren obligar a ser católicos anónimos.

Y son estos católicos anónimos los que obedecen las férreas consignas de sus partidos y votan en contra de su conciencia católica, imponiendo leyes que atentan contra los más sagrados mandamientos. Los católicos no deberíamos ser incoherentes entre lo que creemos y lo que hacemos.

El orgullo de ser católico

Los católicos debemos valorar nuestra fe y mostrarnos orgullosos de lo que somos y creemos. Tenemos derecho a vivir y a actuar como católicos exigiendo el respeto de los que no lo son. Me siento orgulloso de ser católico.

Por el Bautismo y por mi práctica religiosa pertenezco a la Iglesia Católica Apostólica Romana.

Creo y puedo demostrar que es la misma Iglesia y la única Iglesia fundada históricamente por el mismo Jesucristo.

Creo y acepto que el Papa es el legítimo sucesor del apóstol Pedro a quien Jesús constituyó como cabeza de la Iglesia y a él doy obediencia y fidelidad.

Me siento orgulloso de mi historia, de mi tradición y de la riqueza cultural que el catolicismo ha aportado a mi mundo aunque éste trate de negarlo.

Puedes leer: ¿Qué significan los símbolos y signos para los católicos?

No me avergüenzo del pasado histórico de mi Iglesia, y estoy seguro de que, de acuerdo con la época, su presencia ha sido siempre benéfica para la humanidad.

Constato en cada momento que el Espíritu Santo sigue presente en mi Iglesia, enviándonos las personas necesarias en el momento necesario de nuestro caminar.

¿Quién es el Espíritu Santo?

¿Quién es el Espíritu Santo?

Soy testigo de que la Iglesia sigue siendo santa y santificadora, y que promueve en sus fieles la respuesta generosa al llamado de Dios a la santidad.

Estoy convencido de que mi Iglesia tiene para el mundo de hoy la buena noticia de Cristo para su verdadera liberación.

Conocer qué significar ser católico para amarlo

Entre nosotros, los católicos, existe una gran ignorancia acerca de nuestra Iglesia que nos impide amarla, defenderla y extenderla. Por no saber nos aliamos con nuestros enemigos y, desde dentro, contribuimos en dañarla y hacer menos eficaz su acción evangelizadora. Los católicos que no tienen interés en conocer su religión son el enorme peso muerto que tiene que arrastrar la Iglesia en su caminar histórico.

Comulgar es recibir a Jesús, que está realmente Presente en la Eucaristía. Foto: María Langarica

Comulgar es recibir a Jesús, que está realmente Presente en la Eucaristía. Foto: María Langarica

¿Cómo despertar el interés de los católicos que pertenecen a la Iglesia por inercia, tan sólo porque sus padres los bautizaron?

Una visión positiva de su Iglesia tiene que entrarles por los sentidos y por los sentimientos, aprovechando esas raras ocasiones en que se acercan a ella como institución.

La Iglesia Católica es la misma que fundó Jesús

Cuando vemos las imágenes de la Basílica de San Pedro en Roma y del actual Papa rodeado de sus cardenales, se nos hace difícil reconocer en él al humilde pescador al que Jesús eligió como piedra sobre la que edificaría su Iglesia. Casi dos mil años después esta Iglesia, la organización religiosa más grande del mundo, sigue siendo aquella misma comunidad que Jesús quiso formar con sus discípulos y sus apóstoles. Somos su comunidad.

Misa del Papa Francisco en Marruecos. Foto: Vatican Media

Misa del Papa Francisco en Marruecos. Foto: Vatican Media

Los apóstoles cumplieron y siguen cumpliendo el mandato de Jesús de ir a evangelizar a todas las naciones, bautizándolas y enseñándoles a vivir como Él nos enseñó. Los discípulos de Jesús siguen siendo testigos de su resurrección en todo el mundo. Dios sigue añadiendo a la comunidad a los que han de salvarse.

¡Cómo hemos crecido los católicos!

Hoy somos muchos, millones y millones por todo el mundo, pero seguimos siendo una sola Iglesia y al frente de ella sigue estando Jesús, presente en el Papa y en cada obispo.

Puedes leer: Este es el número actual de católicos en el mundo

Los obispos, sucesores de los apóstoles, son los pastores al frente de las Iglesia particulares que llamamos diócesis. Ellos las gobiernan con la colaboración muy cercana de los presbíteros y de los diáconos,

Cada diócesis está compuesta por parroquias, al frente de las que el obispo ha puesto a un presbítero con el nombramiento de párroco.

Una niña realiza su Primera Comunión siguiendo las medidas de seguridad. Foto: Miguel Ávila/Parroquia San Pedro Mártir de Verona

Una niña realiza su Primera Comunión siguiendo las medidas de seguridad. Foto: Miguel Ávila/Parroquia San Pedro Mártir de Verona

La parroquia es la expresión de la Iglesia más cercana a los fieles y en ella tratamos de vivir nuestra realidad de comunidad de salvación fundada por Cristo, perseverando en la enseñanza de los apóstoles, partiendo el pan con alegría, es decir, celebrando la santa misa,  y viendo unos por otros en un espíritu de caridad cristiana.

 

¿Ya conoces nuestra revista semanal? Al adquirir un ejemplar o suscribirte nos ayudas a continuar nuestra labor evangelizadora en este periodo de crisis. Visita revista.desdelafe.mx  o envía un WhatsApp al +52 55-7347-0775

Comentarios