Sabías que
rmb

¿Qué es la fiesta de Corpus Christi y por qué se celebra?

Conoce la razón de esta fiesta para celebrar la presencial real de Cristo en la Eucaristía.
La Sagrada Eucaristía. Foto: Cathopic
La Sagrada Eucaristía. Foto: Cathopic

La fiesta de Corpus Christi  es una celebración especial para los católicos, pues celebramos la presencia real de Jesús en el Sacramento de la Eucaristía.

Se le dio el nombre de la “Fiesta del Cuerpo y de la Sangre de Cristo” después de la reforma litúrgica del Concilio Vaticano II,  y se celebra el jueves siguiente a la octava de Pentecostés. O bien, 60 días después del Domingo de Resurrección.

Leer: Fiesta de Corpus Christi: ¡5 cosas que debes saber! 

Los orígenes de la fiesta de Corpus Christi 

Los orígenes de la fiesta de Corpus Christise remontan al siglo XI, cuando Berengario de Tours negó la presencia real de Cristo en la Eucaristía.

Su afirmación herética fue condenada oficialmente por el Papa Gregorio VII en 1079, y entonces la Iglesia se dio a la tarea de fomentar el culto a la presencia de Cristo en la Eucaristía. Es entonces cuando se formula el mandamiento de comulgar por lo menos una vez al año por Pascua Florida.

De ahí también se desprende la costumbre de exponer al Santísimo en una custodia especial, elevar la Hostia y el cáliz en la Santa Misa y visitar al Santísimo Sacramento en el Sagrario.

Sin embargo, no hay que perder de vista que la Iglesia acostumbra, desde sus inicios, el reservar el pan eucarístico en un depósito especial para su distribución a los enfermos que no podían asistir a la Santa Misa.

La expansión de la fiesta de Corpus

En España, la primera fiesta de Corpus Christi tuvo lugar en Barcelona, en 1319 o 1320, y desde los últimos años del siglo XV ya tenía un carácter nacional y era símbolo supremo de la cristiandad, de la cual, los reyes católicos Fernando e Isabel, eran sus grandes baluartes.

Para honrar a la Eucaristía, se hicieron magníficas custodias, como la de Toledo, hecha con parte del primer envió de oro que llegó de América, o la de Granada, confeccionada por manos mexicanas, y la de Sevilla, fundida con oro mexicano.

En México, antes de 1521 los indígenas tenían unas 38 fiestas importantes, entre ellas, celebraban a Huixtocíhuatl, hermana mayor de los Tlaloques, durante el séptimo mes llamado tecuilhuitontli, y por las mismas fechas se comenzó a celebrar la fiesta de Corpus Christi, cuya primera procesión fue promovida por el Cabildo de México en 1526, aunque algunos suponen que debió ocurrir desde 1524, con la llegada de los franciscanos, lo que parece algo prematuro, ya que llegaron a nuestro país en mayo.

Motolinia describió así aquellas magníficas fiestas: “Allegado este santo día del año 1538 hicieron aquí los tlaxcaltecas una tan solemne fiesta, que merece ser memorada, porque creo que si en ella se hallara el Papa y emperador con sus cortes, holgaran mucho en verla… Iba en la procesión el Santísimo Sacramento y muchas cruces y andas y los aderezos de las andas hechas todas de oro y plumas, y en ella muchas imágenes de la misma obra de oro y pluma, que las bien labradas se preciarían en España más que de brocado”.

La celebración en el México colonial

No obstante, en 1545 Zumárraga prohibió las fiestas de Corpus Christi, en virtud de los “bailes y danzas profanas y representaciones poco honestas que se hacían en la procesión general”. Para afirmar su resolución, mandó a imprimir la traducción de un breve opúsculo de Dionisio Rickel, que trata sobre la forma de hacer las procesiones. Paradójicamente, el obispo falleció el día de Corpus Christi de 1548.

A partir de 1589, el Cabildo de México acordó con el dramaturgo español Arias de Villalobos la representación de comedias para esta festividad, pues era un escritor famoso. A pesar de su fama, por incumplimiento, en 1595 le arrebató el contrato el actor Gonzalo de Riancho.

La procesión de Corpus Christi la presidía el Obispo que salía por la puerta poniente de Catedral y pasaba por las actuales calles aledañas: Tacuba, Bolívar y Madero hasta el Zócalo. Participaba el clero secular, las órdenes religiosas, el virrey, la audiencia, los gremios y cofradías, el Ejército y autoridades de la Universidad.

Lee: Corpus Christi: ¿Vestir a los niños de inditos o Juan Dieguitos?

 

Con información del p. Sergio Román y Carlos Villa

Comentarios